Actualidad

Llegó la solidaridad hasta el pintoresco Yuscarán

Cargar a un menor con capacidades especiales, para que pudiera darle un momento a la piñata, o mirar a una abuelita que recordó su infancia cuando los niños y niñas le decían “dele, dele a la piñata”, eso sólo se puede vivir gracias a ustedes que hacen posible para que esta obra año a año cobre vida.
Delfina Janeth Lagos
dlagos@unicah.edu
Fotos: Equipo Fides
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
“Vengo caminado desde muy lejos, pero mi madrecita de Suyapa me dijo,  anda al pueblo, creo sentí ese deseo y miré, con suerte, no esperaba este plato de comida ni que llevaría ropa y dulces para mis nietos”. Con estas palabras le da la bienvenida y las gracias doña María Montalván, porque Fides llegó con la Campaña Navidad Sin Frío y con Tamal al municipio de Yuscarán, El Paraíso.
Fue difícil escoger el lugar hasta donde la campaña llegaría en esta ocasión. Ya que en ocasiones no es fácil decidir donde llegar, sabiendo que hay tanta necesidad en Honduras y específicamente el algunos sectores de la Arquidiócesis de Tegucigalpa. Pero Dios decidió que visitásemos la parroquia “San José de la Montaña.
Después de pasar cinco rótulos los cuales anunciaba la llegada de “Bienvenidos a Yuscarán”, ahí se entendió en ese preciso momento que estábamos en el lugar que el Padre Celestial había predestinado.

AGRADECIMIENTO
La alegría de la gente fue notoria, los infantes corrían y gritando expresaban:“llegaronllegaron” los adultos se acercaron a brindar su apoyo y colaborar a bajar la ayuda, como juguetes, ropa, comida y no podían faltar las piñatas.
Desde el primer momento las palabras de agradecimiento no se hicieron esperar, tanto por los colaboradores de la parroquia, que tenían entretenidos a los niños y adultos mientras se empezaba a degustar, primero el rico plato de comida que se compartió con algunos fieles de esta comunidad, que en especial eran niños y personas de la tercera edad.
En el trascurso de los minutos de esta entrega, escuchábamos las palabras de alegría al saber que tenían ropa, producto de las donaciones que bondadosamente recibimos de parte de los fieles que año a año se suman a esta iniciativa solidaria.

COMPARTIR
“Quebrar piñatas tanto los pequeños, como los abuelos y abuelitas eso no tiene precio”: así lo expresaron las colaboradoras de la parroquia que en su mayoría eran de la Pastoral de la Salud.
Cargar a un menor con capacidades especiales, para que pudiera darle un momento a la piñata, o mirar a una abuelita que recordó su infancia cuando los niños y niñas le decían “dele dele a la piñata”, eso sólo se puede vivir gracias a la ayuda de todas las personas que practican el desprendimiento con el prójimo en este tiempo.
Al final del compartir uno uno salieron las madres de familia o padres que llegaron hasta este lugar. Muchos ocuparon ayuda para llevar su bolsa de ropa y no dudaron en parar una“moto taxi”, medio de transporte muy usado en este lugar, para así llevar su donación. Pero antes de irse no faltaron las muestras sinceras de agradecimiento a través de  un  abrazo a cada miembro del Semanario Fides y compañeros de Suyapa Medios por contribuir a llevarles esa sonrisa de año nuevo.

A %d blogueros les gusta esto: