Editorial

Editorial del Domingo 22 de Mayo de 2016

p4editorialUn encuentro fecundo
La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se celebra,en el seno de la Iglesia Católica, todos los años desde 1967, por disposición expresa del Concilio Vaticano II.
Se fijó su conmemoración para el domingo anterior a la fiesta de Pentecostés, ocasión en que se le da relevancia al tema de un mensaje del Papa, elaborado desde el 24 de enero, con motivo de la celebración de la fiesta de San Francisco de Sales.
El Concilio Vaticano II al establecer la Jornada buscó los siguientes objetivos: a) formar las conciencias, según las responsabilidades de cada persona, grupo u organización, en su condición de usuarios de los Medios b) invitar a los fieles a que oren para que los Medios de Comunicación sean usados atendiendo la voluntad de Dios sobre la vida de la humanidad y c) estimular a los católicos a que contribuyan al sostenimiento de estos Medios cuando se utilizan para la evangelización y el progreso de los pueblos.
El Mensaje del Papa Francisco para el 2016 lo tituló “Comunicación y Misericordia: un encuentro fecundo”.  El cual viene a enriquecer aún más, la vivencia que están teniendo los fieles del Jubileo Extraordinario de la Misericordia.
En el Mensaje el Papa afirma que la Iglesia Católica está llamada a vivir la misericordia, como rasgo distintivo de todo su ser y de su actuar. Lo que se diga y como se dice, cada palabra y cada gesto, debería expresar compasión, ternura y el perdón de Dios para con todos. El amor, por naturaleza, es comunicación, lleva a la apertura y no al aislamiento.
De ahí que la comunicación de los Medios de la Iglesia deberán ser portadores de la fuerza de Dios.
Los Medios de Comunicación de la Iglesia se dirigen a todos, sin exclusión alguna. Tratan de tocar el corazón de todas las personas y sostenerlas en el camino hacia la plenitud de vida que es Jesucristo. Buscan que Jesús sea conocido y amado. Por ello, la comunicación está llamada a favorecer el encuentro y la inclusión, para tener una sociedad más humana, construyendo un clima de paz y armonía.Que sea posible para todos comunicarse y reconciliarse.
El Papa Francisco expresa que también el lenguaje de la política se deje impregnar por la misericordia, que nunca da nada por perdido. Señala que es preciso que los que tienen
responsabilidad institucional, política, y de formar opinión, sepan expresarse cuando se refieren a quien piensa o actúa de manera distinta,, o a quienes han cometido errores. Evitar alimentar las llamas de la desconfianza, del miedo y del odio. Tener valentía para orientar a las personas a procesos de reconciliación.
El Papa señala que se deben juzgar situaciones de pecado: violencia, corrupción, explotación etc. Pero no se puede juzgar a las personas “pues solo Dios puede leer en profundidad sus corazones”.
Los MCS de la Iglesia deben afirmar la verdad con amor. Solo las palabras dichas con amor y acompañadas de mansedumbre y misericordia, tocan los corazones de los que son pecadores.
El Papa también sugiere una figura hermosa: “Quisiera alentar a todos a pensar en la sociedad humana, no como un espacio donde los extraños compiten y buscan como prevalecer, sino más bien como una casa o una familia, donde la puerta está siempre abierta y en la que sus miembros se acogen mutuamente”.
Por ello es fundamental escuchar. Comunicar es compartir. Para compartir se necesita escuchar, acoger. Escuchar permite asumir la actitud justa, para  no ser espectadores, usuarios consumidores. Sino poner las capacidades y dones al servicio del bien común.
Las redes sociales, de moda hoy día, son formas de comunicación plenamente humanas, pero no es la tecnología lo que determina si es comunicación auténtica o no, sino el corazón del hombre y su capacidad para promover el bien de la sociedad.
Como escribiera el Papa para el Año Jubilar: “que la misericordia nos haga más abiertos al diálogo para conocernos y comprendernos mejor; elimine toda forma de cerrazón y de desprecio, y aleje cualquier forma de violencia y de discriminación” (MV 23)
Que al celebrar el “Día del Periodista” este próximo miércoles 25, sea ocasión propicia para que la Prensa hondureña, se preocupe por buscar ese encuentro fecundo entre comunicación y misericordia, para construir una Patria en paz, con justicia e inclusión.
Recordemos siempre las Palabras del Señor Jesús:  “Felices los misericordiosos…. porque ellos alcanzarán misericordia”.

A %d blogueros les gusta esto: