Diálogos "Fe y Razón" Punto de Vista

CICLOS

p5dialogoDiac. Carlos Eduardo

carloseduardiacono@gmail.com

TRASCENDER

Ciertamente el ser humano -lo haya descubierto o no- tiene hambre de inmortalidad, lo que quiere decir ganas de hacer algo importante, de cumplir con su misión, de vivir plenamente, de trascender más allá del tiempo y del espacio por sus buenas ejecutorias. La tentación es que queriendo cumplir una agenda nos convirtamos en ídolos con pies de barro, o en figuras que son pura apariencia y nada de sustancia.

La vida discurre a lo largo de los días y de los años, y cada uno de nosotros percibe esa sucesión de acontecimientos de manera similar, aunque diferenciada por su entorno personal y las experiencias vitales. Esto ha producido históricamente dos concepciones del fluir temporal. La una, aprecia ese transcurrir como algo lineal, pues cada día trae algo nuevo, cada año es diferente en poco o en mucho a los demás. La otra, lo conceptúa como algo cíclico, pues se repiten celebraciones, estaciones, acontecimientos y hasta majaderías.

Desde hace bastante, he adoptado una tercera manera de ver el tiempo, que en realidad no tiene nada de novedoso, pues es una mezcla de las dos históricamente tradicionales. Lo llamo el modelo de “espiral ascendente”, pues admito que hay ciclos en nuestras vidas, pero a la vez un progresar diferenciado. Además añado un ideal: el ser humano está llamado a superarse, es decir, a ser más y mejor. Por eso cada nuevo ciclo no debe encontrarnos siendo los mismos de siempre. Deberíamos haber ganado algo, tener conocimientos nuevos, haber realizado nuevas cosas, entendernos y entender al mundo y a los demás cada vez mejor.

Como frágiles criaturas que somos, es posible que un nuevo ciclo nos encuentre iguales y, Dios no lo quiera, hasta peores. En este caso estaríamos ante una “espiral descendente”. Triste, pero cierto: los hay que parecen no aprovechar sus éxitos y fracasos para progresar, sino que parecen hundirse en un cieno pegajoso que les impide cualquier paso hacia un estadio superior. Les falta valores, les falta ideales, les falta Dios.

Nuestros ciclos son de tres tipos: el mismo acontecimiento que se repite, con protagonistas nuevos; o bien los mismos protagonistas que van atravesando diversos ciclos; o incluso diferentes ciclos con diferentes protagonistas. Asistimos así en nuestra existencia temporal a nuestro propio nacimiento, bautismo, escuela, primera comunión, colegio, confirmación, profesionalización, empleo, matrimonio, etc. Con la llegada de los hijos nuestro andar se confunde con el de cada uno de ellos.

Por cierto que algo parecido le pasa a la comunidad eclesial, que celebra solemnidades, fiestas y conmemoraciones a lo largo del año litúrgico. Cada uno de nosotros, yo el primero, podríamos preguntarnos si estamos creciendo o si estamos en la rutina haciendo más de lo mismo. Y así en nuestra vida familiar y laboral.

Ciertamente el ser humano -lo haya descubierto o no- tiene hambre de inmortalidad, lo que quiere decir ganas de hacer algo importante, de cumplir con su misión, de vivir plenamente, de trascender más allá del tiempo y del espacio por sus buenas ejecutorias. La tentación es que queriendo cumplir una agenda nos convirtamos en ídolos con pies de barro, o en figuras que son pura apariencia y nada de sustancia.

Que nadie se sienta juguete del destino, sino que asuma responsabilidades y tome sus propias decisiones. La imaginaria escalera de caracol del devenir temporal, la podemos subir, o la podemos bajar. Estamos siendo invitados a ascender, a trascender. Dios ya ha hecho lo suyo: nos ha creado, no ha redimido, nos propone una serie de ideales evangélicos. ¿Será cierto, como proponen muchos hermanos separados- que a nosotros no nos toca hacer nada más que aceptarlo agradecidos? La fe católica nos dice que aceptemos y agradezcamos, pero que también hagamos. Que no hay éxito en la vida del cristiano, como no la hay en la vida matrimonial o en la ciudadana, con una actitud pasiva. Estamos llamados a la acción. Con la ayuda de Dios, caminemos y ascendamos.

A %d blogueros les gusta esto: