Actualidad

Familia franciscana realiza su Vía Crucis en aras de las justicia

El implacable sol, no fue impedimento para que esta familia Franciscana, junto al pueblo peregrinara desde el templo Los Dolores hasta la Catedral Metropolitana donde se finalizó con la Santa Eucaristía.

Suyapa Banegas

sbanegas@unicah.edu

El vaivén de los capitalinos, tan usual, típico del día sábado, personas paseando con sus niños, gente de compras, algunos refrescándose con bebidas de la temporada y deliciosos helados. Pero algo irrumpió de manera inusual este ambiente, era la familia Franciscana de esta Arquidiócesis, quienes desde el antiquísimo templo Los Dolores peregrinaron junto a decenas de fieles que vivieron un Vía Crucis muy especial.

Y los transeúntes vieron con admiración tal gesto. Este ejercicio piadoso, propio de La Cuaresma tuvo un tópico un tanto diferente, jóvenes con recortes de periódico, pancartas y acertadas reflexiones hicieron de las 14 estaciones del Vía Crucis un análisis muy reflexivo de la vida de Berta Cáceres y de esta manera también exigir justicia en este caso.

Fray René Flores, miembro de esta familia Franciscana dijo a Fides: “Ya teníamos planeados este Vía Crucis que hacemos todos los años, quisimos hacerlo en el centro como signo de estar en medio del pueblo y con el pueblo. Con el asesinato de Berta tomamos el símbolo de que los crucificados son los resucitados, ella fue una mujer que dio la vida, con la vida misma y así es que le dedicamos este Vía Crucis”.” Los franciscanos nos identificamos con las causas que tengan que ver con el cuidado de La Creación, creemos como dice la encíclica de La Misericordia que la misericordia se une a la justicia”.

En una de las estaciones se recordó: “Berta Cáceres recibió el premio Shalom, otorgado cada año a quienes arriesgan sus vidas en su lucha por la justicia y por la paz en el mundo”. Después se proseguía con el rezo del Padre Nuestro y las oraciones propias del Vía Crucis.

El implacable sol, no fue impedimento para que esta familia Franciscana, junto al pueblo peregrinara hasta la Catedral Metropolitana donde se finalizó con la Santa Eucaristía.

El son de las guitarras ejecutadas por las religiosas, llamaban la atención de los que pasaban por la zona peatonal

A %d blogueros les gusta esto: