Ecos del Seminario

Solidaridad con “sazón español” en el Seminario

Solidaridad con “sazón español” en el Seminario
Con mucho éxito se realizó la décimo sexta edición de la Cena Paella que realiza la fundación para la Educación y el Desarrollo Integral, FEDI, a favor del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Para el sostenimiento de 163 seminaristas, se realizó recientemente la tradicional Cena Paella en las instalaciones de la principal casa de formación de los futuros sacerdotes de Honduras. En un ambiente familiar y de solidaridad, decenas de personas de distintos lugares de la capital, colaboraron a la formación y sostenimiento de los futuros presbíteros.
Se inició con la celebración eucarística presidida por el Nuncio Apostólico en el país, Monseñor Novatus Rugambwa, acompañado por el rector del Seminario, algunos padres formadores y el secretario de la nunciatura. El coro de la Villa de las Niñas acompañó con los cantos de la Eucaristía. La liturgia estuvo a cargo de los jóvenes seminaristas.

MENSAJE
En la homilía, Monseñor Rugambwa preguntó el por qué hay que dirigir la atención a los seminarios. Ante esta interrogante, el mismo afirmó que “Cada cristiano sabe que la falta de sacerdotes es indudablemente la tristeza de una Iglesia. Una Iglesia local sin suficientes sacerdotes sufre enormemente ya que al pueblo de Dios le falta la presencia sacramental del Señor y el vigor espiritual que brota de la celebración de los misterios de nuestra salvación”.
Asimismo, dijo que “la atención a las vocaciones y el acompañamiento a las vocaciones a la vida sacerdotal no es un elemento que se puede considerar secundario de la Pastoral de la Iglesia, porque está íntimamente vinculado a la cura de las almas”.
A los organizadores de esta actividad les dijo que “lo que estamos haciendo hoy en esta casa de formación a la vida sacerdotal tiene una importancia que brota de la vida y de la misión de la Iglesia como sacramento de la unidad salvífica”.
Para finalizar, expresó que “Este encuentro es una manera para todos nosotros de participar concretamente en la misión de la Iglesia que brota de Jesucristo resucitado. Es una de tantas maneras de apoyar a esta casa de formación sacerdotal, particularmente a los jóvenes seminaristas, para que ellos hagan una entrega total a Cristo y a la Iglesia”.

COLABORACIÓN
Posterior a la Eucaristía, se degustó la Paella, preparada por un grupo de personas que año con año, ofrecen su talento para colaborar con el Seminario. La paella una típica comida española que consiste en una base de arroz cocido y carnes del mar o pollo.
Las mesas lucieron abarrotadas con la gran cantidad de personas que llego a este recinto formativo para acompañar esta actividad.
En este evento, también se ofrecieron algunos productos que el Seminario ofrece para su sostenimiento, como ser algunas plantas ornamentales, productos como el chile dulce  así como la oportunidad de ofrendar vía talonario para el sostenimiento de este lugar. En este momento, el padre José Mario Bacci, Rector de esta institución religiosa, aprovecho el momento para explicar algunas de las necesidades más urgentes de este recinto.

NUEVO SECRETARIO PARA LA NUNCIATURA APOSTÓLICA
Recientemente llegó al país, el padre José Antonio Rodríguez para asumir la secretaría de la Nunciatura Apostólica en el país, que hasta hace pocos días recaía en el presbítero Fredrik Hansen. El nuevo secretario es de origen español, pertenece a la Diócesis de Cartagena, con sede en Murcia. Tiene 15 años de ser presbítero y antes de dedicarse a este trabajo diplomático, sirvió en su diócesis en diversas parroquias. Luego de sus estudios en Roma, fue asignado a la Nunciatura Apostólica de Nigeria por tres años.
Cuando recibió la noticia que venía para Honduras, el presbítero Rodríguez dijo  estar  “muy contento porque Honduras siempre ha sido un país muy cercano a mi diócesis ya que muchos sacerdotes han venido aquí a trabajar, le tenemos mucho en el corazón a Honduras, ya conocía San Pedro Sula, La Lima, Río Lindo y sobre todo la alegría de la gente”.
Rodríguez afirmó que a pesar que Honduras “es un país que tiene muchas dificultades, la Iglesia tiene que ser testigo de esperanza y está muy consciente de la misión que tiene en el país”.

A %d blogueros les gusta esto: