Arquidiócesis

El verdadero arrepentimiento nos lleva al encuentro con Dios

Es por eso que el sacramento de la Reconciliación está en el centro del camino de la nueva evangelización en toda la Iglesia.
Lilian Flores: liflores@unicah.edu
Foto/Eddy Romero
La Iglesia marca la Cuaresma como un tiempo litúrgico de conversión, durante el cual el cristiano se prepara para la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo propicio para el arrepentimiento de los pecados, bajo el compromiso de ser mejores y así poder vivir más cerca de Cristo.
En torno a este periodo de preparación, el Papa Francisco convocó para los días 4 y 5 de marzo a la jornada “24 horas para el Señor”, con el deseo de que muchas personas se acerquen al sacramento de la Reconciliación. Quien vive esta experiencia suele reencontrar el camino para volver al Señor, para vivir un momento de intensa oración y redescubrir el sentido de la propia vida.
En la Bula de convocación del Jubileo de la Misericordia, el Santo Padre escribió: “La Cuaresma de este Año Jubilar sea vivida con mayor intensidad, como momento fuerte para celebrar y experimentar la misericordia de Dios, de nuevo ponemos convencidos en el centro el sacramento de la Reconciliación, porque nos permite experimentar en carne propia la grandeza de la misericordia. Será para cada penitente fuente de verdadera paz interior”.

EN  LA  ARQUIDIÓCESIS
El Obispo Auxiliar de Tegucigalpa, Monseñor Juan José Pineda, invitó a toda la feligresía para que fuese participe de esta gran jornada de reconciliación y buscar el perdón de los pecados, haciendo énfasis de que es necesario perdonarse uno mismo y así poder obtener el perdón de los demás. Durante la jornada sobresalió la misericordia de un Padre amoroso que espera a sus hijos con los brazos abiertos. Por tal razón en varios lugares durante estas 24 horas, se hizo la Coronilla de la Divina Misericordia, charlas basadas en el Año Jubilar, viacrucis, adoración eucarística, alabanzas, entre otras. Quienes tuvieron la oportunidad de cruzar la Puerta Santa después de realizar el sacramento de la Reconciliación también lo hicieron. Esta gran jornada sin duda alguna es movimiento del Espíritu Santo entorno al Papa Francisco,“es la forma de como nacen dentro de la Iglesia, las verdaderas tradiciones que a lo mejor dentro de 20 a 25 años va a ser religiosidad popular”, agregó Monseñor Pineda.

Dato
En el año 2014 nació la jornada de oración y confesión “24 horas para el Señor” por iniciativa del Pontificio Consejo para la Promoción de la Nueva Evangelización y contó con la participación de diversas diócesis del mundo. El año pasado el Papa Francisco, tras la gran acogida del año anterior, volvió a convocar a esta jornada en su mensaje para la Cuaresma 2015 e inclusive, se confesó en la Basílica de San Pedro en el marco de la liturgia penitencial con la que se dio inicio al evento.

A %d blogueros les gusta esto: