Arquidiócesis

Con mucho éxito realizan “Gran Desayuno Cuaresmal”

El Cardenal Rodríguez haciendo referencia a la enseñanza del “Buen Samaritano”, exhortó a los presentes a practicar la misericordia, a no ser indiferentes sino que ser solícitos al dolor de los demás y maxime en este Año de la Misericordia.

Texto y fotos: Suyapa Banegas

sbanegas@unicah.edu

Con la presencia multitudinaria de decenas de fieles, representantes de varios sectores de la sociedad se llevó a cabo con mucho éxito el Gran Desayuno Cuaresmal, en el que además de edificarse con una disertación de parte de Su Eminencia Cardenal Óscar Andrés Rodríguez se colabora con las vocaciones del Seminario Mayor Nuestra Señora de Suyapa.

La hora fijada estaba dada, los cantos de animación dieron paso a la entrada del Cardenal Rodríguez, junto al Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis Monseñor Juan José Pineda, quienes al saludar a los presentes se dirigieron hacia al estrado principal, donde ya los esperaban el presbítero Carlo Magno Núñez, Canciller de la Arquidiócesis y el padre Juan Antonio Hernández.

Al iniciar el Presbítero Núñez les dio la bienvenida a los presentes, mientras que el padre Hernández hizo la oración inicial del evento.

Acto seguido, los presentes se prepararon para escuchar las palabras del Cardenal Rodríguez, quien mediante la enseñanza del “Buen Samaritano” exhortó a los presentes a practicar la misericordia, a no ser indiferentes sino que ser solícitos al dolor de los demás y maxime en este Año de la Misericordia. Por otra parte también abordó el tema del Zika donde enfatizó la importancia de eliminar el vector que transmite la enfermedad y conservar la vida humana y maxime de los pequeños que están por nacer.

Asimismo, hizo referencia a practicar las obras de misericordia tanto espirituales y corporales, sentir con el hermano que más nos necesite, además pasar por la “Puerta Santa” y recibir también de parte del buen Dios esa misericordia.

Al final de la disertación Monseñor Pineda hizo la oración de la bendición de alimentos y así los presentes se dispusieron a degustar del desayuno en medio de la algarabilla de premios que fueron entregados a través de una rifa conforme a número de tarjeta de los asistentes.

Y así con esta idea de ser “ Misericordiosos como el Padre”, se llevó a cabo este “ Gran Desayuno Cuaresmal”, con la esperanza de experimentar el amor de Dios reflejado en la Misericordia y llegar también a tocar las llagas de los más necesitados.

A %d blogueros les gusta esto: