Diálogos "Fe y Razón" Punto de Vista

¿Protectorado?

SONY DSC
SONY DSC

Diálogo “Fe y Razón”
Diac. Carlos Eduardo  
carloseduardiacono@gmail.com
¿Protectorado?
Veamos lo que dice al respecto la Enciclopedia Jurídica Española en línea.  Protectorado:  “Es una figura propia del derecho internacional mediante la cual dos Estados soberanos establecen una relación por la cual uno de ellos, al que se denomina Estado protegido, cede al otro, que es el Estado protector, el ejercicio de ciertas competencias, a través de un tratado, mismo que origina el protectorado. Su contenido se establece en el tratado, y es voluntario, sin embargo, en muchos casos, incluso recientes, dicha voluntad es muy dudosa”.
Está claro que, desde el punto de vista jurídico, Honduras no se encuentra vinculada por ningún tratado de esta índole, ni ha sido puesta en tal condición por la comunidad internacional. Si me atrevo a preguntar retadoramente si somos protectorado, es debido a que hemos dejado, como sociedad, que entidades extranjeras o internacionales intervengan en nuestros asuntos estatales, ante nuestra propia inacción, o por aplazar las cosas indefinidamente.
Es preocupante que la iniciativa en materia judicial no la tengan nuestras instituciones nacionales, sino instancias de los Estados Unidos. Hablando con algunos juristas, encuentro que un número importante de ellos está de acuerdo en que así sea, pues –argumentan- muchos imputados no resultarían nunca declarados culpables, si fuesen sometidos a los órganos jurisdiccionales de Honduras.  Y ya se ve como la cosa más natural del mundo el que se extradite a connacionales para ser juzgados allende las fronteras patrias.
También hemos perdido iniciativa en materia electoral y hemos dejado que sea la Comunidad Europea la que indique el rumbo de importantes reformas, algunas de las cuales han sido aceptadas como necesarias en compromisos del pasado reciente. Quienes debieran ser protagonistas en este escenario, parecen haberse resignado a que se les presione desde fuera.
En materia de financiamiento ya nos hemos habituado a aprobar presupuestos que no pueden ser cubiertos con fondos propios, pues se espera con imprudente seguridad, que entidades internacionales o alguno de nuestros países amigos asuman los costos de numerosos proyectos, y que lo hagan como una graciosa donación.
¿Estará alguien esperando que Colombia venga a hacernos la depuración policial de la que mucho se habla, con tan magros resultados? ¿Habremos de dejar que sea Israel quien nos maneje la política de riego y desarrolle las correspondientes actividades?
Tenemos que recuperar iniciativa, asumir nuestras responsabilidades, actuar con mayor diligencia, elevar nuestros niveles de competitividad en todos los campos, mostrar mayor proactividad en el manejo de nuestras agendas. Esto no implica aislarnos de la comunidad internacional, ni mucho menos adoptar posturas xenófobas.  Deberemos seguir, por supuesto, con los compromisos integracionistas e incorporándonos en los bloques económicos que nos convengan. Y habrá que hacer saludables alianzas con socios internacionales estratégicos, pero sin entregar nuestra soberanía a cambio.
El único protectorado bajo el que debemos estar es el de Dios. Al comienzo del año es un deber orar por el futuro de nuestra patria, rezar por nuestros gobernantes y pedir con humildad la protección misericordiosa del Señor sobre todos los hondureños.

A %d blogueros les gusta esto: