Actualidad

“Nunca hay que renunciar a los sueños”

“Nunca hay que renunciar a los sueños”
En Honduras la tasa de participación laboral es mayor para los hombres 58.3% que para las mujeres 44.1%
Al seguir con esta celebración que engalana a nivel mundial el Día internacional del Trabajo, como no ir en busca de testimonios de personas que hacen honores a este día, porque desde muy pequeños forman parte de las estadísticas de trabajadores en Honduras.
Testimonios hay muchos, pero en esta ocasión  platicamos con Iris Carolina Ramírez, una dama que es un orgullo, con el hecho de ser mujer y salir adelante a pesar de tantas dificultades que la vida le ha puesto.

“EN HONDURAS NO HAY TRABAJO”
“Yo empecé a los 10 años a trabajar si mal no recuerdo, le ayudaba a mi madre porque es madre soltera y trabajaba en casa, o cosas en las que podía ayudar y así tener algo de dinero, después entre al colegio de lunes a viernes a estudiar y los fines de semana a trabajar.
Muy difícil,  pero logré graduarme de Técnico en Computación y salí a buscar trabajo formal. Con una risa sarcástica, Carolina cuenta “En Honduras no hay trabajo, toqué y toqué puertas de diferentes empresas y nada….Fue muy difícil.  Con el pasar de los años,  con dificultades,  entré a la Universidad y decidí dedicarme a sembrar flores, y de ahí vivir, pero con suerte logré conseguir trabajo en un centro educativo, y ¿qué pasó?… mejor me río… pase a ser parte de los cientos de despidos que hubo en los años 2008 y 2009.

EMIGRAR
Al mirar la situación aquí en la capital del país, decido irme a Roatán, consigo un medio trabajo, ya que sé algo de inglés, deje mi carrera universitaria y me fui y es complicado,  uno de mujer es explotado.
Me vengo a San Pedro Sula, me hago comerciante individual,  Dios me había bendecido, pero a mi mala suerte tuve un accidente muy fuerte y casi me muero y sola en esa ciudad.Por unos momentos Carolina respira… y deja que sus lágrimas se disuelvan en sus ojos, ya que recordó un episodio muy terrible en la ciudad industrial. Continuemos expresa

CONFIAR EN DIOS
Regresa donde su familia, y decide trabajar de asear casas, de jardinera,  pues eso no me denigra, y míreme celebro con orgullo este día del trabajo, ya que soy universitaria, ya saque una carrera técnica en la Universidad Nacional Autónoma y ahora voy por otra la licenciatura.  Sí las empresas me cierran las puertas, pues mis flores no,  trabajo de sembrar flores con mucho orgullo y en la tarde adiós gorra y a seguir estudiando, para continuar preparando y confiar en Dios en un momento no muy lejano vendrán mejores tiempos, pero algo si recalco, en Honduras se muere de hambre el haragán”.

A %d blogueros les gusta esto: