Diócesis La Ceiba

Al sonar de tambores y acción de gracias garífunas celebran su llegada a Honduras

Al sonar de tambores y acción de gracias garífunas celebran su llegada a Honduras
“En la Eucaristía se rindieron honores al líder garífuna Celio Álvarez Casildo, recientemente fallecido y monseñor Lenihan les dijo: “hoy desde el cielo él les  dice;  adelante, ustedes trabajen, amen y celebren por su cultura, trabajen, amen y celebran su fe”.
Texto y Fotos: Dania Velázquez
redaccion@semanariofides.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“Revivir, agradecer y ser pueblo de fe” pidió Monseñor Miguel Lenihan a la comunidad garífuna de la Diócesis que se hizo presente en la Eucaristía de acción de Gracias por los 219 años de presencia en el país.
La eucaristía fue celebrada a las 9 de la mañana con poca pero significativa presencia, debido a la cancelación de la representación de la llegada de las y los primeros garífunas a las costas hondureñas y la caminata tradicional al centro de La Ceiba por el reciente fallecimiento del señor Celio Álvarez, presidente de la ODECO.
En dicha celebración con la alegría característica de los garífunas y con especial presencia de Monseñor Lenihan,  como asesor de la pastoral y obispo de la Diócesis de La Ceiba, se dejó oír el canto y los tambores y en alabanza y danza se dio gracias a Dios por la herencia cultural, y la misericordia de Dios con el pueblo.
En la homilía Monseñor Miguel Lenihan dio Gracias a Dios por “este pueblo con el cual me  he encariñado mucho, durante estos cuatro años que les he acompañado”, también invitó a “sentirse orgullosos” por su cultura e instó a que niños y jóvenes que hoy no quieren hablar el idioma, sólo español, lo retomen, “Perder su idioma sería perder un tesoro… hay que cantar, hablar, leer, tener poesía en garífuna”, momento que alegró a la feligresía presente.
También reconoció que la historia no ha sido fácil y por eso “hay que dar gracias a Dios, por su misericordia con este pueblo” reconociendo que es tiempo de “hacer una súplica al Señor” por los sufrimientos actuales y las luchas que se necesita seguir.
“Toda cultura tiene cosas que corregir” dijo el Obispo de La Ceiba, invitando a trabajar en lo  que hay que mejorar y hacer crecer. “Celebramos esta fiesta de la Pascua de la Resurrección de Jesús como un nuevo estilo de vida, esperamos ser signos de vida y resurrección en nuestra comunidad garífuna… Estamos viendo muchos signos de vida” compartió con esperanza.
Monseñor en el contexto del Jubileo de la Misericordia, hizo referencia al perdón como una necesidad, para trabajar por un pueblo unido por el perdón y no dividido, “si no que perdona… que bonito es sabernos perdonados” y pidió especialmente “Quiero pedirle al pueblo garífuna que sea un pueblo de fe, de eucaristía. Que sean como las primeras comunidades de Cristo, Vayan a sus parroquias, compartan la eucaristía, Cristo pan de vida bajado del cielo” Finalmente hizo mención del “gran líder” Celio Álvarez, quien celebraba este día de manera especial, y trabajó por que se le tomara importancia, y que “hoy lo hace desde el cielo, y les dice: Adelante, ustedes trabajen, amen y celebren por su cultura, trabajen, amen y celebran su fe… Pueblo Garífuna adelante, no se desanimen y vivan su fe, vivan su cultura”.

A %d blogueros les gusta esto: