Arquidiócesis

Monseñor Emiliani llama a luchar contra mora judicial

“La misericordia divina nos recuerda que las cárceles son un síntoma de cómo estamos en la sociedad, son un síntoma en muchos casos de silencios, de omisiones que han provocado una cultura del descarte” Papa Francisco.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“Nadie sabe lo que tiene hasta que lo pierde” versa este adagio popular que se vuelve realidad en aquellas personas que por uno u otro motivo han perdido la libertad y viven encerrados en los denominados “cementerios de vivos”.
Estamos viviendo el Año Extraordinario de la Misericordia y quienes han perdido la libertad también serán alcanzados por este amor del Padre, ya que ellos están  siempre en el corazón y el pensamiento de Dios, de la Iglesia y del Papa Francisco.
Una de las actividades que se está desarrollando en este momento en el país, es la construcción de varias cárceles. Ante esto, Monseñor Rómulo Emiliani, Obispo Auxiliar de San Pedro Sula y encargado por parte de la Conferencia Episcopal para la Pastoral Penitenciaria dijo que “en estos días, vamos a reanudar la construcción, teníamos tres meses sin dinero, parado todo; la tasa de seguridad ha dicho que nos dará más “platita” para terminar la primera fase que  es para 1200 internos”.
Asimismo, indicó el prelado “hay que trabajar con los presos directamente, a nivel técnico ayudarlos con la participación de abogados, porque muchos casos están totalmente dormidos ya que no hay quien los desempolve.  No hay quien despierte esos casos que están allí metidos en los archivos de los tribunales”
El obispo sampedrano invitó a los profesionales del derecho a unirse a esta importante labor, “necesitamos abogados comprometidos y voluntarios que nos ayuden a hacer que los casos se muevan, porque hay una mora judicial muy grande, eso sería un gran aporte

MISERICORDIA
Pero, ¿Cómo alguien que esta privado de libertad, podrá vivir esta misericordia de Dios? Monseñor Emiliani dijo que los presos pueden experimentar la misericordia “con una autentica compasión, sabiendo que son personas y no importa el delito, son seres humanos que necesitan ser atendidos para ser recuperados, para ser rehabilitados”
“Ellos necesitan una voz de aliento, de esperanza y de amor, necesitan la Palabra de Dios, vivir intensamente la misericordia” expresa Emiliani, quien a su vez señala la necesidad que más laicos se integren a esta acción pastoral. “Somos muy pocos a nivel nacional, no llegamos ni a 80 los que trabajamos en la Pastoral Penitenciaría, urge doblar el número para que más personas, sobre todo laicos, nos acompañen en los presidios”.
En su reciente viaje a México, el Papa Francisco recordó en el presidio de Juárez que “a veces pareciera que las cárceles se proponen incapacitar a las personas a seguir cometiendo delitos más que promover los procesos de reinserción que permitan atender los problemas sociales, psicológicos y familiares que llevaron a una persona a una determinada actitud”.

A %d blogueros les gusta esto: