Editorial

Editorial del Domingo 14 de Febrero de 2016

Globalizar la solidaridad
El Papa Francisco lo ha expresado con claridad: “Hay que mantener vivo el valor de la solidaridad – esta palabra que corre el riego de ser borrada del diccionario –  como actitud moral, expresión de la atención hacia el otro en todas sus legítimas exigencias».
Y es que la actitud solidaria no puede dejar de practicarse, si se toma en cuenta que todos los miembros de una nación, son simultáneamente, hijos del mismo Dios Padre y de idéntica naturaleza humana. Cada uno, entonces, tiene que asumir la responsabilidad de hermanos, según San Pablo de “llevarlas cargas de los otros”, en los distintos aspectos de la naturaleza humana.
La solidaridad se manifiesta al compartir los bienes materiales y los bienes del espíritu, de acuerdo a las necesidades que estén insatisfechas en la existencia de las personas con las que se convive, en forma próxima o remota. De tal forma que nadie experimente una soledad sufriente o sea menospreciada por la indiferencia de quienes tienen la posibilidad de ayudarle.
Con base en la actual situación que vive Honduras, en materia de salud, dada la amplia variedad de las enfermedades producidas por el zancudo Aedes Aegypti, especialmente la denominada Zika, sobre la cual la OMS ha lanzado una alerta mundial, dado su rápida difusión en todos los continentes y sus efectos devastadores sobre la salud pública.
En efecto, aunque aún está en estudio cuales es el desarrollo y las secuelas de la enfermedad del Zika, existen algunos aspectos particulares de la enfermedad que hacen temer, que es capaz de causar fuertes daños en amplios estratos de la población.
En América Latina, Brasil es la nación que ha sido más afectada por la infestación del virus que produce el Zika. Esa Nación ha tenido resultados negativos en aspectos de salud pública que resultan alarmantes. Por lo cual ha quedado demostrado que hasta el momento existe una correlación el incremento de dos males de salud y el virus del Zika.Los males que ha disparado su ocurrencia son: 1) un incremento quintuplicado en nacimiento de niños con microcefalia (malformación que afecta el cerebro de los fetos) y 2) un incremento exagerado en Personas afectadas por el síndrome de Gilliain-Barré
(que consiste en que el sistema inmunológico de la Persona ataca por error a su propio sistema neurológico periférico) causante de parálisis total bilateral que puede, en ciertos casos, provocar la muerte cuando quedan paralizados los músculos de la respiración.
De manera que los hondureños se encuentran frente a una amenaza de salud pública que es inédita, y muy severa. Y para la cual no está preparado el sistema hospitalario. El Zika exige a todos los ciudadanos que asuman una actitud solidaria, para poder destruir los criaderos del zancudo que la produce, de manera decidida y efectiva.
El gobierno de la República ha decretado emergencia nacional. Se ha emprendido una campaña de destrucción del vector, donde está involucradas las autoridades nacionales y locales, y todas las Instituciones comprometidas enla protección de la población.
No obstante, es necesario entender que una amplia parte de la  población, está corriendo peligro de ser infestada. Por ello, de la misma  manera toda la población tiene que estar muy involucrada en la eliminación del Aedes Aegypti.
Pero es la sociedad civil la que debe llevar la voz cantante en la concientización de los ciudadanos. En la vigilancia para que las autoridades nacionales y locales, no detengan las campañas de destrucción del vector. Pero sobre todo, que haya unidad y estrecha solidaridad de la ciudadanía, en los sitios donde convive la población, a todos los niveles. Ciudades, pueblos, caseríos, barrios, colonias, zonas marginales, etc.
En la actual situación de amenaza a la vida humana de los hondureños, los distintos sectores que conforman la estructura social, política y económica de la nación, están llamados a globalizar la solidaridad para que Honduras pueda sortear esta terrible amenaza.
Las actitudes solidarias, contribuyen a disminuir los conflictos generados por intereses egoístas, y conducen a promover un nuevo orden democrático, basado en la justicia y la caridad para con los más débiles de la sociedad.
La Solidaridad fue exigida por el Señor Jesús: “Este es mi mandamiento…. ámense los unos a los otros….como Yo los he amado”.

A %d blogueros les gusta esto: