Arquidiócesis

“Engendrar esperanzas no es fabricar sueños”

“Engendrar esperanzas no es fabricar sueños”
Este es el pensar de un hombre, que por más de 34 años de experiencia periodística 10 de ellos se los ha entregado al Decano de la Prensa Nacional.
Lilian Flores
liflores@unicah.edu
Foto/ Eddy Romero
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
La alegría por el aniversario del Semanario Fides invadió a todos los que hacen posible que este noble y gratificante trabajo llegue a sus manos, las palabras del Licenciado Víctor Hugo Álvarez, como su director no podían faltar
Tratar de hacer un recorrido detallado por los sesenta años de existencia de este  medio de comunicación, que es el Decano de la Prensa Nacional, no es posible en el breve espacio que permite un discurso.
Pero si se puede decir que como todas las obras que nacen de la inspiración Divina, Fides no cambia su esencia aunque se adapte por temporadas a los requerimientos exigidos por el periodismo moderno.
Somos portadores de un mensaje siempre nuevo, siempre jovial, siempre pleno de esperanza, de justicia, de paz, de amor entre los seres humanos y también nos impulsa velar por la vida, supremo don de Dios.
Nos aviva en nuestro caminar, la defensa de la creación, de la Casa Común, como la llama el Papa Francisco y por eso no somos ajenos al dolor que vive nuestro pueblo, del cual el bien común, como fin principal, parece estará ausente.
Como medio católico, escuchamos el clamor del pueblo que sufre, que tiene hambre material y de justicia. Ese pueblo que se debate en la pobreza, en la miseria, y en la exclusión y aun así no pierde la esperanza de un futuro mejor.
El respeto a la vida parece haber palidecido y los jóvenes parecen ser los predilectos para quienes sedientos de sangre, tejen sus  negros augurios sobre un pueblo noble y amante de la paz.
Nos duele la corrupción, como máxima expresión de la indiferencia  ante el hermano que sufre, del que más necesita  de estos fondos que parecen evaporarse, sin que se haga mucho por esclarecer el paradero de ellos.
Los cristianos no podemos ser ajenos a estas realidades, no podemos ser como el avestruz  y tampoco escuchar únicamente esas ofertas salvíficas pasajeras que ya soy salvo. Los cristianos estamos llamados a reflexionar con profundidad en este Año de la Misericordia, el capítulo 25 de San Mateo, y procurarnos por cumplir esa enseñanza.
Necesitamos avivar la esperanza, no podemos quedarnos pasivos ante el pensamiento y el miedo en que nos han sumido y como periodistas debemos hacerlo con valentía.
Engendrar esperanzas no es fabricar sueños, es tornar la realidad con nuestro actuar y desde este medio de comunicación hacemos esta tarea. Sin levantar el dedo acusador, sin lanzar los epítetos que laceran, sin excluir a nadie y escucharnos todos, pero eso si señalando que es lo que daña a los más necesitados.
Buscamos la creación de los consensos  que nos llevan a un verdadero plan de nación y no los disensos que nos alejan de ese objetivo. Buscamos dignificar la persona humana y que mejor enseñanza que la del Papa Francisco, cuyos mensajes van por ese camino y  a veces somos sordos ante sus palabras.
Los valores evangélicos  de paz, justicia, solidaridad y amor  son nuestra guía y por eso creemos con firmeza que los mensajes que debemos acoger deben ir en esa línea. Honduras nos necesita y como Decano de la Prensa Nacional Fides está presente y actuante.Tenemos que ser comunicadores de la esperanza, heraldos de la alegría del evangelio y amantes eternos de la paz y la convivencia social.

A %d blogueros les gusta esto: