Caminar Punto de Vista

Sin salida no hay liberación

p5caminarCaminar
Sin salida no hay liberación
Jóse Nelsón Durón V.
Solemos decir: “El tiempo de Dios es perfecto… sucedió cuando tenía que suceder…” y otras frases similares que parecen evidenciar una especie de conformismo, frustración y resignación, en especial en momentos de dolor y de pérdida. Es claro que la frase es auténtica.
En efecto, la voluntad del Altísimo Dios se manifiesta en el momento oportuno, pero ¿qué significa y qué implicación tiene en nuestras vidas? No hay duda que el caminar cristiano es objeto de fuertes dicotomías entre el actuar y el orar, tremendas contradicciones entre el decir y el hacer, tanto de nuestro lado como de quienes deciden, que, según padre Ignacio Larrañaga, QDDG, al verlos salir de Misa provoca preguntarse: ¿cómo serían si no oraran?.
Todo caminar que se llame auténticamente cristiano debe estar tapizado con la oración, como continuamente nos invita san Pablo, y orientado hacia el Reino, con todo y los sucesos de la vida y sus dolores, desapropiaciones y contradicciones, pues no hay resurrección sin crucifixión.
Por supuesto que la Palabra de Dios se aplica a todos, incluso o especialmente a quienes, por tener un cargo gubernamental, electos o no, pero responsables del destino de muchos y de la gestión y aplicación de la ley, deciden también en las vidas, destinos, gozos y esperanzas de las gentes. También son responsables de sí mismos y deberán dar cuenta de sus acciones y omisiones, especialmente las que inciden en la vida, que es objeto y sujeto de la acción divina. Temas como la seguridad, el aborto, salud, justicia, trabajo, educación, alimentación y, en general, el bien común, son de relevante importancia para todos y aquellos que, por merecimientos o por influencias de cualquier tipo ejercen posiciones decisivas, deberían analizar y repensar antes de actuar.Nada está oculto bajo el sol y la mirada de Dios es absoluta.
El momento actual, breve punto en la historia patria, es de suma gravedad por las decisiones que deben tomarse, de manera tal que dejemos de contemplar el ayer para dedicarnos a preparar el mañana, pues cuando la proa esté bien puesta no necesitaremos saber para dónde vamos, sino hacia dónde, parafraseando a José Ingenieros. Si el egoísmo impide el consenso, que los partidos propongan planes de gobierno congruentes con la realidad nacional, sin retrocesos y en continuidad con los logros ya alcanzados. Que calle la mediocridad y brille la sabiduría, porque la “grandeza de un hombre no se mide por el terreno que ocupan sus pies, sino por el horizonte que descubren sus ojos”. José Martí
La contradicción confunde, desvía y encamina nuestros pasos por calles que conducen al fracaso. Cuántas veces decimos buscar a Dios y en realidad nos buscamos a nosotros mismos; cuántos dicen adorarlo y en realidad se dan culto a sí mismos;dicen amarlo y se aman a sí mismos. Vivimos concentrados en giros concéntricos, egocéntricos y egolátricos que nos impiden salir de nosotros mismos, egoístamente airosos con el elogio ajeno y esclavizados sin salida. Sin salida no hay libertad y sin libertad no hay amor. Sin amor no hay posibilidad. “Yo soy la vida”, dice el Señor y es nuestra tarea salir al paso de toda ambigüedad con actos de liberación, protección de la vida en sus infinitas manifestaciones y con el testimonio de la acción benéfica de Dios en nuestro decir y actuar, para que otros puedan decir con el Señor Jesús: “Padre, te doy gracias por haberme escuchado” (Jn 11,41)

A %d blogueros les gusta esto: