Diócesis Trujillo

Comunidad Garífuna conmemora aniversario de su llegada a Honduras

Comunidad Garífuna conmemora aniversario de su llegada a Honduras
“Los últimos 219 años no solamente  son importantes para ustedes, hermanos garífunas, sino para Honduras y todos los  pueblos”: Monseñor Luis Solé.
Wilfredo Rivera
wilgabcris@yahoo.es
corresponsal Semanario Fides
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
El día doce de abril en todas las comunidades Garífunas han conmemorado el 219 aniversario de la llegada de los Garífunas a Honduras esta vez la concentración fue en el municipio de Sangrelaya con la participación de las distintas organizaciones garífunas y autoridades gubernamentales seguidamente se celebró la Santa Eucaristía presidida por Monseñor Luis Solé quien dijo lo siguiente:
El Pueblo de Israel empezó a ser un Pueblo cuando tuvo que unirse para enfrentar las dificultades del camino hacia la tierra prometida y también las divisiones internas. Pero el Señor ha dicho a Moisés“TODA LA TIERRA ES MIA”. Esto significa que la “tierra prometida” no tiene que ser aquí o allá, en este o en aquel continente; la tierra prometida es aquella en la que un pueblo decide vivir unido, organizándose y respetando los valores que Dios le ha dado transmitido por medio de los antepasados, de los ancestros, a lo largo de su historia.
De la historia del pueblo Garífuna, los últimos 219 años no solamente  son muy importantes para ustedes, hermanos garífunas, sino también son para Honduras  y para todos los  pueblos. Hace 219 años no nos conocía el pueblo Garífuna, la segunda lectura hace recordar que todos los que somos cristianos hemos recibido de Jesús un mandato, que haya donde vayamos anunciemos a Jesús, que haya donde vayamos anunciemos que Jesús es el pan de vida, el alimento que nos da la vida eterna y los cristianos cuando se instalaron en algún lado lo primero que hacían, para anunciar a Jesús era vivir unidos dar testimonio de Jesús viviendo unidos, compartiéndolo todo y haciendo que no hubieran pobres y necesitados en esta comunidad, ese era el primer signo de ser cristiano, allá donde vivieran, cualquier país, cualquier nación, esa también es una lección muy importante, porque eso es lo que aquí en la Eucaristía queremos nosotros pedirle al Señor y  celebrar, que podemos estar unidos, que debemos estar unidos y que cuanto mas unidos estemos  y mas compartamos menos personas necesitadas habrá en estas comunidades, compartir ustedes tienen muchas cosas que compartir y muy bonitas, comparten la lengua, comparten la música y el baile, comparten el trabajo y también comparten los problemas, porque si no se comparten los problemas, no se es un pueblo, no se está unido y eso es importante pero hoy el evangelio nos dice: “No basta todo eso que hemos heredado de nuestros antepasados los judíos le dicen a Jesús: bueno a ver ¿ tu que haces? Nosotros nuestros antepasados nuestros ancestros tuvieron el maná en el desierto. Y ¿Tú que haces?  Y la lección es bien importante también,  no podemos solo vivir del pasado, no podemos solo estar mirando para atrás, hemos de mirar al futuro y en el futuro nos dice el Señor:“Yo soy el alimento que les da a ustedes la vida, yo soy el que les tomo de la mano y les hago salir de cualquier esclavitud, de cualquier problema”, y esa es la invitación que nos hace el Señor Jesús, el como alimento nos dice: que tenemos que encontrar en Él esa vida que Él nos regala y lo hace para que estemos realmente formando con toda la humanidad un solo pueblo de Dios. Cada pueblo con su cultura, cada pueblo con sus tradiciones, pero todo un solo pueblo de Dios buscando esa tierra prometida. Estas personas que este día sufrieron este accidente por el que perdieron la vida, han llegado a la patria definitiva, ya no hay otra patria y en esa patria, para llegar a esa patria, tenemos que pasar todos por lo que hoy en medio de la alegría de la fiesta, nos entristece, nos pone triste y nos duele, las tres personas que murieron no estaban solas, la virgen María estaba para tenderles la mano y llevarlas a Jesús (esto lo dijo monseñor por el accidente que ocurrió al hundirse la lancha en que se transportaban los hermanos Garífunas en el que tres personas perdieron la vida)
Por su parte Mirian Chimilio nos ha compartido lo siguiente:
Hemos realizado una marcha con todas las escuelas EIB de la ciudad de Trujillo y junto al alumnado todo su personal docente, posteriormente llegamos al Hotel Coco Pando donde desarrollamos un programa especial y concluimos con la Santa Eucaristía presidida por nuestro Párroco el padre Hermenegildo Ramírez, un evento bastante interesante ya que nuestros niños se mostraron muy alegres vestidos cada uno de ellos de manera típica, el objetivo de este evento mas que todo no celebrar sino conmemorar esos 219 años de lucha porque en este tiempo 219 años no son fáciles ya que hemos estado luchando por alcanzar un espacio en el país para ser tomados en cuenta.
Yo le digo a todo el mundo nosotros no estamos celebrando, estamos conmemorando 219 años de lucha, de sacrificio donde los lideres garífunas, hay lideres que han muerto con la esperanza de ver un pueblo diferente.
También este día lo aprovechamos para resaltar  el nombre de ese hombre al que le debemos que hoy tenemos un decreto legislativo que reconozca a los garífunas como parte de la cultura en Honduras que es Celio Álvarez Casildo que lastimosamente falleció el día de ayer en vísperas de este día y resaltamos ese nombre porque gracias al Él hoy Honduras tiene un decreto que dice: “ El 12 de abril es día de los Garífunas” día especial para nosotros, es un día en donde nosotros como Garífunas deberíamos reflexionar para ver realmente quienes somos, ya que hoy por hoy nos hemos convertido en un afro descendiente mas, ya que estamos perdiendo nuestra lengua y al perderla también estamos perdiendo nuestra identidad como garífunas.

A %d blogueros les gusta esto: