Actualidad

Primer año de vivir en la Casa del Padre

DANILO ACEITUNO
Primer año de vivir en la Casa del Padre
Como “un predilecto de Dios” calificó el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez, a  Danilo Aceituno, infatigable compañero que laboró en la Voz de Suyapa y que recientemente cumplió un año de gozar de la presencia de Dios.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
En la fiesta de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote, día que el carismático animador de la Voz de Suyapa, Danilo Aceituno, solía saludar y pedir oración por todos los presbíteros, se conmemoró su primer año de fallecido. Con una Eucaristía en la Basílica de Suyapa, presidida por el Cardenal Óscar Andrés Rodríguez y concelebrada por una decena de sacerdotes, se recordó a aquel que durante mucho tiempo alzó su voz para incrementar la devoción eucarística y de oración por los sacerdotes.
Con muchos sentimientos encontrados, amigos, compañeros y fieles que conocieron a Danilo, se hicieron presente desde tempranas horas para rogar por el alma de nuestro compañero. De igual manera, su esposa e hijos, asistieron a estas exequias, para agradecer por la vida de Danilo y pedir por su alma.

EUCARISTÍA Y SACERDOCIO

En su mensaje, el Cardenal Rodríguez recalcó la devoción de Danilo por la Eucaristía, el cariño que tenía por cada presbítero y la labor incansable que tenía en aquella casa radial que fue su segundo hogar.
Rodríguez dijo que “el libro de la sabiduría nos recuerda como los predilectos de Dios pasan muy rápido por este mundo; todos ante la muerte de Danilo, decíamos, porqué tan pronto, porque precisamente el Señor ya lo quería y el desea también ardientemente  estar con el Señor Jesús”. Asimismo, el prelado hondureño refiriéndose a Danilo dijo que “el Señor le otorgó muchos dones, un hombre con muchas cualidades, con muchas bendiciones, pero tal vez, la que más destacaba en él, era su amor a la Santa Eucaristía y su amor al Sacerdocio”
“Era puntualísimo en escribirnos, en el aniversario de la ordenación sacerdotal, de la ordenación episcopal, del cardenalato, hasta de mis votos religiosos se acordaba Danilo y esos mensajes que los guardo como un tesoro, eran oraciones, eran anhelos que él tenía en su corazón y peticiones que le hacía a Dios por todos  y cada uno de nosotros” dijo.
“Danilo fue un hombre profundamente eucarístico, por eso, yo entiendo que el Señor quiso que su aniversario fuera en esta fiesta de Cristo Sumo y Eterno Sacerdote” asimismo afirmó que “también, amó el sacerdocio de Cristo y nos amó a sus sacerdotes; como al terminar la Eucaristía en la Catedral, mientras yo regresaba a mi casa, le decía a mis amigos que me guardan, me cuidan y me acompañan; póngame la Radio Católica porque yo quiero oír como Danilo motiva a los fieles a orar por sus sacerdotes”
“Era ese gran amor y esa gran fe que él tenía, que le hizo apreciar al presbítero, al obispo, aun conociendo nuestros defectos y nuestros pecados, Danilo era movido por la fe” dijo.

AUTODIDACTA

Para el Arzobispo de Tegucigalpa, Danilo fue un verdadero autodidacta, que conocía sobre teología y liturgia sin haber cursado estas carreras por la universidad, “no necesitó ir a ninguna facultad de teología, pero conocía la teología, era un autodidacta; sabía liturgia como cualquier profesor de liturgia y como echamos de menos, aquellos instantes en que comentando la Eucaristía, que se celebraba en cualquier parte de la Arquidiócesis, sabía decir la palabra oportuna  para motivar mayor amor a la Eucaristía”.
“No digamos sus comentarios en las horas santas. Cuando teníamos en el antiguo arzobispado esas horas santas y luego ya en las nuevas instalaciones de la Voz de Suyapa. Eran momentos particulares de amor a Jesús Sacramentado y su acompañamiento en la procesión y en las horas santas del 31 y del primero de enero, donde su corazón eucarístico, se volcaba en alabanza y en honor al Señor Jesús”.
Insistió en reiteradas ocasiones que Danilo caminó rápidamente por esta vida y maduro rápidamente para el cielo, “cumplió su misión en corto tiempo y se fue; no porque nos quiso abandonar sino porque el Señor Jesús ya lo quería allá cerca y desde allá intercede por nosotros. Danilo perdura en nuestra memoria, cariño, oración y nos inspira” dijo.

A %d blogueros les gusta esto: