Arquidiócesis

“Llamados a ser instrumentos de sanación y misericordia”

p8enfermos“En cada enfermo descubrimos la mirada misericordiosa de Dios, pero también descubrimos un lugar predilecto de Dios para que nosotros seamos esa manifestación de la misericordia”,
dijo el padre Lenin Cruz.
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Con una Eucaristía y el Sacramento de la Unción de los Enfermos a decenas de personas, se conmemoró en la Catedral Metropolitana, la Jornada Mundial de los Enfermos, en el marco de la fiesta de Nuestra Señora de Lourdes.
Presidió la Eucaristía el padre Lenin Cruz, junto a los presbíteros Juan Carlos Martínez, John Wallace, Sebastián Cruz, Luis Gutiérrez y el diácono David Morales.
Desde tempranas horas, este recinto capitalino albergó a centenares de feligreses que buscaban la sanación espiritual y corporal. Esta celebración ya es una tradición en la Catedral Metropolitana, pero esta vez por conmemorarse el Año de la Misericordia,  tuvo una connotación especial.

FE CUADRIPLÉJICA
En su mensaje, el padre Lenin dijo que “no sólo hay que visitar al enfermo, hay que hacerle sentir humano, porque muchas veces hacemos sentir a nuestros enfermos como un paciente más, aunque esté en la casa y no somos cercanos, por lo tanto, nuestra actitud tiene que ser no sólo de intercesión como María, sino,  ser más generosos”.
El presbítero advirtió que “muchas veces nuestro pecado nos tiene postrados, porque nuestro actuar dentro de la Iglesia y fuera de ella es un actuar casi como cuadripléjico, Muchas veces vivimos una fe cuadripléjica porque es una fe acomodada, displicente,  alejada e indiferente de la realidad del que sufre, del que más necesita. Tenemos que dejar primero que el Señor sane nuestra historia y nuestra vida.”
Exhortó a “dejar al lado la autosuficiencia de creernos  que podemos valernos por nuestros medios porque nos sentimos bien, pero que en la realidad no lo estamos, es preciso, reconocer nuestra miseria, para darle lugar a la misericordia, reconocer nuestra enfermedad para darle lugar a la mano de Dios que a través de sus mandatos, busca liberarnos, sanarnos y restaurarnos”.

SALUD DE DIOS
Asimismo, indico que “podemos ser salud de Dios, para liberar, sanar y restaurar a nuestros hermanos que en medio de la enfermedad corporal y espiritual, necesitan de Dios”. El padre Cruz hizo un llamado a ser el “medicamento de Dios, que en medio de la diversidad de carismas que hay dentro de la Iglesia, actuamos como un genérico de ese amor y misericordia que sana”.
Los laicos son los llamados a extender la misericordia de Dios, ya que “pueden abarcar lugares, en donde nosotros los presbíteros, diáconos, religiosas no alcanzamos, pero ustedes sí. Dentro de tu familia, en tu trabajo, allá afuera en el mundo, es la invitación concreta que Dios te hace hoy” finalizó.
Posterior a la homilía, se impartió el Sacramento de la Unción de los Enfermos a decenas de personas que asistieron a este lugar.
Uno a uno se fue acercando a todos los presbíteros que impartieron este sacramento de curación. Cada fiel, fue signado con el Óleo de los Enfermos en la frente y las manos. Sobre algunos otros, se impuso las manos y se realizó oración. Posterior a esto, continuó la Eucaristía.
Temática
El tema elegido para este año es  “Confiar en Jesús misericordioso como María: Haced lo que Él os diga”, se inscribe muy bien en el marco del Jubileo extraordinario de la Misericordia.

A %d blogueros les gusta esto: