Arquidiócesis

“Regir, educar y santificar”

“Regir, educar y santificar”
La parroquia Santa María Reina de esta capital tiene nuevo párroco; se trata del padre Luis Enrique Gutiérrez quien sustituye al presbítero Marlon Díaz, que estuvo al frente de esta Iglesia casi tres años, desde su creación.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con una Eucaristía en el parque recreativo de San José de la Vega, se realizó recientemente la toma de posesión del padre Luis Enrique Gutiérrez, como nuevo encargado de la parroquia Santa María Reina. La celebración fue presidida por el Vicario de Pastoral de la Arquidiócesis y Decano de este sector, el presbítero Juan Ángel López.
El presbítero Gutiérrez, viene de la Iglesia Nuestra Señora del Bosque; donde también fungió como párroco. También ejercicio este cargo en la parroquia Santa María de la Esperanza de Amarateca; por lo que esta es su tercera experiencia pastoral como encargado.
Asume la parroquia junto al vicario, el sacerdote Fredy Espinoza. Este territorio eclesial comprende diversas colonias de la capital; cuenta con seis sectores actualmente y se ha destacado por ser una comunidad viva, trabajadora y muy fervorosa.
Al iniciar la Eucaristía, el Vicario de Pastoral leyó el decreto, por el cual se hizo efectivo el cambio. Esta celebración recibió la bendición de la lluvia y sin importar este hecho, la feligresía permaneció en el lugar, acompañando a sus presbíteros.

MENSAJE.- En la homilía, el padre Juan Ángel dirigiéndose al nuevo párroco le dijo que “te queda una tarea muy grande, ya te fijaste que bonita esta comunidad.  Ya tienes la experiencia de haber sido párroco y eso te va a servir muchísimo. Te daré un consejo, después de 19 años de sacerdocio, escucha lo que te diga la gente, porque son ellos los que te van a educar, son ellos los que te van a enseñar a ser cada día mejor sacerdote, esa es tu responsabilidad y tu tarea”.
“Estamos llamados a ser servidores, no a ser servidos, las parroquias no son nuestras, son del Señor Jesús. A ustedes se les confía el padre Luis Enrique, al padre se les confía ustedes. Ámense porque el que se ama, transmite vida, tengan misericordia, perdonen las faltas que pudo haber cometido el padre Marlon en algún momento, perdonen los errores que seguramente cometerá el padre Luis aprendiendo con ustedes” afirmó López.
El padre Gutiérrez fue recibido con mucha alegría; sus primeras palabras al frente de su pueblo, fueron para motivar el trabajo pastoral que se realizará y la primera acción que solicitó fue una reunión con todo el consejo parroquial para impulsar los diversos proyectos que realizará.
Al finalizar la Eucaristía, se agradeció el trabajo realizado por el padre Marlon, se le entregaron algunos obsequios como muestra de agradecimiento.

El dato
Derecho Canónico
El párroco está obligado a procurar que la palabra de Dios se anuncie en su integridad a quienes viven en la parroquia; cuide por tanto de que los fieles laicos sean adoctrinados en las verdades de la fe, sobre todo mediante la homilía, que ha de hacerse los domingos y fiestas de precepto, y la formación catequética; ha de fomentar las iniciativas con las que se promueva el espíritu evangélico, también por lo que se refiere a la justicia social; debe procurar de manera particular la formación católica de los niños y de los jóvenes y esforzarse con todos los medios posibles, también con la colaboración de los fieles, para que el mensaje evangélico llegue igualmente a quienes hayan dejado de practicar o no profesen la verdadera fe.

Opiniones
Padre Luis Enrique Gutiérrez
Es un gusto para mí llegar a esta parroquia, en donde no vamos a comenzar de cero; con toda seguridad vamos a continuar el trabajo que ha venido realizando el padre Marlon ,el padre Fredy y el padre Rivera que ha trabajado aquí, vamos a seguir ese trabajo arduo, voy a acompañarles en la fe, recordando que el trabajo de un párroco según el Derecho Canónico es regir, educar y santificar y eso voy a basar mi ministerio aquí en esta parroquia, en santificarnos todos, esa tiene que ser nuestra meta, alcanzar la santidad para ver el rostro de Dios.

Padre Marlon Yanuario Díaz
Quisiera agradecerles a todos, su cariño, su apoyo, su amistad y por supuesto con la alegría del Evangelio salgo de la parroquia, totalmente agradecido con el Señor por esta experiencia que me ha podido permitir estar aquí, por haberlos conocido, porque la vida es un Evangelio y por lo tanto, esperamos que en el Evangelio de la vida nos podamos encontrar. La tristeza no pueda embargar los corazones de nosotros que somos cristianos, al contrario, nos embarga la alegría de saber que el Señor ha estado con nosotros. Es una parroquia dinámica, gracias a todos ustedes, porque precisamente la parroquia es así, por la ayuda de todos ustedes.

A %d blogueros les gusta esto: