Opinión Punto de Vista

“Pecador si, corrupto no…”

p6opinion“Pecador si, corrupto no…”
Carlos Ramos
Director
Suyapa TV/Notifides
Inicio esta columna con cuatro palabras muy resonantes y cuestionadoras de Su Santidad Francisco, dichas en la Homilía de Santa Marta el pasado 29 de enero. Cada frase dicha por el Santo Padre llevan un mensaje claro ante este flagelo global, que tan empobrecido tiene a muchos países, y que en Honduras se bracea  contra corriente ante estas aguas revoltosas.
Al parecer, la cultura de querer todo sencillo,  de violentar las leyes, de querer enriquecerse a cualquier costa,sin el más mínimo esfuerzo es una terrible práctica, que se ve a diario en todos los ámbitos, nos gusta todo: – bajo ,bajo -.
En los últimos días hemos visto como han desfilado a los Tribunales de Justicia nacionales e internacionales,  una serie de “personalidades” que en su tiempo fueron prominentes empresarios, diputados, abogados, ingenieros, periodistas e incluso ex presidentes, que hoy día han tenido que dejar sus lujosas mansiones por centros de reclusión, desgastados por los cuestionamientos de la conciencia y sin el ropaje de soberbia que a muchos caracterizó.
No queda la menor duda que: el pecado es una falta contra la razón, la verdad, la conciencia recta; es faltar al amor verdadero para con Dios y para con el prójimo, a causa de un apego perverso a ciertos bienes. Hiere la naturaleza del hombre y atenta contra la solidaridad humana (Catecismo de la Iglesia Católica, artículo 8)todos sabemos que a través del Sacramento de la Reconciliación logramos esa Gracia de estar en paz con el Creador.
Pero es necesario aclarar, que pecadores somos todos pero corruptos no. El Santo Padre en esa interesante Homilía  destaca que – hay un momento en que el hábito del pecado o un momento en que nuestra situación es tan segura y somos bien vistos y tenemos tanto poder- que el pecado deja “de ser pecado” y se convierte en “corrupción”.
Todos los días en nuestra amada Honduras, no tan amada por algunos, surgen nuevos casos de corrupción basta con pensar en los más de siete mil millones de lempiras que despilfarraron del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) un grupo de “personajes” a costa de la vida del pueblo que yace de rodillas ante la indiferencia de las autoridades. No se puede negar que se está haciendo algo, pero mientras no cambiemos de actitud, pasaran cien gobernantes y esto continuará.
Es fundamental crear una cultura de honestidad desde nuestros hogares. Enseñarles a los hijos que robar es un pecado y quien lo hace, tiene un castigo celestial y terrenal. Es tarea de casa fomentar esos valores y reforzarlos en la educación escolar. Sólo en Honduras hay más de 600 mil (NINIS) jóvenes que ni estudian ni trabajan, es tarea entonces de toda la sociedad, en particular del gobierno, crear espacios para que las energías de estos muchachos sean provechosas.

A %d blogueros les gusta esto: