Diócesis San Pedro Sula

México sigue cantando y celebrando las bendiciones recibidas con la visita del Papa

p22papaMexicoMéxico sigue cantando y celebrando las bendiciones recibidas con la visita del Papa
Histórica visita papal en seis ciudades de México, con la participación de más de 10 millones de personas en los diversos encuentros, misas y vallas.
Texto y fotos: Johanna Kattan
jokattan@suyapamedios.com
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
México sigue brillando con las bendiciones que ha dejado la visita del Papa Francisco, que en realidad fue más que una visita, fue un acercamiento con los más vulnerables, con los ignorados por la sociedad, por los “descartados” como él suele señalarlo en sus discursos.
Han pasado los días y en tierra mexicana aún se respira la esperanza y el cariño que ha dejado este Sumo Pontífice, quien marcó la historia y el corazón de los mexicanos, y de todo el mundo que siguió por los miles de Medios de Comunicación esta histórica visita al segundo país con más católicos en el mundo. El sacerdote Antonio Camacho,  Secretario Ejecutivo de la Comisión Episcopal para la Pastoral de la Comunicación de la Conferencia Episcopal Mexicana, comenta que hay mucha alegría por esta primera visita de Francisco en México. “Muy contentos y muy emocionados, y sobre todo con una gran responsabilidad y tarea que nos ha dejado. Como hemos podido seguir tanto en sus mensajes como también en sus signos que ha tenido en los lugares donde estuvo presente, que nos ha dejado una gran responsabilidad y yo creo que a partir de ahora será esa la tarea la de realizar todo esto que nos ha pedido y nos ha solicitado que no es otra cosa sino que seguir el Evangelio, pero él lo ha expresado de una manera muy sensible, muy cercana y sobre todo con una autoridad moral que nos permite llevar a cabo esta misión que la iglesia tiene y que todo bautizado tiene que realizar”. El Semanario Fides entrevistó en Ciudad México al padre Antonio Camacho, quien comparte un resumen del recorrido de Su Santidad en este viaje, quien ha producido un efecto de vibrante, ha abierto los ojos de los que dejaron de ver esperanza, ha levantado al desanimado y ha comprometido a los líderes sociales y políticos a iniciar acciones de cambio, con el fin de caminar con fe, perseverantes en ser actores de cambios positivos.
“En cada una de las sedes donde estuvo presente, tuvo gran importancia puesto que él mismo fue quién decidió ir a estas sedes porque cada una reviste importancia muy significativa, tanto aquí en Ciudad México en la Basílica de Guadalupe, donde él desde antes pedía estar donde la Morenita de Tepeyac”, comenta el padre Camacho. Al llegar al Estado de México, visitó el Municipio de Ecatepec, donde presidió la Eucaristía, evento que fue el más asistido con 301.200 fieles congregados, según la Conferencia Episcopal de México, CEM.“Donde hay miles de personas que trabajan ahí,una zona que es la más poblada de todo México y quizás de toda Latinoamérica. Pero también ha sido significativa la visita en otras sedes como en Chiapas, haber estado con los indígenas  en San Cristóbal y  dedicarles unas palabras muy especiales”, relata el sacerdote.

UN ENCUENTRO CON LAS FAMILIAS
Camacho narró que cuando el Papa fue a Tuxtla, se dirigió a las familias “ha dicho que no es fácil vivir en familia  pero que prefiere familias heridas, familias que apuestan por la vida, y para ello conlleva a un sacrificio día a día, pero que vale la pena porque es donde se cultivan los valores y donde los niños y jóvenes son el futuro de cada país”.
En Morelia enriqueció las vocaciones y se impregnó de la alegría de la juventud. “En Morelia hizo un llamado a todos los sacerdotes, religiosas y seminarista, a que  y que cada uno den testimonio coherente de la vocación a la que han sido llamados. Y por la tarde cuando estuvo conlos jóvenes en un momento festivo, alegre al escuchar a los jóvenes sus inquietudes y las ha respondido, diciéndoles que se atrevan a soñar y que ellos son la riqueza de este México y de todo el mundo. Fue un llamado muy fuerte para apostar hoy en los jóvenes de hoy”.  Diversos momentos claves y sensibles ocurrieron en Ciudad Juárez, desde la visita a los privados de libertad, diversos instantes que Su Santidad se acercó a los internos, un tiempo especial fue al bajarse del vehículo para saludar y orar con los internos que estaban en el coro. El padre Camacho resalta que en su mensaje el Papa les recordó a los privados de libertad que sí es posible dar testimonio aún en una penitenciaría, “que no solo el arrepentimiento, también de que Cristo es posible vivirlo desde la cárcel”.  “Se dirigió al mundo del trabajo, dándoles palabras de aliento a los trabajadores quizás mal pagados, con bajos salarios, para que los  empresarios abran su corazón, su mente e inclusive abran su cartera para pueda dar un buen salario”, agrega el sacerdote y comunicador Antonio Camacho. En el encuentro que tuvo el Papa Francisco con el mundo del trabajo asistieron 3 mil 650 personas.

PALABRAS DE ALIENTO
En Ciudad Juárez hicieron un cierre de su recorrido excepcional. “Uno de los momentos cruciales, la misa en Ciudad Juárez, donde ha hecho un llamado para que cese todas esas barreras, esos muros, y unas palabras de aliento que dio a los migrantes, dirigiéndose no solo a los de México sino a todos los de Centroamérica y a los que estaban al otro lado en Estados Unidos”. Durante la misa multitudinaria en Ciudad Juárez,  según datos proporcionados por la Conferencia Episcopal de México  en la celebración estuvieron presentes unas 210 mil 760 personas. Y en el mismo momento, unas 50mil personas se reunieron en el Estadio Sun Bowl de la Universidad de Texas, en El Paso, Estados Unidos. Una celebración ala que el obispo de la diócesis de El Paso, monseñor Mark J. Seitz, llamó a “TwoNations, OneFaith” traducida al español:Dos naciones, una fe.
“Y esto ha sido de alguna manera todo un recorrido que él ha hecho con puntos muy importante que él escogió, en donde puso de manifiesto la situación crucial que vive el país, casos de violencia, narcotráfico, migración, dando aliento a los enfermos,escuchando a jóvenesque pasan situaciones difíciles y que él los tiene en su corazón. Invitando a echarle ganas, no solo dar una palmadita de apoyo sino para que de verdad hagamos cambios de vida con todo lo que tenemos, comenzando en nuestra vida, en la familia y en la sociedad”, agrega el sacerdote Antonio Camacho en  su análisis sobre la visita del Papa Franciscano en México.

A %d blogueros les gusta esto: