Actualidad

Fides, un testimonio histórico Invaluable: Cardenal Rodríguez

Fides, un testimonio histórico Invaluable: Cardenal Rodríguez
Con inmensa alegría y orgullo celebramos los 60 años de vida del Semanario Católico Fides, medio al cual, con justa razón, se le reconoce como el Decano de la Prensa Nacional.
El padre José Alfonso Molina, quien desde hace dos años habita en la Casa del Padre y sus restos descansan en Costa Rica,  hace surgir esta obra en la segunda mitad del siglo pasado con el propósito  de llevar las buenas noticias a los católicos de la Arquidiócesis de Tegucigalpa y con la intención  de dar orientación a los mismos, sobre el acontecer nacional y dar una respuesta a los mismos desde la perspectiva de la doctrina de la Iglesia.
Fue un gesto humilde y visionario pero pleno de heroicidad lo que el padre Alfonso promovió y sin temor alguno fue haciendo de una hojita parroquial, un Semanario.
El 26 de mayo de 1956, Fides comienza a circular como un semanario impreso, superando la era del mimeógrafo.Aunque el Semanario fue originalmente pensado para servir a las necesidades de la Arquidiócesis de Tegucigalpa, hoy tiene dimensión nacional y en sus páginas encontramos  el actuar de una Iglesia viva que peregrina en medio de retos y preocupaciones, pero que igualmente agradece los innumerables dones con que ha sido y continúa siendo bendecida.
Fides nos muestra no sólo el caminar de una Iglesia organizada, pascual, misionera y  samaritana  sino los aportes que nosotros,  los obispos hondureños, queremos hacer para iluminar y llenar de esperanza, una realidad que nos cuestiona pero que desde la fe, siempre encuentra  una respuesta.
Estamos llamados a comunicar las buenas nuevas y actuar apegados al Evangelio., por ello, es preciso citar en este momento uno de los conceptos expresados por el Papa Francisco en el Mensaje con motivo de la Quincuagésima  Jornada Mundial de las Comunicaciones, recientemente celebrada.
Creemos como el Papa que: “La comunicación tiene el poder de crear puentes, de favorecer el encuentro y la inclusión, enriqueciendo de este modo la sociedad”. Y considero que esa, con toda seguridad,  es la misión que Fides debe continuar llevando  a cabo, con los criterios del Evangelio y no con los de este mundo.
Esos mismos criterios son los que se manifiestan cuando en Fides, contrario a lo que con tanto dolor se estila en el ambiente,no encontramos en sus páginas palabras o frases que conciten el odio, que fomenten la división o que denigren a las personas. Al contrario, se enaltece  la persona humana como fin y principio de la sociedad, para que esto conduzca al bien común. En base a lo que presenta  la Doctrina Social de la Iglesia abundanlos comentarios y artículosdel Semanario paraque trabajemos por lograr mejores  condiciones de vida para nuestra gente, donde  reinen la prosperidad y el bienestar de todos, no la pobreza y la exclusión.
Sabemos también que, en este querido medio, la comunicación se traduce en defensa y respeto de la vida, en todas sus formas. Luchar a favor de la vida humana y por nuestro medio ambiente, es una obra de misericordia y en esto el Fides, no tiene parangón en el ambiente de las comunicaciones sociales en nuestra Honduras..
Por otra parte, en el acelerado mundo de la tecnología, de la cibernética, es necesario hacer presencia, sobre todo  en el moderno ambiente de las redes sociales, para que frente al dilema moral que plantea lo vertiginoso de las comunicaciones actuales, exista siempre una voz que oriente y que señale el norte, que recuerde que comunicar no es aislar, sino crear una conciencia que supere lo “meramente virtual” para llegar al encuentro personal, que comprometa con la transformación concreta del entorno donde se vive, sin perder de vista el marco universal. Es muy lamentable que a veces nos encontremos con comunicaciones que más bien incomunican, porque en lugar de acercar, dividen, particularizan y relativizan todo.
Por eso nos alegra tanto que nuestro Fides no se ha quedado  atrás de esos avances y cuenta con un diario digital. En dicha versión  brindan informaciones que al instante, en el momento que están desarrollándose los acontecimientos, hacen crecer, incitan al compartir, a la solidaridad.
Bello momento el que vive Fides, crece en edad, pero no envejece, se renueva constantemente, para enfrentar los desafíos de la comunicación moderna y transmitir el mensaje eterno del evangelio, buena nueva que no tiene ocaso y siempre es primicia.
Con estas palabras quiero felicitar a todos el personal que hace posible este Semanario, a quienes apoyan esta obra que hoy cumple sesenta años de circulación ininterrumpida y a quienes lo leen semanalmente, porque es importante decirlo:  hay mucho avance en la tecnología y quizás dentro de algún tiempo se pretenderá que la información sólo sea percibida de manera digital, pero la edición impresa no desaparecerá, porque su particular importancia, como testimonio histórico, es invaluable.
A su director, columnistas. reporteros, corresponsales y lectores les envío mi paternal bendición y pido a nuestra Señora de Suyapa, que interceda para que el Espíritu Santo prodigue sobre Fides sus dones y sustente esta obra por muchos años más.

A %d blogueros les gusta esto: