Editorial

Editorial del Domingo 21 de Febrero de 2016

p4congresoUna elección polémica
¡Al fin el Congreso Nacional eligió la Corte Suprema de Justicia! Una elección polémica que se consumó en el lapso de 18 días, con una votación pública y con seis votaciones “diz” que secretas. Votaciones secretas, pero en las cuales hubo grupos políticos que tenían la consigna de que sus miembros publicitaran la forma en que habían votado.
Fue un evento en que las diferentes bancadas de diputados, midieron fuerzas con el deseo de descubrir sus fortalezas y debilidades, a la hora de tomar decisiones que sean vitales, para el futuro de la nación.
A pesar de que el procedimiento de elección de magistrados, está consagrado por la letra de la Constitución de la República, y además, reconocido en la práctica,por la escogencia previa de integrantes de la Corte Suprema en años anteriores. Está tan bien establecido, que cuando se quiso cambiar el procedimiento en el 2009, no fue posible hacerlo, por considerar que dicha modificación era ilegal. Sólo son aptos para optar a una magistratura los candidatos enviados por la Junta Nominadora legalmente instalada,
Pero aún con estos antecedentes, al llegar la lista de los 45 candidatos al Congreso Nacional, el Partido Libre, objetó que el proceso de escogencia no era de carácter democrático, y que a menos que se cambiara el procedimiento, ellos iban a votar no reconociendo, a ninguno de los que fueron seleccionados para poder ser electos como magistrados.
La estrategia política del Partido Libre era dificultar la elección, teniendo como objetivo que al ser imposible integrar una nueva Corte Suprema, se consensuara un nuevo procedimiento que permitiera que miembros del partido, pudieran ser elegidos, y no sólo los nacionalistas y liberales que venían incluidos en la lista que envió la Comisión Nominadora, acreditada legalmente.
Por su parte, el Partido Anticorrupción, también decidió cuestionar la elección, al no aceptar los candidatos consensuados por los Partidos Liberal y Nacional. El objetivo era demostrar que ante la negativa de “Libre” para respaldar la elección, el PAC se volvía el fiel de la balanza, si se deseaba alcanzar la mayoría calificada (86 votos) y así poder elegir  cualquier magistrado.
Esta pretensión del PAC quedó demostrada al elegirse los primeros 8 Magistrados, con los sufragios de algunos de sus diputados. Lo que le dio al PAC la posibilidad de hacer negociaciones con los partidos tradicionales, para intentar cambiar algunos candidatos, y substituirlos por algunos de la escogencia de la bancada del PAC,
Los cabildeos se hicieron, parece ser que hubo consensos, pero éstos no prevalecieron. De manera que, a la hora de elegir, cada partido votó en la forma que habían determinado previamente, y el PAC votó públicamente haciendo una “X” sobre la papeleta, sin que asignara voto a ningún aspirante en particular.
Al final, la nueva Corte Suprema fue electa, cuando por contradicciones internas en el seno de los ´partidos opositores, se rompió la rigidez electoral y algunos diputados, molestos por la actitud de su dirigencia partidaria, decidieron votar por los aspirantes a magistrados que habían sido propuestos, a lo largo de las varias elecciones realizadas.
La sociedad civil, las iglesias, la prensa y aún los miembros del G16, tenían mucho interés en que se eligiera la nueva Corte Suprema, pues su dilación, evitaba que los Legisladores se ocuparan de atender otros asuntos, que son vitales para la vida nacional.
De hecho, esta elección fue una buena experiencia en que se resaltó la pluralidad que existe actualmente en la realidad política nacional. Se evidenció la necesidad de recurrir a la mesa de las negociaciones para consensuar, que será la forma usual de tomar decisiones en el futuro.
Y también se observó la falta de experiencia que existe en la clase política para poder dialogar correctamente. Y no hay que olvidar que el Papa Francisco ha indicado que: “el diálogo es el único medio que puede obtener frutos de paz y justicia”
Recordemos las Palabras del Señor Jesús: “Busquen primero el Reino de Dios y su Justicia….lo demás vendrá por añadidura”.

A %d blogueros les gusta esto: