Destacado

Dignos ejemplos de superación

Dignos ejemplos de superación
Se fueron en busca de una mejor condición de vida, pero el destino transformó sus sueños en una pesadilla.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El trabajo que la Pastoral de Movilidad Humana (PMH) realiza a nivel nacional es muy amplio y complejo, en la actualidad son tres las hermanas Escalabrinianasque trabajan por el bienestar de migrantes, desplazados y refugiados a nivel nacional, cada día crece en ellas el compromiso y la entrega por esta bella misión. Para cubrir con todas las necesidades de los retornados en Honduras, se han creado diferentes comités y comisiones que trabajan bajo la coordinación y supervisión de la PMH.
En el 2009 se creó la Comisión Nacional de Apoyo a Migrantes Retornados con Discapacidad  (Conamiredis) para atender a todas aquellas personas que vienen mutiladas por accidentes de tren o cualquier otro lesión recibida en la ruta migratoria, hasta la fecha se han atendido más de 450 personas retornadas con discapacidad. Esta comisión cuenta con un grupo muy grande de voluntarios entre ellos médicos, enfermeras y otras personas de buena voluntad que apoyan en todo lo que se pueda. Lo más interesante de todo, es que con los mismos migrantes retornados con discapacidad se ha logrado organizar comités locales o regionales, donde ellos mismos son los protagonistas de esta acción social, pero a la vez de la lucha por sus derechos.

EXPERIENCIA En nuestra gira tuvimos la oportunidad de visitar a varios de los migrantes discapacitados que han sido beneficiados por Conamiredis y fuimos testigos de la superación de estas personas, que al salir del país se fueron llenos de sueños con su cuerpo completo y al regresar vinieron mutilados de uno o dos miembros de su cuerpo. Pero una vez retornados  asumieron la realidad, esto no fue fácil, para muchos el adaptarse a una nueva forma de vida, el saber que tenían que depender de alguien, hasta de una prótesis para movilizarse, fue un  proceso largo y doloroso. En las conversaciones siempre salía a reducir el agradecimiento a sus familias y a la PMH.
Cada una de las experiencias que escuchamos  también marcaron nuestras vidas, porque estas personas faltas de un miembro de su cuerpo nos enseñaron que la vida tiene sentido y que nada nos debe vencer para lograr lo que queremos. Ellos son ejemplo de superación y perseverancia compartimos sus historias

“NO HAY MAL QUE POR BIEN NO VENGA” Esta fue una frase que utilizó Danery  Castro de Comayagua al contarnos su historia, tenía un año de haberse casado, se fue con la ida de comprar un terreno para hacer su casita, 22 días después de haber salido del  país, le ocurrió lo que nunca se imaginó “iba en el tren, llegué hasta el Estado de Chihuahua, perdí mi pierda derecha arriba de la rodilla, recuerdo que me dio un mareo y perdí el conocimiento, cuando desperté ya estaba a un lado de la vía del tren con mi pie cortado, ese momento fue muy impactante, lo primero que pensé es que no servía para nada. Después de estar más de dos horas desangrándome y sin ninguna ayuda me desvanecí nuevamente, después escuché que llegaron algunas personas, me hicieron tres preguntas ¿de dónde eres? ¿Cómo te llamas? ¿qué edad tienes? Como pude las respondí, luego me llevaron en una ambulancia, cuando recobré el conocimiento ya me habían amputado el pie. No solo fue eso, aparte tenía quebrada cuatro costillas y la vértebra, aun mi familia no sabía nada de lo que me había sucedido. Siempre hay corazones nobles la mamá de uno de los policías conoció mi caso y me visitó en el hospital, al salir ella me llevó a su casa, por una semana me adoptó como su hijo y después me despacharon para Honduras. Al llegar aquí trabajé como electricista, aun con mis muletas, sin prótesis  y así pude comprar un solarcito e hice la casita que tanto soñé y ahora gracias al apoyo de Conamiredis tengo mi prótesis y hasta un negocio con el cual me ganó el pan de cada día”.

“AUN SIN MIS PIERNAS SOY ÚTIL”  Miguel Ayala, vive en Santa Bárbara, su historia al igual que las demás es muy dura, “todos los migrantes que han viajado saben los peligros que hay, en mi caso fue algo más delicado, perdí las dos piernas cuando iba a subir al tren en Palenque, no me pude agarrar bien de la escalera, me solté y cuando acordé ya estaba abajo del tren. El 11 de junio del 2002 fue la fecha que cambió mi vida, mis compañeros no quisieron llevarme al hospital por temor a las autoridades, un mexicano llamó una ambulancia para llevarme al hospital. El no tener un título, cierra las puertas de empleo a muchos compatriotas, yo igual no tenía un título, pero trabajaba de albañil y en la agricultura, el alto costo de la vida me obligó a tomar la decisión  de viajar. Cuando me pasó el accidente pensaba que ya no iba a servir para nada, pero ahora he descubierto un nuevo mundo, aun sin mis pies me ganó la vida dignamente. Los primeros meses fue muy duro me afectó psicológicamente, pero al comenzar a trabajar y ver que soy útil me ayudó a ver que la vida sigue, tengo tres años de trabajar con una plantación de plátanos, este producto es llevado hasta los supermercados. El apoyo de mi esposa Karla, quien en aquel entonces solo era mi novia y con la cual ahora tengo tres hijos, me motivó a luchar para salir de mi depresión.

AÚN NESECITA AYUDA  El sueño de Cristian Manueles originario deComayagua era encontrar un empleo para salir adelante, pero las ganas de lograrlo hizo que peleara la escalera del tren con otro muchacho, en ese intento el perdió sus pies y el otro joven la vida, “gracias a Dios habían personas que no pudieron agarrar el tren y fueron ellos quienes me ayudaron, al verme mutilado maldije a Dios, y le reclamé ¿por qué a mí, si llevaba buenas intenciones para ayudar a mi familia?,después me arrepentí de ese reclamo. La migra me llevó para el hospital, ahí estuve una semana, días después un mexicano llegó y me pidió los datos de mi familia para avisarles, mi papá hizo algunas gestiones para conseguir ayuda. Recuerdo que mi padre se quería hacer el fuerte al verme como venía pero era difícil, poco a poco vamos saliendo de este trauma. Mi depresión era tan grande que un 24 de diciembre, recién llegado a Honduras intenté tirarme del segundo piso de una casa, pero unos amigos con los que estaba lograron agarrarme  y evitaron una nueva tragedia. Pero con la ayuda de Conamiredis tengo las prótesis y ahora puedo caminar, costó que me adaptara a ellas pero ahora las domino muy bien”.
Su esposa trabaja de niñera en una escuela y él se queda con los niños, los fines de semana venden golosinas frente a su casa. Pese a que con sus trabajos juntan un poco de dinero la situación de esta familia es crítica,Omar Josué es uno de sus hijos y al nacer le dio una paralisis cerebral, esto implica más gastos de lo normal, porque tiene que comprarle pañales y leche.

UN JOVEN CON GANAS DE SUPERARSE  Elcides Elvir, originario del Porvenir Francisco Morazán, apenas tenía 16 años cuando emprendió camino para los Estados Unidos, ayudar a su madre era su prioridad, salió un grupo de amigos de la misma zona, quienes al ver lo que a él le había sucedido se regresaron temerosos. “iba en el tren y sueño me dominó, cuando desperté ya estaba con mis pies quebrados, después de cuatro horas desangrándome llegaron por mí, después de mi recuperación me deportaron y mi familia me estaba esperando en el aeropuerto, ese momento fue muy doloroso, pero agradecidos con Dios porque aún conservo mi vida. Gracias a Conamiredis conseguí las prótesis a las cuales costó adaptarme y ahora tengo una pulpería, vivo con mi abuela y poco a poco sé que saldré adelante para formar una familia”.

CLAVES
COMPROMISO
La labor de Conamiredis se ha ido ampliando a nivel nacional porque los mismos que fueron beneficiados en un momento hoy son los actores de cambio y promoción de derechos humanos de los migrantes y de sus familiares.
AYUDA
Si desea colaborar con Omar Josuépara compararle pañales y lechePediaSure, agradeceremos que lo haga llegar a las oficinas de la Pastoral de Movilidad Humana, ubicada en la Conferencia Episcopal.

A %d blogueros les gusta esto: