Homilia

Homilía del Domingo 1 de Mayo de 2016

p3homiliaHomilía del Señor Arzobispo para el VI Domingo de Pascua
“El que me ama guardará mi palabra” (Jn. 14,23-29)
El amor a Jesús es la condición indispensable para guardar su palabra. El amor a Jesús nos hace identificarnos con Él, actuar como Él y amar como Él…  Eso es guardar su palabra.
“Vendremos a él y haremos morada en él”. Dios visita nuestra vida. Pero Dios no tiene que venir de ninguna parte para estar en lo hondo de nuestro ser. Está ahí desde siempre. Dios es quien hace posible nuestra existencia. Vivimos fundamentados en Él desde siempre. El descubrirlo en nosotros, el tomar conciencia de esa presencia, es como si viniera. Así que, Dios vive en el corazón de cada ser humano. Vive en lo más íntimo de nosotros mismos. Esta es la Buena Noticia: Que Él nos ama, que Él está con nosotros para siempre. Queda superada nuestra soledad radical. Ya nunca podemos sentirnos solos o solas, porque ahí donde nos sentimos solos/as, Él es una compañía; sí, Él es una compañía en lo más profundo de nosotros mismos.
Jesús concluye su despedida con un deseo: “La paz les dejo, mi paz les doy: no se las doy como la da el mundo. Que no tiemble su corazón ni se acobarde”. La palabra utilizada por Jesús es “shalom”. Con ella los judíos se saludaban y todavía se saludan entre sí; con ella saludó Jesús Resucitado a los discípulos la tarde de Pascua. La paz está en muchísimas ocasiones en boca de todos, es un deseo profundo del ser humano: vivir en paz. Todas las personas de buena voluntad queremos vivir en paz, en una sociedad en paz, en un mundo en paz.
“No es las doy como la da el mundo”. No es la paz del mundo, que proviene de los que han vencido…La paz de la que habla Jesús tiene su origen en el interior de cada uno. Es la armonía total, no sólo dentro de cada persona, sino con los demás y con la creación entera.  Para Jesús es la paz fruto del amor. No se puede soñar una paz digna mientras se acreciente la injusticia en el mundo.
¿Puede existir la paz en el mundo cuando millones de seres humanos son excluidos por el hambre y la pobreza? Vivimos en un mundo violento, lleno de conflictos, en el que muchos pretenden adueñarse de las riquezas de la tierra para acumular dinero y poder. Es un mundo violento. Frente a esta cultura de la violencia que excluye, necesitamos promover hoy una cultura de la paz.
Esta paz que Jesús nos deja comienza en nuestro propio corazón, necesitamos desarmar nuestro corazón, despojarnos de la ambición posesiva, de movimientos interiores de violencia, de agresividad, de distancias…. En nuestro corazón percibimos que hay dificultades que provocan divisiones, resentimientos y rencores, pero el Señor nos ha prometido su Paz que puede vencer todos los obstáculos y superar todas nuestras barreras. Sí, esta paz, comienza antes de nada en nuestro propio corazón. Es nuestro corazón el que necesita una paz interior. Que la paz comienza por uno mismo y en uno mismo, conviene recordárnoslo siempre.
“Que no tiemble su corazón ni se acobarde”. Jesús quiere liberarnos del temor y de la inquietud que nos paralizan. Es como si nos dijera: estaré muy cerca de Ustedes, no les abandonaré nunca, nada podrá destruir mi amor por Ustedes.
Qué fácil es decirlo, pero, ¿cómo calmar la ansiedad, la inquietud, el nerviosismo y el estrés que nos devora a todos y nos impide disfrutar de esa paz ofrecida siempre? Sí, Jesús nos invita a mantenernos en la paz en medio de las dificultades.
“Me voy, pero volveré a Ustedes”. Jesús es consciente de que su muerte se acerca con paso decidido. Apenas le quedan un número escaso de horas de estar con sus discípulos. Después, vendrá su muerte. Es como si Jesús les dijera: “Soy un hombre limitado como Ustedes, sujeto a la misma finitud que Ustedes. Pero,” volveré a Ustedes”.
Sí, Cristo, Tú has vuelto a nosotros, por tu Resurrección, eres una Presencia en nuestra vida. Señor, que nuestro corazón pueda percibir la claridad de tu Presencia y que podamos entablar contigo una relación de amor que no termine nunca, Fuente de Paz y alegría.

A %d blogueros les gusta esto: