Editorial

Editorial del Domingo 26 de Junio de 2016

p4editorialUna decisión sabia
La elección del Papa Francisco como el “Sucesor de Pedro”, en la conducción de la Iglesia Católica, es indudablemente un acierto del Espíritu Santo. Fue Arzobispo de Buenos Aires; consagrado a la labor pastoral, especialmente a las áreas periféricas de su Diócesis donde llegó a conocer, “de primera mano”,   las condiciones paupérrimas de vida de los habitantes de las “villas miseria”. A cada una  la dotó de templo y párroco.
Debido a su condición de “pastor con olor a oveja”, es que su pontificado está orientado al compromiso solidario y la actitud compasiva, de los católicos con la ayuda a los más pobres, marginados y excluidos, de la economía, la política y la vida social.
Buscando como involucrarse más en la ayuda a los jóvenes, el 13 de agosto de 2013, fundó una organización llamada Schollas Ocurrentes. Es una organización que vincula el arte y la tecnología. Y además incluye el deporte, para estimular la integración social y la cultura del encuentro con la paz.
Las Schollas Ocurrentes están  presentes en 190 países, a través de su red, que integra 430,000  escuelas y redes educativas, en cinco continentes. Es una organización de Derecho Pontificio con sedes en la Ciudad del Vaticano, Buenos Aires, Paraguay, España y Mozambique.
Su objetivo es buscar la integración de las comunidades,  principalmente las que tienen menos recursos, a través del logro del compromiso de todos los actores sociales: De esa manera aglutina escuelas y redes educativas en todo el mundo, a través del arte, deporte y la tecnología, haciendo propuestas atractivas de estas disciplinas, impulsando así la educación en la cultura del encuentro.
De manera que la iniciativa del Papa Francisco ha sido un éxito, ya que múltiples personalidades mundiales, colaboran en el sostenimiento de la organización, Tales como el ex jugador de fútbol y ahora Directivo del Club Inter  de Milán Javier Zanneti, quien organiza anualmente en Roma un encuentro balompédico con grandes estrellas del pasado: “el partido por la paz”, que resulta muy atractivo para recaudar fondos. La participación de los jugadores es voluntaria y gratuita.
El Papa reconoce que se pueden aceptar colaboraciones en efectivo de parte de personas y ong¨s. Pero hace pocos días el Papa ha enviado una carta a los dirigentes de la sede de Buenos Aires, rechazando una contribución estatal, en una actitud que resalta su sentido de austeridad y de honradez.
Según el contenido de la carta, el gobierno de la Argentina había donado para el funcionamiento de la sede de Buenos Aires, una planta para una escuela pobre, lo cual los responsables de la sede entendieron como una contribución equivalente al presupuesto de una escuela pobre de barrio. Ello no fue agradable para el Papa, pero guardó silencio..
Pero después,esta misma contribución por medio de un decreto estatal, se transforma en una donación de 16,666,000 de pesos argentinos (equivalente a un millón de dólares); por lo que la inquietud por la contribución estatal se convirtió para el Papa en preocupación y enojo. De manera que pidió a los ejecutivos de la Sede de Buenos Aires la devolución del dinero  y una copia del recibo donde conste la devolución.
Las razones aducidas para tomar esta decisión son sabias. La primera es que dice el Papa que no se puede pedir una contribución o subsidio a un gobierno que tiene que atender tantas personas sumidas en la pobreza y la exclusión, y que está obligado a paliar las necesidades del pueblo.
La segunda razón tiene que ver con la gente que trabaja en Schollas Ocurrentes y que son sus más cercanos colaboradores en Argentina, por lo cual el Papa decidió hablarles con toda claridad, diciéndoles: “Tengo miedo de que empiecen a resbalar en el camino de la corrupción. Perdón si los ofendo,.. pero el miedo lo tengo yo. Es un resbalón suave casi sin darse cuenta, y que, luego, sigue el camino de toda tentación, crece, contagia y se justifica ,,, y al final uno se encuentra peor que al principio. Es un camino resbaladizo, suave, cómodo…y tendremos mil razones para justificarlo, pero es un camino que mata”.
Finalmente, les aconseja; “Para defenderse de la corrupción ayuda la austeridad, la pobreza y el trabajo noble. Ustedes son  apóstoles de un mensaje y no “ejecutivos” de organizaciones internacionales”
Es una sabia decisión del Papa Francisco, convencido que la Iglesia es conducida por el Dios Trino y Uno, y que los fieles católicos. son solo buenos servidores en ella, para establecer el Reino de Dios en la tierra.
Ya lo dijo el Señor Jesús: “Ustedes sean como el administrador fiel y prudente…. a quien el Señor colocó al frente de su servidumbre para distribuir la ración de trigo”.

A %d blogueros les gusta esto: