Diócesis Juticalpa

María Inmaculada patrona de todos los olanchanos

Desde todo Olancho llegaron hermanos y hermanas para ponerse en las manos de nuestra señora la Virgen Maria.
Desde todo Olancho llegaron hermanos y hermanas para ponerse en las manos de nuestra señora la Virgen Maria.

“Quien causa tanta alegría, La Concepción de María”
Texto y fotos: Carlos Moreno
cmoreno@unicah.edu
La ciudad de los caracolillos como se le conoce a Juticalpa,  cabecera departamental de Olancho,  celebra con fiesta grande la Feria de la Inmaculada Concepción de María, patrona de la ciudad y de la Diócesis,  que inspira fe y devoción en el pueblo católico de todo el departamento.
Desde 1847 siendo un 7 de diciembre, llegó la imagen de la Inmaculada Concepción de María, y desde la fecha el pueblo siempre ha visto en la madre de Dios, una intercesora de los pobres, campesinos, labradores, amas de casa y del pueblo creyente en general.
Fue Fray Francisco Campoy quien vio el amor del pueblo hacia nuestra madre y tomó la decisión, junto a la población católica de aquella época,  de traer la imagen que hasta el día de hoy es motivo de peregrinaciones de cercanos y lejanos de todo el departamento.
Pero fue desde 1835 que el párroco de la ciudad, el presbítero Pascual Martínez, invitó a todos los católicos a ampliar el templo de la ciudad, ya que su tamaño no daba abasto para la población católica.  Fue así como inició la construcción del actual templo que es una joya arquitectónica de la ciudad. 12 años tardó la construcción de la hoy Catedral de Juticalpa, donde ahora se realizan las fiestas principales dedicadas a la Inmaculada Concepción de María.
La hermana Normandina Aguilar, miembros activos de la Orden Franciscana Seglar, comenta:“Desde mi niñez, la gente llega en la fiesta de la inmaculada de diferentes barrios y aldeas que tenían cada uno su día, como ser Mamisaca, Lepaguare, Jutiquile, etc.” Agregando: “la aldea de La Concepción llega con la imagen en una hermosa procesión, con música, quema de pólvora y la Catedral siempre bella para la fiesta de cada año”.
Un pueblo lleno de fe, sale peregrinando junto a la Inmaculada por 30 barrios y  colonias,  preparando la fiesta de Juticalpa, la ciudad que ama a la madre Dios; en esta va expresado su devoción por la madre del Señor Jesús. Esta fiesta es preparada también por 15 días rezando el Rosario de la Aurora a las 5:30 am en la Catedral, donde fieles devotos llegan para ofrecer un rosal de aves marías cada día.
Para la fiesta del 8 de diciembre la celebración eucarística se realiza anualmente   a las 10 am en la Catedral,  fiesta que permite ver un templo hermoso, que luce radiante para la ocasión y que recibe a cientos de hermanos que han demostrado su devoción a la llena de gracia.
Las Mañanitas a la Virgen hacen levantar a todos con música, quema de pólvora y repique de campanas, y por la noche desde hace algunos años se celebra la gritería,  expresión originaria del pueblo nicaragüense que se arraigado en el corazón de los juticalpenses gracias a hermano procedentes de país y en especial de la familia Zapata Manzanares.
Más de 30 altares son colocadas gracias a grupos parroquiales y familias donde la gente llega a gritar: “¿Quién causa tanta alegría?, ¿la Concepción de María!” “¿Quién causa tanta emoción?…¡la Virgen de Concepción!” y allí hay comida, regalitos, entre muchas otras expresiones del pueblo de Dios.

A %d blogueros les gusta esto: