Editorial

Editorial del Domingo 24 de Enero de 2016

p5editorial

Un acontecimiento importante
Mañana lunes 25 de enero, es la fecha que indica la Constitución de  la República, para que se elijan los Magistrados que habrán de integrar la nueva Corte Suprema de Justicia. Es un suceso muy importante, pues significará garantizar que los tres Poderes del Estado están constituidos. Y la certezaque  existirá una renovación de sus miembros, en la institución que dirigirá el sistema judicial hondureño.
Es un  suceso muy esperado por la ciudadanía que anhela la selección de magistrados que sean reconocidos, no sólo por su capacidad y experiencia profesional, sino por su honradez personal y su compromiso con la verdad y la justicia.
Los candidatos han sido sometidos a un exhaustivo proceso de escogencia, realizado “ad-honores” por un grupo de ciudadanos, integrados en la Junta Nominadora, la cual fue nombrada en los términos que indica la Constitución. Ha sido un trabajo cuyo aspecto más destacado, fue la lucha que han tenido que librar para evitar las intromisiones e injerencias, de parte de personas y organismos nacionales.
Así también hubo intromisión de juristas extranjeros que fueron traídos al país por ONG´s  hondureñas. En este último caso, se atrevieron a sugerir cambios en la forma de realizar su trabajo, cuando ya está bien delimitada dicha función en la Carta Magna, y además existen precedentes de elecciones previas.
Ahora, una vez elegidos 45 candidatos, la responsabilidad corresponde a los diputados, que han de ejercer la función electoral de los nuevos magistrados. Función que ejecutarán en su condición delegada de representantes del pueblo. Por lo cual se espera que emitan sus votos “en conciencia y en verdad”, de manera que la elección que se haga, reúna a los candidatos más idóneos.
El pueblo espera que la escogencia no sea permeada por el sesgo político o por intereses económicos, sino que se valore en quienes sean escogidos, el respeto que tenganpor los principios y valores que garanticen una correcta impartición de justicia. Sobre todo que profesen el principio de la igualdad de todos los ciudadanos ante la Ley.Y que cuando tengan que hacer nombramientos, el sistema judicial no se integre sólo por personal seleccionadosegún criterios de filiación política.
Existen partidos de oposición que quieren condicionar el ejercicio de su voto, al hecho de que se cumplan ciertas condiciones de tipo político que consideran beneficiosos para el logro de sus intereses. Lo cual constituye una práctica de “infantilismo político”, pues ya la Constitución les impone a los legisladores hondureños el deber de votar para integrar la nueva Corte. Y además, en su carácter de diputados están obligados a garantizar los aspectos que sean más importantes para el logro del Bien Común del pueblo.
Y es imposible que pueda funcionar adecuadamente un Sistema Judicial interino, lo cual es la condición en que quedaría la Corte Suprema, en el caso de no realizarse la elección. En esa circunstancia, sus miembros tendrían una visión de muy corto plazo, y es muy probable que no atendieran en forma pronta aquellos casos que por su complejidad y consecuencias sociales, económicas  o políticas, requieran de un examen detenido, sabiendo que su permanencia como magistrados será breve.
Por todas estas razones, mañana el pueblo hondureño demanda se realice la elección de los nuevos titulares del Poder Judicial. Y que en la misma participen todos los diputados de los distintos partidos políticos. Preservando así el proceso democrático hondureño.
Y es precisamente la democracia, la que impone la obligación de que todos los hondureños están llamados a resolver todas sus discrepancias por la vía del consenso. Para ello se hace  necesario el gran instrumento del diálogo, por medio del cual se llega al entendimiento de lo que “une” y lo que “separa”. Lo cual conduce a la convivencia pacífica, aún cuando sigan  persistiendo  las diferencias.
Sólo mediante el entendimiento y el respeto mutuos, se podrán resolver los grandes problemas que mantienen a la mayoría de los hondureños en la pobreza y exclusión.
Tengamos en mente las Palabras del Señor Jesús: “Dichosos los que tienen hambre y sed de Justicia…..ellos serán saciados”

A %d blogueros les gusta esto: