Arquidiócesis

Comunidad San Pedro Apóstol celebran al Señor de Esquipulas

El camino pedregoso, cuestas, pequeños barrancos, no impidieron que paso a paso llevaran esperanza a esta colonia a través de este recorrido encabezado por la cruz de Cristo y el cura párroco Dimas Rivera.

Texto y fotos: Suyapa Banegas

sbanegas@unicah.edu

Un verdadero acto de fe, constituye el la devoción de cada uno de los miembros de la comunidad que asiste al templo Jesús Divino Caminante perteneciente a la parroquia San Pedro Apóstol de la colonia Ulloa de Comayagüela.

Y es que es precisamente su fe la que sostiene no sólo sus vidas sino el templo que con mucho esfuerzo se construyó desde el año 2005. Una falla geológica atraviesa de lado al lado a esta iglesia que pese a estas circunstancias no dejan de recibir asiduamente la Palabra de Dios.

Para muestra un botón. Y ese “botón”, lo constituyó la celebración del Nuestro Señor de Esquipulas al cual se le tiene mucha devoción dentro de esta comunidad. Que pese a lo arriesgado de la zona peregrinaron desde la parroquia hasta este templo Jesús Divino Caminante.

El camino pedregoso, cuestas, pequeños barrancos, no impidieron que paso a paso llevaran esperanza a esta colonia a través de este recorrido encabezado por la cruz de Cristo y el cura párroco Dimas Rivera.

El olor a incienso impregnaba las calles, esta ofrenda subía al Señor no sólo en forma de acción de gracias y peticiones que muy devotamente estos feligreses ofrecieron a su Creador.

El templo se tornó insuficiente para albergar a tantos fieles que no quisieron perderse la tradicional celebración. Música, canto y hermosas alabanzas acompañadas de aplausos fueron constantes en toda la celebración y las vivas al Señor de Esquipulas acompañas de los petardos.

El mensaje del párroco fue acogido a bien por la comunidad, quienes al final celebraron a lo grande este gran día, compartieron una exquisita comida que muy cariñosamente la comunidad preparó.

A %d blogueros les gusta esto: