Movilidad Humana

“Estamos llamados a tener misericordia con el migrante”

Honduras en los últimos años ha sido objeto de noticia  a nivel internacional por la gran cantidad de migrantes que son deportados ya sea de México,  como de los Estados Unidos.
Delfina Janeth Lagos
dlagos@unicah.edu
Fotos: Recopilación
Corresponsal Semanario Fides
Desde hace varios años,  Honduras está en la mira  de muchas organizaciones que trabajan para proteger los derechos humanos, en especial de velar por el bienestar de los cientos y cientos de catrachos que van en busca de una vida mejor, y se arriesgan a realizar una ruta peligrosa y de muchos días de camino para llegar  a los Estados Unidos.
Unos logran llegar, pero muchos se quedan en el trayecto en especial en México, ya sea porque no logran subir el llamado tren “La Bestia” o no logran pasar el desierto y alcanzar  su destino final y de estos centenares que intentan cruzar,  unos alcanzan establecerse en tierras aztecas, otros quedan en el olvido ya que son asesinados por diferentes pandillas que se encuentran en el camino.
Sabiendo que el Papa Francisco ha hecho el llamado a vivir este año de Misericordia a realizar obras que van de la mano con estar pendientes del hermano, surge la pregunta: ¿Existe la misericordia con el migrante?

“DESDE ABAJO”
Una de las respuestas a esta interrogantela expresa Sor Lidia Mara de Souza, coordinadora de la Pastoral de Movilidad Humana de la Iglesia Católica, ente encargado de estar pendiente de los hondureños que emprenden la ruta migratoria. “En ese trayecto han perdido la vida muchos hondureños, otros son retornados,  pero en situaciones difíciles con problemas psicológicas y otras situaciones peores”.
“El Papa Francisco nos hace el llamado a tener misericordia, y si nos preguntamos ¿qué estamos teniendo?, sabemos que los países donde están la gran mayoría de migrantes  no tienen respuesta  porque no conocen la preocupación del Papa.  En el caso de México hay inmensos obstáculos. Conocemos testimonios de migrantes que señalan que los conductores de los trenes se les ha obligado a ponerles más velocidad, con esto se les está diciendo maten la gente, ahí no hay ni una pizca de misericordia”. Señaló Sor Lidia
La hermana agrega,“que sí, hay apoyo de varias instituciones, de muchos laicos comprometidos, que dicen sí estoy con los que más nos necesitan.  Hemos palpado el hombro de la Iglesia pero desde abajo, la gente que es más humilde apoya, pero hay mucha población que tiene temor,  miedoo indiferencia para apoyar a los migrantes y si queremos hacer una obra de misericordia con ellos, el llamado es a no olvidarse de estos compatriotas.  Ellos ocupan de una mano amiga, cuando están en ese camino, y cuando son retornados, a un más, ya en muchos casas son vistos de menos por el simple hecho de ser deportados.
Cada semana las estadísticas de los deportados aumentan, ya las cifras mes a mes suben, pero la realidad es la que viven estos niños y adultos que salen de Honduras en busca de un futuro mejor, y van con ese futuro incierto. Ellos saben que es probable que no regresen al país y ante esta realidad apunta, la hermana Lidia: “falta mucho por comprender, para así tener misericordia con los migrantes hondureños, pero a eso estamos llamados,  a darle la mano al que más nos necesita”.

A %d blogueros les gusta esto: