Caminar Punto de Vista

Ojos de pájaro feliz

p5caminarCaminar
Ojos de pájaro feliz
Jóse Nelsón Durón V.
El nombre de esta columna, CAMINAR, quiere expresar lo que significa la vida del cristiano: un caminar, un crecer y madurar en el descubrir el sentido de la vida, familia, sociedad y la creación, todo un dinamismo imposibilitado de parar.A nivel inorgánico todo es dinámico aunque parezca inmóvil; la estructura interna del acero, por ejemplo, cuya resistencia está relacionada con la separación máxima de los átomos que lo constituyen y cualquier circunstancia que la modifique es causa de reacción y reacomodamiento. A nivel orgánico sabemos que el paso del tiempo envejece y hemos aprendido quehasta nosotros tenemos una “vida útil” en lo vital, económico, en la producción y hasta en la reproducción. Los organismos maduran, decaen y llegan a morir, desde que “por el pecado entró la muerte en el mundo” (Rom 5, 12), aunque el sacrificio de Uno nos provee la Vida. Conociendo esto, estamos llamados a la paciencia y a caminar serenamente en medio de tribulaciones, dolores y gozos, hasta obtener la madurez que nos permitirá heredar con Cristo la promesa del Altísimo Padre celestial.
Apreciamos todos que mucho ha logrado el gobierno para recuperar el país y el pueblo espera“con ojos de pájaro feliz” (Gabriel García Márquez) que estos logros lleguen donde deben llegar. Es urgente que el gobierno, por ejemplo,verifique que los distintos elementos del costo de los productosque fueron declarados o asumidos en licitaciones de construcción,cálculo de precios, planillas de impuestos y otros documentos, correspondan con los sueldos y salarios que son realmente pagados; la diferencia a favor del empresario es comúnmente una ganancia adicional. Los sueldos declarados, aprobados o contratados deberían publicarse en los puestos de trabajo, construcciones, fábricas o haciendas, sitios preferidos para el actuar indolente de la injusticia social.
El instrumento del gobierno para controlar precios debe ser sabio y puede encontrar muchas soluciones inteligentes para implantar la justicia social y el bien común, para que el crecimiento macro económico sea disfrutado realmente por el pueblo. La empresa debe también ser parte solidaria con la sociedad, derritiendo el hielo de la ambición narcisista y desmedida para que el “disminuir o recortar costos” no sea una orden para la injusticia; que el incremento de un Lempira por galón de combustible no signifique dos o más Lempiras por libra de frijol; que la falta de un día de trabajo no signifique despido; que sea posible satisfacer el “reclamo mutuo entre familia y hogar” (Papa Francisco); que las personas discapacitadas se integren; que las coerciones económicas no impulsen a la migración forzada, la violencia del crimen, los niños en la calle, droga, explotación sexual, pobreza extrema y tantos otras situaciones infortunadas.
La Iglesia (“familia de familias”) promociona siempre el bien común y busca la atención de las necesidades primarias de las gentes.El Estado y la empresa privada, a cuyos pies las familias pobres derraman sus lágrimas, no pueden ser sordas a esto y sus actos deben dar respuesta a este dolor permanente, puesto que de Dios vienen todos los bienes materiales, económicos y espirituales para el beneficio de todos Sus hijos y para que sean utilizados “buscando cada cual no su propio interés sino el de los demás” (Flp 2,4)

A %d blogueros les gusta esto: