Editorial

Editorial del Domingo 29 de Mayo de 2016

ImprimirMantener viva la esperanza
Estamos celebrando el sesenta aniversario de Fides, el semanario católico que ostenta la condición de “Decano de la Prensa Nacional”. Fidescomprometido, por encima de todo, con la divulgación de los criterios del Evangelio, para formar a los fieles católicos, y que siendo capacitados puedan asumir la transformación cristiana de una sociedad, que se encamina equivocadamente en una senda de indiferencia y exclusión.
Todas las semanas el contenido de Fides, mantiene viva la esperanza de que es posible cambiar la terrible realidad de Honduras, en donde la mayor parte de sus hijos, viven en situaciones de precariedad, sufriendo las consecuencias de los terribles males de la pobreza, el desempleo, la delincuencia, la insalubridad, la violenciaetc.
Es preciso evitar ser indiferenteante esta triste realidad, cerrando los ojos para no ver la pobreza. Otratarde evadir todo compromiso para no ayudar en los problemas de los demás. En cada edición de Fides se encuentra, por lo menos, un reportaje de grupos de hombres y mujeres, que en diferentes parroquias, y en distintas latitudes del país, han asumido la tarea de servir con la entrega de la propia vida a los más necesitados.Movidos por el amor a Jesucristo y como parte de su compromiso eclesial.
Y es que Fides resalta el principio de la solidaridad, como un elemento esencial de la sociabilidad humana. Destaca la igualdad que existe entre todos los hondureños en lo que se refiere a dignidad humana y derechos. Esta visión permite crear una interdependencia entre personas y comunidades, que son relaciones que deben orientar hacia una verdadera solidaridad ético moral, elemento que debe estar presente en toda relación humana.
En Fides también se destaca, la necesidad de organizarse  y empeñarse en trabajar para el bien común. Por ello en sus artículos, siempre se pone en relieve la ingente necesidad de promover la justicia y la paz, principios éticos, que coadyuvan para que los fieles opten por entregar su vida al servicio del otro, en el sentido evangélico.
Ello significa reconocer que es preciso ser solidario con toda persona humana, la cual ostenta la categoría de ser el centro de la vida social, política y económica de la sociedad.
Por ello, cada persona tiene el deber fundamental, de ejercer sus derechos con libertad y cumplir sus deberes sociales con responsabilidad. Son derechos y deberes que surgen de su propia condición de persona, y que tienen que ser respetados y promovidos, cualquiera que sea el entorno en que se desenvuelva.
El bien común entonces es el resultado de una sociabilidad madura y respetuosa, que forja nexos que unen a personas, familias y grupos intermedios. Se forman así relaciones de encuentro, comunicación e intercambios, en búsqueda de lograr una mejor calidad de vida para todos. Por ello, en el contenido de Fides se aprecia la expresión de San Juan Pablo II: “la persona humana, es el camino primero y fundamental de la Iglesia”.
Otro aporte de Fides al respeto de la dignidad de persona humana y a la realización del Bien Común es su apego a la Verdad. Y es que el Semanario está destinado a transmitir los criterios de Cristo: “fuente de toda Verdad”. Por ello en sus páginas no se incluyen rumores, chismes o afirmaciones de maledicencia, calumnia e injuria.
Tampoco se encuentran en Fides opiniones sesgadas por ideologías. Su contenido está orientado por los principios y valores evangélicos. De manera que los juicios que en sus páginas se hace de la realidad, están en consonancia con la Doctrina Social de la Iglesia,
basada en la revelación divina, que enseña al hombre, en nombre de Cristo, su dignidad propia y su vocación a la comunión de las personas, al tiempo que  le descubre las exigencias de la justicia y la paz.
Los católicos hondureños debemos estar satisfechos de poder disponer semanalmente de un medio de comunicación, cuyo contenido es muy ilustrativo e informativo sobre las actividades de la Iglesia en las distintas Diócesis de Honduras. Y los acontecimientos de la vida de la Iglesia Católica a nivel mundial. Especialmente la difusión de los documentos más recientes del Vaticano.
Pero, a la vez, se incluye mucho material de reflexión espiritual, que ayuda, especialmente a los laicos, en el proceso de su necesaria formación. Y así, estar aptos para desempeñar su misión en todos los ámbitos donde son responsables: familia, trabajo, política, economía etc. Ambientes que tienen que ser ganados para que en Honduras se viva con valores y principios cristianos.
El Señor Jesús nos enseñó con claridad: “Conoceréis la Verdad…, y la Verdad os hará libres”.

A %d blogueros les gusta esto: