Actualidad

El flujo migratorio, una realidad visible

El flujo migratorio, una realidad visible
Encontrar un empleo  para mandar las remesas a sus familiares, es la intención con la que se van nuestros compatriotas pero sus caminos toman otros rumbos y muchos regresan con sus sueños truncados.
Texto y fotos: Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La situación que vive nuestro país con respecto a la migración sigue siendo la misma, o quizá mucho más crítica que en los últimos años, a diario un sin número de compatriotas de diferentes lugares se ven obligados a dejar su tierra, su familia y sus amigos, con la ilusión de llegar a los Estados Unidos, todo esto para encontrar un empleo que los ayude a salir de la precaria situación en la que viven. Sin embargo hay otros que se ven obligados a salir corriendo por la delincuencia, la inseguridad y la extorsión.
Pero mientras unos salen del país con la esperanza de llegar, otros que un día de la misma forma salieron e hicieron la ruta migratoria enfrentándose a muchos desafíos, peligros, maltratos, explotaciones, violaciones y muchas cosas más, ahora son deportados porque los detuvieron en un determinado territorio de Estados Unidos, muchos de ellos fueron atrapados al momento de ingresar a ese país. Estas personas retornan a su tierra natal después de estar varios días detenidos, pero consigo traen sus ilusiones rotas, sumado a esto lesiones físicas y psicológicas que marcan sus vidas para siempre.

RECORRIDO Emprender camino no es fácil, pero muchos se aventuran y salen de sus lugares con unos pocos lempiras en sus bolsillos, una mochila con un par de mudadas e implementos necesarios de higiene personal, otros prefieren ir solamente con lo que llevan puesto para evitar ser asaltados en la carretera. Quienes van con coyote le dan un porcentaje de dinero para asegurar que este los lleve hasta la frontera, pero esto no les asegura que lleguen con bien, pues muchos son abandonados por estas personas que se aprovechan de su necesidad e ingenuidad.
Pese a que muchos son abandonados a su suerte, una vez que logran  llegar a la Ciudad de México, buscan refugio y trabajo para recaudar dinero y así poder continuar  su camino.

UN RETORNO FRUSTRADO Por más que nuestros compatriotas hacen todo lo posible para llegar a los Estados Unidos, no todos corren con la misma suerte. Esta semana llegaron en diferentes vuelos más de cuatrocientas personas entre hombres y mujeres, estos fueron recibidos en el Centro de Atención al Migrante Retornado CAMR, ubicado en la ciudad de San Pedro Sula, allí los recibió Sor ValdeteWilemann directora de este centro y junto a ella un grupo de voluntarios. En la mayoría de estos migrantes retornados se pudo observar frustración, desanimo, impotencia y hasta amargura por no haber logrado su objetivo. Muchos no traían ni un centavo en sus bolsas, llegaron con mucha hambre y sed, inmediatamente se les sirvió una baleada y un vaso de café, posteriormente los que necesitaban chequeo médico pasaron a los consultorios, mientras se llamaba a cada uno por su nombre para entregarles sus pertenencias. El proceso de registro continuó, los que necesitaban hacer una llamada para avisar a sus familiares que ya estaban de regreso lo hicieron. Al finalizar el proceso se les entregó  una bolsa con implementos de higiene personal, al salir un bus los esperaba para llevarlos a la terminal, hasta ese momento intervino el CAMR, de ahí cada uno se enfrentó con su propia realidad.

DIGNA LABOR Vale la pena reconocer el gran trabajo que realiza la Pastoral de Movilidad Humana atendida por las Hermanas Escalabrinianas quienes velan por dar una buena atención a los migrantes, pese a todas las limitantes que en la actualidad están pasando, ellas siempre están dispuestas a luchar por darles ese acogimiento  a sus hermanos ya que en ellos ven el rostro de Jesús.
“La pastoral ha dado pasos grandes,  pero ha sufrido mucho, hay muchos rechazos de personas que están con nosotros, pero Dios siempre nos da la fuerza para seguir, mientras el mundo camina rápido nosotros no podemos estar parados. La misión de las Hermanas Escalabrinianas es dar esperanza a cada uno que llega, en ellos vemos el rostro de Cristo peregrino, no debemos tener miedo de tocar a cada persona que llega, porque son parte de nosotros, son catrachos  y nosotros ya somos parte de este grupo de migrantes, y les damos un acto de amor y caridad”, así lo manifestó Sor Valdete.
De igual manera agregó que uno de los retos que la pastoral tiene es dar el seguimiento a los migrantes que salen del CAMR o que viene mutilados, ya que por la falta de presupuesto no se puede dar un acompañamiento adecuado a estas personas y según ella esto es primordial.

SERVICIO Los días que llegan vuelos con los migrantes, hay más de 20 voluntarios que se unen al equipo que trabaja en el CAMR, y ayudan para que el proceso sea más rápido y menos tedioso para nuestros compatriotas que lo único que quieren es llegar a su lugar de origen para reencontrase con sus seres queridos.
Es digno de admirar como estos en su mayoría jóvenes realizan este apostolado con mucha entrega y amor, tal es el caso de César López quien desde hace siete años realiza esta obra, “cada una de las historias que me ha tocado escuchar han fortalecido mi vida y me han hecho reconocer que tengo un compromiso de servir a los demás, así como Jesús nos sirvió hasta el final”. Al igual que César muchas personas entregan su tiempo a este servicio, sin recibir un pago pero ellos son felices y aseguran que su mejor ganancia es saber que son útiles para los demás.
Dentro de los beneficios que ofrece el CAMR está la atención médica y  psicológica, el doctorFabricio Osorio realiza su servicio médico social y asegura sentirse bendecido por haber llegado a ese lugar en donde no solamente atiende enfermedades, sino que puede dar acompañamiento a estas personas que vienen con su moral baja. Los problemas de salud más frecuentes con los que estas personas vienen son resfriados, problemas gastrointestinales, se les dan los medicamentos primarios  y si vienen con problemas mayores se remiten a un especialista.

El dato
Deportaciones en 2015
En este año fueron deportadas 19,800 personas, hasta la fecha van alrededor de 8,200, esto no significa que hay menos migración, al contrario esta ha crecido debido a la extorsión,  delincuencia, amenazas, violencia y muchos motivos que impulsan que las personas salgan del país, con las redadas el número de deportados no ha aumentado en comparación al año pasado, incluso ha disminuido, son los problemas los que han aumentado”, Sor Valdete, Directora del CAMR.

TESTIMONIOS
Juan de Dios Acosta
57 años
Originario del Porvenir Francisco Morazán, la situación de pobreza lo obligó  a salir del país, “el camino es muy duro, se sufre hambre, sed, estuve 43 días detenido, la atención fue muy buena pero no me volvería a ir, anteriormente estuve tres años en Estados Unidos pero me deportaron, mi último hijo tiene tres años, pero mejor me iré para mi lugar y seguiré sembrando café y maíz, porque reconozco que mi edad ya no está para ese sacrificio que se hace para lograr el sueño americano”.

Nidia E. Velásquez
30 años
Originaria de Subirana Yoro, se fue hace ocho meses, “ llegue hasta Guanajuato,trabajé en una tortillería, luego una persona me ayudó y me llevó hasta  Reinosa estuve dos meses ahí, pero luego decidí emprender camino, a una hora de llegar a  Houston me agarraron, fue muy duro para mi saber que mi deseo de ayudar a mi familia se acababa en ese instante, cuando me fui lo más doloroso fue dejar a mis hijos, pero Dios permitió que regresara con bien para continuar mi vida con mi familia”.

Nahúm Cardona
24 años
Vive en Santa Rita Santa Bárbara  “me fui con coyote me iba cobrando seis mil dólares, pague la mitad pero me agarrón en la frontera, no tuve ninguna dificultad, en 15 días llegue, pero la mala suerte que me agarraron. Mi propósito era ayudar  a mi familia, a mis hijos  pero no lo pude lograr, las cosas no son tan fácil, por lo menos regrese con bien y eso se lo agradezco a Dios, seguiré luchando  a ver como sobrevivimos en este lugar donde las oportunidades de empleo son mínimas”.

A %d blogueros les gusta esto: