Caminar Punto de Vista

No todo es igual

p5caminar

Caminar
No todo es igual
Jóse Nelsón Durón V.
San Cirilo de Jerusalén, Obispo y Doctor de la Iglesia, años 315 a 386, hombre sencillo y humilde, amigo de la conciliación y del acuerdo y enemigo de las discusiones, era un hombre suave de carácter, enemigo de andar discutiendo, que deseaba más instruir que polemizar y trataba de permanecer neutral en las discusiones. Libró verdaderas batallas teológicas defendiendo la fe verdadera y el Concilio general de Constantinopla, en el año 381, lo llama “valiente luchador para defender a la Iglesia de los herejes que niegan las verdades de nuestra religión”. Bien, este sencillo pero enfático padre de la Iglesia dice: “Mansa es la oveja y nunca ha sido engrandecida por su mansedumbre, porque no es mansa por su voluntad, sino por su naturaleza… El alma es libre y dueña de sí misma, y el diablo puede ciertamente sugerir algo, pero no tiene poder para forzar su voluntad” Es cierto que somos libres, pero todo fue hecho por nuestro Creador con una naturaleza que debemos respetar, exactamente adecuada para las necesidades del ser humano; especialmente nuestro cuerpo, cuyas partes ciertamente deben ser y servir para lo que fueron creados.
La sociedad es cautiva de sus propias limitaciones, esclavitudes y excentridades. Por lástima, falsa solidaridad o imitación de lo churro y de lo fiasco, o quizás por el prurito de ser notados, tendemos a aceptar, permitir y hasta acuerpar con una facilidad asombrosa asuntos de tipo social que están reñidos con la moral y las buenas costumbres, porque, de paso, esa actitud de aceptación nos hace parecer cultos y generosos.
Pero debemos poner bien fuerte los pies sobre la tierra y fundamentar nuestras existencias sobre terreno sólido, tomando conciencia de que hasta los más insignificantes gestos son aprendidos por los pequeños y esa actitud va volviéndose una norma. La sociedad, que se ha vuelto igualitaria (marginalizadora en términos de posesiones solamente), sabia, sucedánea, sustitutiva, conformista, irrespetuosa, ha desaparecido los rangos, funciones y títulos; la invasión de áreas y campos profesionales es común y el improvisado sabe igual o más; el sexo fue igualado al género, que el Oxford English Dictionary define como “eufemismo para el sexo del ser humano, a menudo con la intención de enfatizar la distinción social y cultural entre los sexos, en oposición a la distinción biológica”.
Ahora es lo mismo Juan que Juana y que Juani. La repercusión social de este comportamiento es grande y debe ser vista seriamente, dejando aparte eufemismos y sensiblerías. El padre y la familia ya no tienen las categorías ancestrales en la mente de los niños, que van aprendiendo a aceptar todo como normal; ya ni siquiera tienen oportunidad de cuestionarse y cuestionar a los demás. El anti valor es correcto. La tradición y lo antiguo debe desaparecer.
El santo Evangelio es siempre buena nueva y el pasaje que leímos este domingo nos presenta al Señor Jesús en el inicio de Su misión en el mundo, en su propio lugar, Nazaret, con modos y actitudes propios: Entró en la sinagoga y se levantó parahacer la lectura, desenrolló elvolumen del profeta Isaías, leyó, enrolló el volumen, lo devolvió alencargado y se sentó.Los ojos de todos losasistentes a la sinagogaestaban fijos en él. Entonces comenzó a hablar. Percibamos esto. Frecuentemos los sacramentos, vayamos a la santa Eucaristía y escuchemos atentamente con toda serenidad y naturalidad, recordando que en ella reside la voluntad de Dios, que nos ama a todos y nos ha hecho a imagen y semejanza Suya. Amén.

A %d blogueros les gusta esto: