Punto de Vista Reflexión

La doble moral

p4padrejuanangelReflexión
La doble moral
P. Juan Ángel López Padilla
Nuestro mundo, admitámoslo, está supremamente cargado de contradicciones y pareciera como si ese relativismo eterno en el que vivimos, fuera la única verdad. Los modernos sofistas son dueños del mundo.
No solamente es un asunto de doble moral sino de doble standard. Hay medidas que se aplican según la conveniencia y sobre todo para salvar en mucho, las apariencias. Casi nos hemos acostumbrado a considerar que el ejercicio de la política, para el caso, es un entramado de hipocresías, de arreglos bajo la mesa, de compromisos en base al dinero, a la búsqueda del poder desmedido, a costa de lo que sea.
Si echamos una mirada al mundo entero descubriremos que, lamentablemente, se denota una falta increíble de liderazgo. Si miramos hacia el sur, al norte, al Viejo y el Nuevo Mundo, encontraremos increíble fragilidad en las instituciones, en las presidencias y dolorosamente, también en aquellos que pretenden sustituirles. De hecho, los posibles sustitutos, las más de las veces son “peor remedio que la enfermedad”, son incapaces de manejar los elementos que podrían alcanzarles el poder porque están tan ocupados en señalar lo malo, que aunque exista una evidencia innegable, no se va a vencer con puras acusaciones, con demonizar a los que ostentan el poder. Ese afán por identificar enemigos en lugar de tender lazos, sólo está provocando que se afiancen por la inercia de la simpleza de la indiferencia, aquellos que en primer lugar, no deberían haber alcanzado posiciones que si no fuera por la desidia y la cobardía, nunca hubieran obtenido.
Pareciera como que hay una pandemia de fragilidades. Tenemos una frágil economía, frágiles relaciones internacionales y frágiles políticas internas. Son muy frágiles los partidos políticos y mucho más quiénes los dirigen. Todo producto de lo mismo. Es increíble el desmesurado afán de poder, la ideologización disfrazada de promesas que no se sostienen en absolutamente nada, la corrupción, la usura, discursos sin sustancia, todo en nombre de un “pueblo” que pareciera que está sólo detrás de las frases que desembocan en los micrófonos, pero no en la verdad. Como diría Rabindranath Tagore: La verdad no está de parte de quién grita más.
Todo y todos son manipulables. Las leyes pareciera que sólo existen para ser pasadas por alto y en medio de todo esto las luchas por unos “derechos” que no lo son, ni lo serán nunca, fuera de en las billeteras de los lobbies.
Nuestro país no está exento para nada de todo lo anterior. Enfrascados en discutir una vez más el tema de la reelección, preocupados por detener proyectos de continuismo mientras nos dejamos distraer todos, por el eterno vaivén de una barca que hace aguas por todos lados, pero está teñida de la sangre de miles de personas a las que los extorsionadores o los narcotraficantes les quitaron la existencia, porque como sociedad nos importa más vernos el ombligo y no la vida de los demás. No me pregunten si estoy a favor o no de la tal reelección. Yo estoy a favor de la vida y me parece mil veces más urgente pensar en la gente que ocuparme, en si tal o cual continua o quien lesustituye. De todas maneras, lo único eterno es Dios. Lo demás y los demás, sólo cuando dejamos la doble moral y actuamos con conciencia pura.

A %d blogueros les gusta esto: