Choluteca Diócesis

Re-crear el Sur

Re-crear el Sur
“El desafío urgente de proteger nuestra casa común incluye la preocupación de unir a toda la familia humana en la búsqueda de un desarrollo sostenible e  integral, pues sabemos que las cosas pueden cambiar”.  Encíclica Laudato Sí
El equilibrio creacional refleja la voluntad de Dios de que todos alcancemos la plenitud, pero el pecado del hombre altera la armonía salvífica, es en resumen el mensaje de los primeros capítulos del Génesis. Sin embargo, como un mensaje profético, la reflexión no culmina con la denuncia y condena, sino con un llamado de esperanza, de conversión por una sociedad mejor.
“Los jóvenes nos reclaman un cambio. Ellos se preguntan cómo es posible que se pretenda construir un futuro mejor sin pensar en la crisis del ambiente y en los sufrimientos de los excluidos.” (Encíclica Laudato Sí).
en relación a lo anterior, los Scout de Honduras, Grupo Mayangna Chorotega  # 9 de Choluteca, ha invitado a la población en general a ser parte del proyecto reforestemos Choluteca. Para participar de esta iniciativa solo se necesita llevar una planta, sus herramientas para sembrarla y la voluntad de trabajar en dicho proyecto.
Lugar de reunión será en el anillo periférico de Choluteca salida a Tegucigalpa, los días sábado 7 y domingo 8 de mayo a partir de las 8:00 am.
Monseñor Raúl Corriveau en su carta Pastoral “Creación, crisis ecológica y opción por la vida”, nos decía: “Aún es tiempo de superar nuestra crisis ambiental y, sobre todo, es tiempo de prevenir los graves problemas que tienen que afrontar varios países supuestamente desarrollados. Es tiempo, pues, de re-crear el Sur sobre la base de la primera y originaria donación de las cosas por parte de Dios”.
Los llamados a
re-crear la naturaleza
Siguiendo como referencia con la Carta Pastoral del Obispo Emérito Raúl, se puede resumir los actores a participar en preservar y renovar la creación: los campesinos quienes viven en contacto cotidiano con la naturaleza; la mujer: protagonista en defensa de la vida, respetuosa  frente a pequeños detalles como sembrar plantas alrededor de la casa, proteger los árboles, velar por la higiene doméstica, aprovechar los recursos alimenticios y medicinales de la naturaleza y muchas cosas más, nos dan un ejemplo. Sin embargo esto no implica aumentar aún más el trabajo de las mismas mujeres. En consecuencia, se requiere mayor sensibilidad por parte de la familia y de los organizadores comunitarios involucrados en dichos proyectos. no debe entenderse como proyectos específicamente femeninos; la Iglesia, todos los cristianos estamos llamados a dar testimonio de nuestra práctica y conciencia ecológica, tomando como ejemplo a san Francisco de Asís, quien en todos los momentos de su vida protegió y alabó a la creación como obra de Dios; las organizaciones gubernamentales, el gobierno es, por su vocación de servicio al pueblo, el primer responsable del bien común.
Las Ong´s han de tomar en cuenta los problemas ecológicos, no como una moda pasajera, sino como una necesidad urgente y prioritaria para el desarrollo sostenible de las comunidades; grupos ambientalistas, les felicitamos por sus trabajos y esfuerzos, auténticamente orientados a la búsqueda del bien común. Hoy más que nunca, han de continuar su labor de alertar, denunciar, informar y educar al pueblo de los atentados actuales y de los que se están preparando en contra de la naturaleza.Las organizaciones juveniles, por su misma sensibilidad a los signos de los tiempos, pero sobre todo por su capacidad y permanente apertura para comprometerse en la solución de problemas de esta índole. los medios de comunicación social, constituyen un aporte decisivo en la función de informar y educar al pueblo para un cambio de mentalidad sobre lo que significan los problemas ecológicos.

Himno de San Francisco de Asís:
«Alabado seas, mi Señor,
con todas tus criaturas,
especialmente el hermano sol,
por quien nos das el día y nos iluminas.
Y es bello y radiante con gran esplendor,
de ti, Altísimo, lleva significación.
Alabado seas, mi Señor,
por la hermana luna y las estrellas,
en el cielo las formaste claras y preciosas, y bellas.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano viento
y por el aire, y la nube y el cielo sereno,
y todo tiempo,
por todos ellos a tus criaturas das sustento.
Alabado seas, mi Señor, por la hermana agua,
la cual es muy humilde, y preciosa y casta.
Alabado seas, mi Señor, por el hermano fuego,
por el cual iluminas la noche,
y es bello, y alegre y vigoroso, y fuerte »

A %d blogueros les gusta esto: