Destacado

La misericordia sana las llagas de los excluidos

p20misere2

“La Iglesia tiene la misión de anunciar la misericordia de Dios, corazón palpitante del Evangelio que por medio debe alcanzar la mente y el corazón de toda persona” Papa Francisco.

Suyapa Banegas

sbanegas@unicah.edu

Fotos: Archivo

Se abrió la “Puerta de la Misericordia”, y con este signo se dio por inaugurado el Año de Jubilar de la Misericordia al que nos convocó el Papa Francisco. Cuando el ser humano generalmente toca una puerta espera una respuesta positiva, que se le abra con un gesto de acogida, de amor y muchas veces de misericordia cuando este “tock tock”…implica una súplica.

En nuestra sociedad convulsionada necesitamos hacer viva la misericordia. En el diccionario se nos brinda el concepto de esta palabra como: la disposición a compadecerse de los trabajos y miserias ajenas. Es por ello propicio hacer eco de esta exhortación del Sumo Pontífice que nos dice en la Bula que en este Año Santo “Podemos realizar la experiencia de abrir el corazón a cuantos viven en las más contradictorias periferias existenciales, que con frecuencia el mundo moderno dramáticamente crea”.

“¡Cuántas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz, porque su grito se ha debilitado y silenciado a causa de la indiferencia de los pueblos ricos!” nos dice el Papa Francisco.

Esta indiferencia como afirma un dicho popular “mata”… mata la esperanza de muchos que viven una realidad adversa: las personas privadas de libertad, los migrantes, los niños de y en las calle, las madres solteras, jóvenes que a temprana edad se inmiscuyen en el crimen organizado o aquellos que pierden su vida en el intento de salir de la pobreza muchas veces buscando el camino equivocad. Y qué decir de la vasta pobreza que envuelve a países como el nuestro trayendo consigo una avalancha que se mezclada muchas veces de insalubridad, poco acceso a una educación digna y un largo etcétera.

Frente a esto, ¿Por qué un Año Jubilar de la Misericordia? Prodigiosamente el Papa Francisco ha palpado las llagas de un mundo que necesita piedad, no basta con arrepentirse de las faltas cometidas sino adentrarse en la estas llagas y tratar de curarlas.

MISERICORDIA EN HONDURAS

Monseñor Guido Charbonneau, Obispo que preside el Departamento de Pastoral Social de la Conferencia Episcopal expresa: “Creo que nuestro país necesita mucha misericordia, que estemos conscientes que Dios perdona nuestros pecados y también tener misericordia los unos con los otros. Debemos vernos como hermanos, practicando la solidaridad, obras concretas corporales y espirituales como nos dice el Papa Francisco”.

El Obispo señala que una de las claves para poder practicar las obras de misericordia es involucrarse en las labores que la Iglesia realiza en pro de los más desposeídos: “Creo que la Pastoral Social Cáritas y en cada parroquia existe una estructura mínima para poder ayudar a la gente como: la libra del amor para los pobres y otras acciones en las que podemos participar como visitar a los enfermos, a las privadas y privados de libertad y llevarles un poco de alegría. Todo depende de nuestra disposición, no debemos cruzarnos de brazos ante tantas realidades sino que buscar cómo podemos servir al prójimo”.

Dentro de su mensaje el Papa Francisco también hace un llamado: “Pienso en modo particular en los hombres y mujeres que pertenecen a algún grupo criminal, cualquiera que éste sea. Por vuestro bien, os pido cambiar de vida”. Respecto a esta exhortación Monseñor Charboneau expresó: “Todo es posible para Dios, nos lo deja ver siempre por ejemplo en lo que el Ángel Gabriel le dijo a María, nada es imposible para Dios, por lo tanto, la conversión siempre es posible. Aún para el más grande de los criminales el Señor ofrece una oportunidad, debemos orar mucho y que la sociedad también ponga de su parte para que este cambio sea posible.

“Por ejemplo, a un privado de libertad que sale del centro penal muchas veces le cuesta encontrar trabajo, se le deben abrir las puertas, con prudencia con cautela pero darles la posibilidad a que la persona se pueda reintegrar. Ojalá en nuestras cárceles hubiera una verdadera rehabilitación”.

De igual manera el obispo exhorta a no poner nuestra vida al servicio del dinero. En este sentido el Papa expresó: “La vida no depende del dinero; cuando se prima el dinero por encima de la vida, se vienen muchos males como la muerte, venganzas, la corrupción, las masacres y nosotros debemos de tener misericordia, revertir eso poniendo cada uno de su parte, orar y alentar la conversión de esas personas que están presas del dinero”.

DIOS JUSTICIA Y PERDÓN

Finalmente esta combinación de términos no debe quedarse sólo en palabras para el Obispo esto es prodigioso “Creo que el Papa ha convocado a este Año Jubilar de la Misericordia porque él desde su mirada universal está viendo como el mundo adolece de la misericordia, podemos pensar en el Medio Oriente y las guerras, podemos pensar en la violencia en Centroamérica, luchas interminables en muchos países. Hay sobradas razones para invocarle a Dios Misericordia”.

¡Cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento atraviesa el mundo!

El licenciado Héctor Espinal Oficial de Comunicaciones UNICEF considera que esta invitación de Su Santidad Francisco es propicia ya que aboga por ser misericordiosos en muchos sentidos.

“La Iglesia históricamente y muy especialmente el Papa Francisco, ha sido consecuente con una Iglesia que hace su opción preferencial por los pobres, en su llamamiento que nos hace a todos los ciudadanos del mundo es muy claro cuando afirma: ¡cuántas situaciones de precariedad existen en el mundo hoy, cuántas heridas sellan la carne de muchos que no tienen voz porque su espíritu se ha debilitado y silencia a causa de la indiferencia de los pueblos ricos!

El Papa Francisco hace un llamado al primer mundo rico para que fije sus ojos en los pueblos pobres del mundo y en la humanidad, pero también hace un llamado para que todos los seres humanos no caigamos en la avaricia, en la vanidad, egocentrismo ni en el deseo de tener mucho y tener poca conciencia y solidaridad.

“El llamamiento que hace La Iglesia y el Santo Padre es consecuente con los momentos difíciles que viven niños, jóvenes y familias enteras que se debaten entre el hambre, la pobreza, la violencia, y la inseguridad mientas los países ricos crecen a la vista de una sociedad que cada dia la marca el consumismo, la ambición que los lleva muchas veces a la condena”.

“LA SOLIDARIDAD ES MÁS QUE UN DEBER”

El licenciado Espinal también analiza cómo debe manifestarse la misericordia en los más desposeídos de este país: “En cada uno de estos pequeños, está presente Cristo, debemos reconocerlo”.

En el caso de Honduras, la solidaridad hoy es más que nunca un alto nivel de responsabilidad, no como una acción de beneficencia sino como un derecho que tiene el ser humano a alcanzar la dignidad mayor para vivir con las satisfacciones a las cuales tiene derecho, debemos ser más equitativos.

En Honduras este Año Jubilar es oportuno, una gran oportunidad para que juntos, al margen de las diferencias de cualquier tipo, podamos hacer del el país un lugar amigable, en donde las niñas y los niños puedan vivir con satisfacción lo que Jesús deseó al decir: “Venid a mí porque de ustedes es el Reino de los Cielos”.

CAMBIO DE VIDA Y NO A LA CORRUPCIÓN TAMBIÉN ESO ES MISERICORDIA

“Os pido cambiar de vida, por vuestro bien, os lo pido en el nombre de Dios dice el Santo Padre. Jamás el mundo fue construido para pensar que la vida depende del dinero, la depende de actuar hacer y pensar por el bien del otro”.

“El Papa nos llama a que el crimen pare, a que los organizadores del crimen paren, les una frase valiente la del Santo Padre el dinero no nos da la verdadera felicidad” reflexiona el experto.

De igual manera el licenciado Espinal analiza el llamado del Papa Francisco respeto a no promover la corrupción en el mundo ni ser cómplice de este mal. “La corrupción no es aceptable, la corrupción no puede convivir con el ser humano, no puede llamarse cristiano, ni puede ser cristiano quien vive de la corrupción y deja en la miseria a los más pobres. La corrupción debe ser eliminada debemos reflexionar sobre esto, para tener misericordia con los más pobres”.

“Puedo resumir este exhortación del Papa a vivir este Año Jubilar de la Misericordia como un llamado a la solidaridad, la hermandad, la unidad y el amor, nos pone muchos temas que abaten a la humanidad por ello debemos hacer eco de sus palabras ya que creo que llega en momentos difíciles para que la humanidad encuentre la luz en el mensaje de Jesús”.

 

FRASES DEL PAPA FRANCISCO EN ESTE AÑO JUBILAR DE LA MISERICORDIA

“Un Tiempo propicio para los creyentes…para vivir un momento de gracia y renovación espiritual”.

“Se nos muestra a un Dios paciente y misericordioso, Aquel que perdona nuestras ofensas”.

“Si Dios se detuviera en la justicia dejaría de ser Dios, sería como todos los hombres que invocan respeto por la ley.

“La justicia por sí misma no basta, y la experiencia enseña que apelando solamente a ella se corre el riesgo de destruirla. Por esto Dios va más allá de la justicia con la misericordia y el perdón”.

DATO
El Año Jubilar de la Misericordia concluirá en la Solemnidad Litúrgica de Jesucristo Rey del Universo el 20 de noviembre de 2016.

A %d blogueros les gusta esto: