Editorial

Editorial del Domingo 10 de Enero de 2016

p4editorial

Perspectivas para el 2016
Ha llegado el nuevo año, y en el contexto de la realidad nacional, continúanlos mismos problemas que aún es necesario solucionar para bajar los índices de pobreza y exclusión. Ellos son: desempleo, corrupción e inseguridad, y afectan a la mayoría de la población.
Ante todo, está un evento vital que hay que realizar. Es lo referente a la elección de la nueva Corte Suprema de Justicia, para lo cual, la Comisión Nominadora estructurada según la Ley, ha estado haciendo una labor de selección. De su labor saldrán los profesionales que serían candidatos, para que el Congreso Nacional elija los futuros Magistrados.
Es necesario que la crispación existente entre las organizaciones políticas no constituya un impedimento para que la selección de magistrados pueda realizarse en el Congreso, con apego a la paz y la sensatez. Buscando, sobre todo, el beneficio de la nación. Que si surgen diferencias de criterios y opiniones, sean superadas por el diálogo, basado en el respeto mutuo, la seriedad y la razón.
Es preciso tener en cuenta que, en este mismo año, será obligado que los partidos políticos tengan que consensuar acerca de las reformas electorales, que se pretenden aplicar en las elecciones internas y generales del 2017. De manera que los políticos tendrán que eliminar la agresividad y la intolerancia de los dos años anteriores, para buscar entendimientos que favorezcan a la ciudadanía, en el ejercicio del sufragio y la transparencia de los resultados.
Además, en los próximos días tendrá lugar la instalación y funcionamiento de la misión de Apoyo y Combate a la Corrupción y a la Impunidad (MACCIH) conformada por Juristas Internacionales. Lo cual puede significar una ayuda idónea y un impulso para los operadores de justicia de Honduras, en su labor de lucha contra la corrupción.
El funcionamiento de la MACCIH, genera expectativas en la población acerca de mejorar la agilidad en la investigación y judicialización de los casos de corrupción, pública y privada, lo cual constituye una de las mayores aspiraciones de la ciudadanía. Expectativas, fundamentadas sobre todo, en el enorme saqueo a que fue sometido el IHSS, y que hasta la fecha, existen valores sustraídos que están pendientes de recuperación.
En cuanto a la situación económica, urge la creación de nuevos empleos, para lo cual es esencial el tema del incremento de la inversión pública y privada. Se ha informado que el aumento de  la inversión pública, vendrá por vía del gobierno central, por la ejecución de los proyectos de reparación de las principales carreteras, para lo cual ya están consignados los fondos en el Presupuesto 2016. Se espera, además, el comienzo de la obra millonaria del Aeropuerto de Palmerola.
También aumentará la inversión pública por la vía de las obras que han presupuestado las diversas municipalidades. Sólo en Tegucigalpa la inversión en obras civiles ascenderá a más de 1.400 millones de lempiras, lo cual se estima necesario para canalizar el tráfico de más de seiscientos mil automotores que circulan diariamente. Es un monto significativo que ayudará en la creación de nuevos empleos.
En lo que respecta a la inversión extranjera, las modificaciones al sistema tributario que planea el gobierno, pudieran constituir un incentivo para invertir en el país. Además, con una macroeconomía ordenada, según el criterio del Fondo Monetario Internacional, se tendrá mayor confianza para que los inversionistas decidan fundar nuevas empresas. Ello significaríala generación de oportunidades de trabajo para más personas.
Pero donde se requiere realizar un mayor progreso es en las actividades se seguridad ciudadana, disminuyendo el número de asesinatos. También se intensificará el combate a la extorsión, que ha sido la causa del cierre de gran cantidad de empresas. Especialmente medianas y pequeñas, que son las que más absorben personal.
Para el 2016 se ha informado será más fuerte la lucha contra la extorsión, no sólo apresando a los cobradores. Se programan investigaciones sobre el rastreo del dinero recibido, para llegar a los cabecillas de las bandas extorsionadoras. Si este combate a la extorsión resulta exitoso, constituirá un gran incentivo a nacionales y extranjeros para nuevas inversiones en Honduras.
El Señor Jesús nos indica cómo vivir el futuro: “No se inquieten….Crean en Dios y crean también en Mí”.

A %d blogueros les gusta esto: