Editorial

Editorial del Domingo 1 de Mayo de 2016

Día del Trabajador
El trabajo constituye un bien esencial para toda persona, pues es el medio a través del cual se expresa y se construye la dignidad humana. Podemos considerar el trabajo humano como el fundamento de la familia, la posibilidad de ejercer el derecho de propiedad y además es una contribución efectiva al Bien Común de la sociedad. Por todas estas bondades de la labor productiva, única fuente generadora de ingresos lícitos, constituyen un orgullo noble para quien los ha ganado.
Pero en la situación actual de Honduras, la falta de empleo se ha convertido en el mayor problema de la economía. Lo cual demanda soluciones rápidas. En efecto, un alto porcentaje de la fuerza laboral se encuentra en desempleo abierto; lo cual equivale a un total de 2.3 millones de personas, si se agregan quienes  están en subempleo invisible( son quienes tienen una ocupación, pero sus ingresos son muy bajos), Además existen más de medio millón de jóvenes, que “ni” estudian, “ni” trabajan.
Para paliar esta situación de crisis, el gobierno actual, ha diseñado una serie de oportunidades de empleo para jóvenes, pero el total de empleos creados,son inferioresa las necesidades existentes. Si bien ha habido preocupación real por abrir  fuentes de trabajo para la población joven, las mismas son limitadas, por el tamaño del aparato productivo de la nación. El Bono 10.000, aunque está focalizado, es limitado en relación a la amplitud de las necesidades de los más pobres.
También se han iniciado programas para formar nuevos microempresarios, el cual ha ayudado especialmente a mujeres de zonas rurales, y en muchos sitios han sido exitosos.No obstante, aún existen muchas oportunidades para la creación de nuevas empresas. Especialmente paraformar empresas manufactureras que demandan alta inversión.
En realidad la falta de empleo es un problema estructural de la economía, puesto que la misma tiene un crecimiento que apenas alcanza un 3,3% aproximadamente. Y se estima que sería necesario alcanzar, al menos un 7% de incremento económico anual, para que se pueda abrir la posibilidad de nuevas inversiones que den origen a un ensanchamiento de la producción de bienes y servicios, con la consiguiente creación de nuevos empleos.
Y corresponde al gobierno la creación de políticas públicas, que atraigan la inversión extranjera. Efectivamente, en las actuales condiciones de la economía, se requiere mucha inversión extranjera, puesto que no se dispone dealtos niveles de ahorro interno por parte del empresariado hondureño. Y desde el punto de vista estatal, aún existe un déficit fiscal que tomará algún tiempo ser cubierto y que condiciona la capacidad de inversión del Estado. Inversión sujeta a disponibilidad de la cooperación internacional.
Honduras, a lo largo de su historia, se caracterizó por un movimiento sindical muy fuerte, que se inició con la huelga bananera de 1954. Un movimiento histórico que dio lugar al inicio de las movilizaciones sociales, y a una cultura de participación ciudadana, con el surgimiento de líderes sindicales, que comprendieron con claridad la importancia de su misión.
La emisión del Código del Trabajo en 1959, proveyó a la clase trabajadora de un instrumento eficiente que determinó y acompañó el desarrollo de un sindicalismo orientado a la defensa de los derechos de los trabajadores.
Actualmente muchos líderes sindicales hondureños están identificados con grupos políticos determinados, lo cual debilita la personalidad cívica del obrerismo. Pues son los obreros, como una de las partes más representativas del pueblo, quienes están llamados a hacer propuestas, en justicia y solidaridad, buscando transformar la nación.
Es imprescindible conservar y desarrollar el espíritu gremial, para que siempre existan organizaciones sindicales fuertes, que tengan la capacidad de ser interlocutores con el gobierno, la sociedad civil y los partidos políticos, en búsqueda de acuerdos que ayuden a solucionar los más graves problemas de esta sociedad, tan abatida por la pobreza y la exclusión social.
En Honduras, es necesario que los trabajadores se preocupen por el ser “con” y “para” los demás. En ese sentido luchar por alcanzar políticas agrícolas y ambientales, para lograr una agricultura sustentable, que sea significativa en la vida social y económica.
Recordemos que la capacidad que impulse a una sociedad hacia el Bien Común y su proyección hacia el futuro, dependerá de los puestos de trabajo que puedan ofrecer.
El desempleo, es uno de los peores males sociales, pues constituye uno de los mayores obstáculos para la realización de la persona humana.
El Señor Jesús dijo: “Mi Padre no cesa nunca de trabajar….por eso yo trabajo también en todo tiempo”.

A %d blogueros les gusta esto: