Punto de Vista

Sesenta años de un Faro evangelizador

Sesenta años de un Faro evangelizador
Víctor Hugo álvarez
vialvarez@unicah.edu
Había decidido dejar por largo rato el ajetreo diario del periodismo escrito, mi paso por dos grandes periódicos nacionales me indicaban que el ciclo estaba concluido al menos dentro del diarismo, pero uno no sabe cuáles son los designios del Señor.
Fui llamado a hacerme cargo de la coordinación del Semanario Fides en noviembre del 2005, enfrente tenía dos grandes retos: coordinar un periódico especializado en temas eclesiales y el otro que cinco meses después de mi llegada este querido semanario cumplía su quincuagésimo aniversario en el 2006.
Acepté con la convicción que si había trabajado y cerrado ediciones en diarios grandes, lo de Fides, un semanario, iba a ser como soplar y hacer botellas. Gran equivocación, porque preparar y cerrar la edición de Fides es tan pesada como la de un diario aunque con menos paginaje,  pero con el agravante que es un periódico especializado que representa la labor de la evangelización y la voz de la Iglesia hondureña.
Ha habido momentos muy duros que no vale la pena detallarlos, pero la mayoría del tiempo ha sidode intensa satisfacción. Hace dos años recorrimos casi todo el país  para dialogar con los presbiterios y ampliar así nuestra circulación. Fue una experiencia enriquecedora, saber cómo,  hasta en el lugar más remoto de la patria, la gente sabe qué es Fides y el tipo de información que contiene, aunque el semanario no llegue a ellos con la frecuencia que se espera.
Debido a esas giras logramos alzar la circulación y abrir nuevas corresponsalías. El sueño comienza a hacerse realidad, ahora tenemos presencia en varios lugares de Honduras.
La demanda informativa sigue creciendo y hemos subido el número de páginas, contamos con cámaras fotográficas modernas y un sistema computarizado muy actual. Se cuenta con dos diagramadores y un cuerpo de periodistas  profesionales en Tegucigalpa y San Pedro Sula.
Caminamos enfrentando los retos del avance tecnológico y en diciembre de 2014, surgió la versión digital de Fides, con la diferencia que en la web es diario e impreso es semanario.
Estamos en todas las redes sociales tornando la comunicación horizontal y una fluida interacción con nuestros lectores.
Han sido diez años de incansable labor para hacer honor al lema del Semanario; el Decano de la Prensa Nacional,
Ingrato sería no mencionar a nuestros lectores para quienes siempre tenemos un sentimiento agradecido, a todas las personas que apoyan esta obra, a los párrocos del país, a los obispos, a la Universidad Católica y sobre todo al Espíritu Santo que ha sostenido esta obra por sesenta años y tengo la certeza que seguirá sosteniéndola.
Ese mismo Espíritu que inspiró al padre José Antonio Molina para fundar esta obra en los albores de la segunda mitad del Siglo XX. Sólo Honduras y Costa Rica tienen medios eclesiales escritos y eso es un honor en la región centroamericana
Los proyectos son inagotables, tendremos nuevas secciones, incluyendo deportes. Seguiremos superándonos en el plano tecnológico y sobre todo, seguiremos siendo ese faro evangelizador a través de este medio, cumpliendo así con el mandato del Señor Jesús.
No cejaremos en nuestro afán de cubrir  los temas que mueven la agenda nacional, con la responsabilidad que ello conlleva y con el afán de iluminar esa realidad a la luz del Evangelio y con fundamentO en la Doctrina Social de la Iglesia.
Somos un medio de comunicación  en esta patria dolida, fragmentada, dividida, donde la exclusión y la pobreza campean y la inseguridad marca la tónica cotidiana. Nuestro afán es la defensa y preservación de la vida, del medio ambiente en donde se desenvuelve la existencia de los hondureños, el cuidado de la Casa Común y el surgimiento de una democracia participativa, donde el pueblo marque la agenda de su destino y su desarrollo, en búsqueda de la paz, la justicia y la solidaridad.
Ese es nuestro fundamento y personalmente doy gracias a Dios, por haber alcanzado la dirección de este medio. Llegue con la idea de que todo sería fácil, pero me equivoqué. Tenemos grandes retos por delante, pero no desmayaremos en superarlos.

Compromiso
No cejaremos en nuestro afán de cubrir  los temas que mueven la agenda nacional, con la responsabilidad que ello conlleva y con el afán de iluminar esa realidad a la luz del Evangelio y con fundamento en la Doctrina Social de la Iglesia.

A %d blogueros les gusta esto: