Caminar Punto de Vista

Buen pastor y modelo

p5caminar2Caminar
Buen pastor y modelo
Jóse Nelsón Durón V.
“El subcomisionado de policía, German Fernando Reyes Flores, fue uno de los primeros oficiales que llegaron a la cita del 29 de noviembre de 2009, cuando miembros de la cúpula policial y mandos intermedios supuestamente planificaron el asesinato del zar antidrogas Julián Arístides González Irías… Sin embargo, Reyes al no estar de acuerdo con el crimen, guio a los investigadores hacia los videos que identifican a los autores intelectuales y materiales del crimen.” El Heraldo 5.04.2016.(Posteriormente, el Subcomisionado de Policía Reyes Flores fue asesinado) Como él debe haber en el seno policial ciudadanos de carácter e integridad, dignos del uniforme a ellos impuesto por la patria; razón por la cual mantenemos verde la esperanza de alcanzar la nobleza de las instituciones que merecen nuestros pueblos.
Es difícil, la historia lo ha demostrado, prevalecer y trascender en la memoria de las personas y, con mayor razón, en la de los pueblos. Es que es cuestión de ser, no de parecer ser. La calidad es cierto que puede aprenderse, pero normalmente se nace con ella; y quien la tiene nada en ella como pez en el agua. Es como la inteligencia, la elegancia, belleza, caballerosidad, honradez, humildad, valentía, sinceridad, finura y otras cualidades personales, que nacen con la persona como un regalo de Dios; sin embargo, como producto de un cambio de actitud, comportamiento y de un cambio de prioridades vitales, pueden llegar a ser aprendidas o, por una profunda conversión espiritual pueden llegar a ser insufladas en el espíritu humano por el de Dios. Las contrariedades fuertes, las vicisitudes y las angustias existenciales agudas e intensas, por otro lado, pueden ser detonantes que revelen el verdadero interior humano, que salta a la superficie de la realidad vital como grito agónico que quiere manifestarse. Es por ello que vemos en el entorno nacional y hemos apreciado en la historia nuestra, actos de heroísmo extremo en la denuncia de la injusticia, corrupción, delito y violaciones de los elementales derechos humanos.
Precisa el mundo de auténticos servidores; despojados de sí mismos y de intereses materiales y mezquinos; dirigentes y gobernantes sin ambiciones egoístas, impulsados por el derecho de las gentes a cada día mejores condiciones sociales, laborales, médicas, ambientales y de justicia, que formen parte del bien común, esencia y sustancia del Reino de Dios en la tierra. El Señor Jesús, Buen Pastor que habiendo “cruzado las fronteras de la muerte y puede conducirnos a través de ellas a la vida eterna”, nos explica, con la respuesta obtenida a Su palabra, cómo responde el pueblo a la voz de sus fieles servidores: “Mis ovejas escuchan mi voz, y yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy la vida eterna; no perecerán para siempre y nadie las arrebatará de mi mano”. Esta es precisamente la clave: que las ovejas lleguen a ser dóciles a sus buenos gobernantes y éstos huelan a oveja, no por su proveniencia u origen, sino por el continuo roce con las necesidades elementales del pueblo, sujeto y orillado siempre a vivir en el filo de la navaja del hambre, injusticia y necesidad. La mayor de las aspiraciones del pueblo, de los más necesitados, es disfrutar de la dignidad que le han robado y gozar de los frutos y bienes que Dios ha dado para todos, sin que le exijan pagar hasta por consuelo espiritual o el derecho a la salud, el trabajo, libertad y justicia. Que el Señor Jesús sea siempre el referente para quienes nos gobiernan, de todas nuestras acciones y el modelo de nuestra esencia humana.

A %d blogueros les gusta esto: