Caminar Punto de Vista

La neblina y la nube

p5caminarCaminar
La neblina y la nube
Jóse Nelsón Durón V.
Más que fuente, Dios es hontanar, origen prístino de todo: fuentes, sabidurías, potencias, bellezas, amores y poderes. Él es principio de cada algo. Primer Principio; garante de la realidad humana; solamente perceptible en toda su dimensión por las almas puras.Y nos manifestó por Su Hijo que Él es la Verdad, con mayúscula. Y nos pidió buscarla; claro, si queremos ser libres. Porque vivir en la Verdad, tenerla, practicarla, decirla y luchar por ella, es hacer uso de la plena libertad que Él mismo ha fincado en Su amor, por todos los hombres de todas las épocas, sin importar su condición, costumbres, lengua, color o manera de pensar o de comerse los frijoles. Ama que seamos libres, quizás porque en esa condición es cuando somos más auténticos o porque es la única manera de ser legítimo, genuino y puro. Vuelve la vista a otro lado cuandonos encadenamos, reos de nuestras propias decisiones; víctimas de nuestra lascivia, avidez, egoísmo o soberbia.
Nuestro Dios es antítesis de lo ordinario, rebuscón, violento, burlesco, bullanguero. Él ama la tersura de la conversación amable yel silencio sabio de la prudencia; como cuando se retira a orar al bosque a solas y en silencio, para escuchar desde lo ignoto de la creación la amorosa y firme voz del Padre, que le envía reiteradamente por los caminos pisoteados por los hombres, para reconstruirlos, rellenando con Su amor las oquedades pecaminosas de los egoísmos y terquedades humanas. Hay quienes se enamoran hasta de sus bigotes, ropas, vehículos y de cada billete que al rozar su mano engreída, la deja empapada de lágrimas de madres que gustosamente las guardarían para sus hijos, los despreciados, hambrientos de pan, escuela y gozo infantil, porque en el relajo de las elecciones es tanta la borrachera de egos y conciencias que todo lo valioso en realidad se pierde. Si al callar los hombres pudieran rememorar las tonterías dichas, pensadas o hechas, quizás tropezaríancon una que otra verdad vergonzosa que se ha escondido en sus egos, hinchados por el mal del pecado y el apretar de cadenas autoimpuestas.
La neblina, que muchas veces nos parece nostálgica y atractiva, solamente está ocultándonos el bosque, que sí guarda bellezas insospechadas en su interior. Es como nuestros intereses sensuales, que solo ocultan el verdadero interior de labelleza observada. Y como nuestras pretensiones y caretas, nacidas de tanto jugar al artista en el trato con los demás; son tantas nuestras falsas posturas, ademanes y altiveces, que olvidamos nuestra propia naturaleza y realidad. Ni siquiera mencionemos la realidad de los otros: desaparecieron por el arte de la magia de nuestra opulencia y la desenfadada superioridad enfermiza que oculta, más bien, complejos arraigados en nuestras pobrezas y carencias. Al inicio de la Cuaresma, tiempo propicio para encontrarnos, y con nosotros a Dios y a nuestros prójimos, el Señor se nos aparece rodeado de gloria y dice san Lucas que Él “No había terminado de hablar,cuando se formó una nube que loscubrió; y ellos, al verse envueltospor la nube, se llenaron de miedo.”La neblina oculta lo mejor de nosotros mismos a los demás y la nube nos oculta a nosotros, prisioneros de nuestros propios miedos.

A %d blogueros les gusta esto: