Diócesis La Ceiba

Ceibeños celebran Jornada Mundial de los Enfermos

p17enfermos“El ser humano jamás debe perder la fe y la esperanza, muchos de nosotros caminamos por la vida con pesadas cargas, no queremos dejarlas a un lado y llega el momento que nuestro andar se vuelve lento y doloroso, ya que las cargas nos consumen cada día más, carcomen el corazón y los sentimientos, nos hacen entrar en duda y perder la fe”.
Texto y Fotos: Rolando Obando
redaccion@semanariofides.com
Cerca de un centenar de personas fueron ungidas durante la Eucaristía conmemorativa de la Jornada Mundial de los Enfermos, realizada en esta ciudad de La Ceiba en el templo de la Medalla Milagrosa, la Misa fue organizada  por la Red de la Salud que funciona en la Parroquia San Isidro y otras localidades de esta Diócesis
La ceremonia presidida por el padre Jesús Calderón,  se efectuó el pasado  11 de febrero a las tres de la tarde, cuando los  cristianos católicos rememoramos la aparición de la Virgen de Lourdes, a la cual se le atribuyen varios milagros. En la  misma fecha se celebra la Jornada Mundial de los Enfermos.
En su homilía el sacerdote Jesús Calderón, quien se encuentra en un proceso de recuperación tras haber sufrido complicaciones de salud, se dirigió a más de 70 personas que llegaron en busca de una palabra de aliento, en busca de recuperar la salud, en busca de un milagro, y cientos de enfermos más que a través de la Radio San Isidro escucharon la Eucaristía.
“El ser humano jamás debe perder la fe y la esperanza, muchos de nosotros caminamos por la vida con pesadas cargas, no queremos dejarlas a un lado y llega el momento que nuestro andar se vuelve lento y doloroso, ya que las cargas nos consumen cada día más, carcomen el corazón y los sentimientos, nos hacen entrar en duda y perder la fe”, dijo el sacerdote.
Luego prosiguió: “Quizás tu sonrisa verdadera se ha ido, quizás has pensado en abandonar el camino santo, posiblemente dices que tu fe ya no te alcanza para superar tus pruebas, etc. Solamente reposa, descansa, espera y confía en Tu Señor Dios… Jesús nos manda a amar y perdonar, el odio es amor herido, muchos se llenan de odio, cuando su amor ha sido lastimado, herido, mancillado, pero Dios nos invita a amar por siempre. Dios quiere que todos seamos felices
El  hermoso templo llamado popularmente  Iglesia La Milagrosa,  no fue escogido por casualidad para celebrar la Misa a los enfermos. De acuerdo a la historia los primeros pobladores de la ciudad que provenían de Olancho, además de los garífunas asentados en la zona, construyeron en 1862 la primera capilla de La Ceiba bajo el nombre de La Inmaculada Concepción, conocida actualmente como Iglesia Virgen de La Medalla Milagrosa.

LA UNCIÓN
Después de la homilía el Padre Jesús recorrió el templo ungiendo frente y manos a las y los enfermos o ancianos, con los santos óleos (el óleo es un aceite de oliva que es bendecido por el Obispo el Jueves Santo) y les hacia la siguiente oración: “Por esta santa unción y por su bondadosa misericordia te ayude el Señor con la gracia del Espíritu Santo para que libre ya de los pecados, te salve y te alivie por su benignidad”.
Seguidamente el Padre Jesús, realizó una hermosa oración por los enfermos presentes y ausentes, clamando sanación, pidiendo a la Madre de Dios,  la Virgen María,  su intercesión e hizo hincapié en que ella posee ojos vigilantes y misericordiosos por todos sus hijos.
También oro por todas las personas que trabajan incansablemente en la Pastoral de la Salud, personas que velan por la salud de los enfermos y agradeció: “Gracias a todos los médicos, enfermeras, doctoras, laicos comprometidos con la Iglesia y la comunidad, gracias a los medios de comunicación que dan a conocer a todos el trabajo invaluable de todos nuestros hermanos al servicio de Dios”
Al concluir la Eucaristía interrogamos  al padre Calderón sobre Cuándo inició la unción de los enfermos?  Y respondió: “Cristo durante su vida siempre mostró un gran amor por aquellos que padecían algún mal, que tenían alguna enfermedad o dolor. El Evangelio relata cómo Jesús curó a paralíticos, ciegos y otros enfermos”.

A %d blogueros les gusta esto: