Comayagua Diócesis

“La Antañona” Comayagua, de fiesta por la Inmaculada

La imagen de la Virgen Inmaculada Concepción,  patrona de la Diócesis, fue tallada por Francisco de Ocampo y obsequiada a la ciudad por el Rey Felipe III en 1620.
La imagen de la Virgen Inmaculada Concepción, patrona de la Diócesis, fue tallada por Francisco de Ocampo y obsequiada a la ciudad por el Rey Felipe III en 1620.

Desde la fundación de Santa María de la Concepción de Comayagua, se le rinde un especial tributo a la Inmaculada Concepción. Las celebraciones comienzan con la novena y en ocasiones, las fiestas se extienden por dos semanas
Texto y fotos: Eddy Romero
emromero@unicah.edu
El Valle de Comayagua, la región plana más grande del centro de Honduras, con 390 km cuadrados está consagrado a la Inmaculada Concepción de María. Esta ciudad, que ostentó el título de la capital de la provincia de Honduras durante la época colonial, celebra cada 8 de diciembre su fiesta patronal.
La ciudad fue fundada el 8 de diciembre de 1537, su historia la registra como anfitriona de muchos eventos históricos para el país. Este valle, drenado por el Rio Humuya, con el parque Montaña de Comayagua al este y la reserva de vida silvestre Montecillos al oeste.
Un lugar de historia, de arte sacro, grandes manifestaciones de fe, templos antiquísimos,  gente acogedora, hogar del reloj más antiguo de América que data del año 1100, de una amplia gastronomía y una arquitectura con estilo colonial y español.
Resalta en el centro, La Catedral “Inmaculada Concepción” de Comayagua, construida entre 1634 y 1715, un monumento representativo de la arquitectura colonial.
Datos históricos revelan que, en el año de 1562, el Obispo Fray Jerónimo de Corella traslada la Catedral desde la ciudad de Trujillo a la ciudad colonial de Comayagua. Entre algunos de los sitios más conmemorativos que posee la ciudad se encuentran la Catedral, la capilla del Carmen, el cementerio San Blas, varios museos, la Iglesia la Merced, San Francisco, San Sebastián, la torre del reloj de la catedral, el Palacio Episcopal y Colegio Tridentino, el Cuartel de Dragones, el Monumento de las Cortes de Cádiz, la Caxa Real, el Cabildo Municipal, la sala capitular, entre otras.

CATEDRAL
Es uno de los monumentos históricos que constituyen el patrimonio cultural del país. La Iglesia ocupa media manzana incluyendo la sala capitular, presenta dos fachadas hacia el exterior y las otras quedan como fachadas interiores dentro del conjunto. En la fachada principal se observa una torre, al costado norte, de grandes dimensiones y adelantada en su totalidad con respecto al plano de la fachada. La torre presenta cuatro cuerpos horizontales, dos contrafuertes en la cara oeste, veinte ventanas de arco de medio punto, siendo los del cuarto cuerpo los que más resaltan, dos filas de campanas y está cubierta por una cúpula semiesférica revestida de ladrillo esmaltado de color verde y amarillo que remata con una linternilla. Hace algunos años, la Catedral fue restaurada en su totalidad. Este proyecto contempló entre las principales obras de reparación las siguientes:Trabajos de consolidación estructural, restauración de la torre del campanario, de los interiores, la fachada, la pintura del inmueble tanto al interior como en los exteriores, el sistema eléctrico y de iluminación interior y el exterior del inmueble.
El proyecto total se dividió en siete fases constructivas, buscó la conservación de su riqueza histórica-religiosa que se remonta a más de quinientos años.
Posee cuatro retablos o altares de talla en madera cubiertos con láminas de oro, algunos con pinturas exquisitas y otros con bellas imágenes. De los cuatro sobresale el Altar Mayor, en el centro está la imagen de la Virgen  Inmaculada Concepción,  patrona de la Diócesis, tallada por Francisco de Ocampo y obsequiada a la ciudad por el Rey Felipe III en 1620, tiene  a sus pies un rico frontal de plata y oro de un metro de alto por tres de largo.
Posee  algunos cuadros valiosos, siendo uno de ellos el de San José y el Niño, obra de José Miguel de la Cruz Gómez, pintor hondureño del siglo XVIII. Son también dignos de mencionarse las joyas y artículos de plata destinados al culto sagrado. La Catedral de Comayagua constituye un verdadero monumento nacional. Al lado derecho se encuentra el retablo del señor de Salame con un Cristo Negro realizado en la tradición de Esquipulas.

TRADICIONES
El Martirio de San Sebastián o Baile de los Diablitos está considerada la obra de teatro más antigua de Honduras, ya que lleva puesta en escena 358 años, después de su primera presentación en 1644.
Generalmente se realiza en los atrios de varias iglesias durante el mes de febrero, y aún conserva su esencia original traída por los sacerdotes mercedarios con el fin de evangelizar.
Uno de los principales atractivos para los turistas y para los fieles es la tradicional celebración de la Semana Santa, con la creación de coloridas alfombras que se realizan en esta ciudad. Comienzan el Domingo de Ramos y termina  el Domingo de Resurrección, al iniciar la Pascua. Durante este tiempo, la ciudad se suma en un proceso de contemplación por la pasión de Cristo y lleva a cabo una serie de procesiones propias de las fechas.

A %d blogueros les gusta esto: