Actualidad

“La Pastoral Social debe tener una incidencia verdadera en la sociedad”

“La Pastoral Social debe tener una incidencia verdadera en la sociedad”
“Es tiempo de actuar, de ser samaritanos, de ser misericordiosos” pidió el Obispo de Choluteca en la Asamblea Nacional de Pastoral Social. No sólo se ocupa asistencialismo, sino incidencia en la realidad nacional.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu´
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con la participación de las diferentes pastorales que trabajan en la ayuda y promoción de la persona, se realizó recientemente la segunda Asamblea Nacional de Pastoral Social con el lema “La Pastoral Social, caricia de la Iglesia para los pobres”. Estuvieron presentes, representantes de todas las diócesis del país, que realizan su acción eclesial en Cáritas, Movilidad Humana, Penitenciarias, Salud, Educación, Comunicación Justicia y Paz.
Luego de tres años de trabajo, en la articulación de una Pastoral Nacional sobre este aspecto, que es uno de los temas pendientes y menos atendidos, se espera que al final de este proceso, pueda existir una integración y comunión en el trabajo que se realiza en pro de la sociedad hondureña, a la luz del Evangelio y la Doctrina Social de la Iglesia.
Esta jornada se desarrolló en el centro de formación San Antonio de Comayagua, para precisar la naturaleza de esta acción pastoral desde la clave samaritana y misericordiosa y así, fortalecer su estructura organizativa para un mejor desempeño.
En este Año Santo de la Misericordia, esta dependencia de la Iglesia, quiere poner su mirada en los distintos servicios de la Pastoral Social, para establecer una mejor estructura organizativa y desarrollar líneas de acción nacionales que les ayuden a tener una visión más samaritana y misericordiosa.

JORNADA
La actividad comenzó con la bienvenida que realizó Monseñor Guido Charbonneau, Obispo de Choluteca y encargado por parte de la Conferencia Episcopal para la Pastoral Social Nacional. El  prelado sureño instó a los presentes  para actuar, ser samaritanos y misericordiosos”.
Después de la oración, tomó la palabra el padre Osmín Flores, de la Diócesis de Juticalpa, como Secretario Ejecutivo de esta acción pastoral nacional. El presbítero Flores explicó detalladamente los objetivos y la metodología de trabajo de toda la asamblea.
Posteriormente, se llevó a cabo una de las actividades torales del día, la ponencia del sacerdote Ismael Moreno de la Diócesis de Yoro, sobre la realidad nacional. El padre Melo, como normalmente se le conoce, expuso diferentes rasgos de la sociedad hondureña, los cuales contenían amenazas y posibilidades para la población hondureña. Según el presbítero, “no parecen existir señales para la transformación profunda del actual período” en que nos encontramos, “todo conduce a un mayor deterioro de los bienes, existe una inestabilidad estructural y un colapso institucional” que dan un panorama complicado para el país.
Luego de poner la mirada en Honduras y su situación, los participantes tuvieron un tiempo de consultas con el padre Melo, para luego presentar por diócesis y comisiones, la realidad que se vive en sus lugares. Para concluir el día, se celebró la Eucaristía.

SER Y QUEHACER
Uno de los principales objetivos de esta reunión nacional era la comprensión de la naturaleza y realidad de la Pastoral Social en el país. Para cumplir con esta meta, Monseñor Charbonneau brindó una ponencia sobre este asunto. El Obispo de origen canadiense dijo que en este proceso, “hemos tenido un tiempo en que Cáritas representaba prácticamente toda la Pastoral Social, era más una pastoral asistencialista, de ayuda directa a los pobres con granos básicos, alimento por trabajo y con alguna promoción humana también, no sólo asistencialismo”. Asimismo, afirmó que “nos cuesta aterrizar que la Pastoral Social tenga incidencia verdadera en la sociedad y que marque que nuestra Iglesia, desde la opción por Jesucristo, realmente dé esperanzas al pueblo, no sólo con palabras sino con las acciones”.
Monseñor espera que este proceso que lleva más de tres años preparándose tenga muchos resultados, “el gran fruto que espero es que haya realmente una Pastoral  Social más organizada, donde haya más comunión entre todos nosotros, entre toda la Iglesia hondureña para realmente tener propuestas que estén de acuerdo con la Doctrina Social de la Iglesia, propuestas que favorezcan realmente a toda la población, especialmente a los más pobres”.

UNIDAD
Uno de los grandes retos es la unificación de todo el país, ya que la comisión no puede hacer nada si a nivel local o diocesano no se mueve o  se pone activa una Pastoral Social verdadera. Hay distintos niveles, donde tenemos que ponernos en marcha para lograr nuestros objetivos dijo Charbonneau.
Para esto, ya se han dado grandes avances, el hecho que se realizara esta Asamblea Nacional es un buen signo de unidad, estaban presentes representantes de la Pastoral Social de todas las diócesis y también las distintas áreas que están involucradas con esta acción eclesial en todo el país.
Ya hay una comisión nacional de Pastoral Social que preside el Obispo de Choluteca y que es acompañada por el padre Osmín Flores y los diferentes agentes de pastoral involucrados en la misma.

LÍNEAS DE ACCIÓN
La jornada continuó con la creación de líneas de acción  a nivel diocesano y nacional; los representantes de cada diócesis se reunieron en grupos para realizar este arduo trabajo, el cual presentaron posteriormente con el enfoque samaritano y misericordioso.
Por la noche del segundo día, se realizó un foro sobre la experiencia de organización de la Pastoral Social en las diócesis de Choluteca, Trujillo y San PedroSula. En la consumación de la jornada, se conocieron los acuerdos nacionales según los objetivos y desafíos de esta Asamblea. Asimismo, los procesos de seguimiento y revisión de estas líneas pastorales y el reglamento que se utilizará como comisión nacional de la Pastoral Social en Honduras, sobre los cuales informaremos próximamente.

DOCTRINA SOCIAL DE LA IGLESIA
Existen los cuatro principios específicos sobre los que se apoya el edificio entero de la Doctrina Social de la Iglesia: la dignidad de la persona humana, el bien común, la subsidiariedad y la solidaridad. “la doctrina social… no es prerrogativa de un componente del cuerpo eclesial, sino de la comunidad entera: es expresión del modo en que la Iglesia comprende la sociedad y se confronta con sus estructuras y variaciones. Toda la comunidad eclesial –sacerdotes, religiosos y laicos– participa en la elaboración de la doctrina social, según la diversidad de tareas, carismas y ministerios (79)”.

A %d blogueros les gusta esto: