Choluteca Diócesis

UNIVERSITARIOS DISPUESTOS A UNA CONVERSIÓN PARTICIPAN EN MISA DE MIERCOLES DE CENIZA

“Debemos ser portadores de cristo, para que cuando mis obras demuestren la misericordia de Dios no sea yo quien sobresalga, sino Dios en mis obras.. Padre Mauricio Pérez

Texto y Fotos: Oscar Ibrahan Rodríguez

ibrahanrodriguez@yahoo.com

La comunidad universitaria de la UNICAH campus Dios Espíritu Santo participó en la misa del Miércoles de Ceniza con un corazón dispuesto a la conversión.

La Eucaristía en la jornada matutina fue presidida por el Padre Mauricio Pérez, quien de manera muy particular transmitió la palabra de Dios a estudiantes y empleados de esta institución universitaria.

En la homilía el sacerdote explicó sobre el significado de la cruz y la palabra INRI. “Nadie puede amar lo que no conoce. Dios nos conoce y nos ama, a pesar de los pecados Dios sigue confiando en el hombre. Somos seres humanos y para cambiar al mundo debemos cambiar primero nosotros por dentro”. Reiteró el presbítero.

En palabras de Padre Mauricio: “Cuaresma es un camino y por lo tanto es necesario en cierto momento hacer un alto, sobre todo porque podríamos ir en la ruta equivocada. En ese sentido, hoy el Señor nos está pidiendo hacer dicho alto y determinar si vamos en el camino correcto, el camino que nos lleva hacia el cielo. Somos ciudadanos del cielo y por lo tanto nuestro destino está allá.”

En la celebración eucarística y cantando en el coro se encontraba de cumpleaños la Ing. Rocío Estrada, bibliotecaria del campus y una persona muy generosa a quien el sacerdote felicitó de manera muy relacionada a la técnica que él utilizó para transmitir la palabra de Dios.

“Cada miércoles de ceniza iniciamos el inicio de la cuaresma, es un tiempo para entregar el corazón. Por eso es importante reconocer a quien le hemos regalado el corazón, en quien hemos puesto la confianza y esperanza. A la luz de la palabra de Dios el Señor nos pide simplemente el corazón, en otras palabras ENTERITOS para que con su gracia que deposite en nosotros, podamos transmitir su misericordia. En este año de la misericordia la cuaresma significa ser otros cristos, es decir portadores de cristo lo cual en griego se llama CRISTOFOROS, para que cuando mis obras demuestren la misericordia de Dios no sea yo quien sobresalga, sino Dios en mis obras. La cuaresma también es un camino de reconciliación, un camino de desterrar la ley del talión de ojo por ojo y diente por diente y convertir dicha ley en PERDON, esto es el camino hacia la conversión y la unión con el Señor quien nos ama infinitamente” afirmó el Padre Mauricio.

A %d blogueros les gusta esto: