Diócesis San Pedro Sula

El padre Henry Asterio Rodríguez, nuevo responsable de Pastoral Vocacional

p16padre“Jóvenes no tengan miedo, acérquense a su párroco, vicario o alguna religiosa, atrévanse a  preguntar, a dejarse orientar y acompañar para que puedan descubrir que Dios les llama y despejar sus dudas,
no pierden nada y pueden ganarlo todo”, dijo el nuevo responsable de Pastoral Vocacional.
El reciente fin de semana se llevó a cabo la primera reunión Diocesana de Pastoral Vocacional, en la que se unieron dos acontecimientos: la despedida del padre Noé Alvarenga, queestuvo a cargo en los últimos años de esta pastoral, y también el recibimiento del Padre Henry Asterio Rodríguez, como nuevo responsable de nuestra Diócesis.
Al participar en esta reunión, las primeras impresiones del padre Henry fueron de admiración por la disponibilidad  de tiempo, esfuerzo e ilusión que cada agente coloca en su trabajo promocional y en la vocación de los chicos que responden, “es gratificante poder palpar el deseo de los laicos por ver crecer el clero de la Diócesis en cantidad y en calidad”, manifestó.
El Padre Henry, perteneciente al clero diocesano, fue ordenado sacerdote el 26 de julio de 2014; en su primera responsabilidad pastoral, fue nombrado Vicario de la Parroquia Medalla Milagrosa, en Choloma, Cortés, en el sector de la López Arellano.
Consultado sobre su sentir al conocer la nueva labor pastoral encomendada, comentó:“en primera instancia mucha alegría, porque es una labor pastoral que me apasiona y en la que siempre me ha gustado colaborar de diferentes maneras. En segundo lugar, gratitud con Dios y con el Señor Obispo por la confianza depositada en mis pobres manos y, en tercer lugar, como dice San Pablo: “temor y temblor” pues sé que la labor es inmensa;  mi gran deseo es poder servir, servir y servir siempre”.
Se plantea como los grandes desafíos para la animación vocacional, los siguientes aspectos:
• Motivar la participación de las parroquias, que aún no se suman al trabajo de la promoción vocacional en la diócesis, y lograr que en cada parroquia haya un equipo de PastoralVocacional.
• Tratar de aprovechar al máximo los medios de comunicación para expandir la cultura vocacional entre los jóvenes, de una forma atractiva y accesible.
• Consolidar la sinergia pastoral que debe existir entre los equipos de  Pastoral vocacional, la Pastoral juvenil, pastoral de catequesis, pastoral Educativa y los grupos de monaguillos.
A los jóvenesque sienten una inquietud hacia el sacerdocio, los exhorta a no tener miedo,“acérquense a su párroco, vicario o alguna religiosa, atrévanse a  preguntar, a dejarse orientar y acompañar para que puedan descubrir que Dios les llama y despejar sus dudas, no pierden nada y pueden ganarlo todo”.
Finalmente dirige una petición al pueblo de Dios:“no dejen de orar intensamente y con fervor, pidiendo muchas y santas vocaciones, porque si el pueblo no ora por sus futuros pastores todo esfuerzo será vano; les recuerdo, y no lo deben olvidar, que todos somos agentes de pastoral vocacional.Uno puede asesorar o coordinar, pero la labor es de todos”, concluyó.

A %d blogueros les gusta esto: