Actualidad

El desorden y el abandono amenazan el casco histórico de Comayagüela

La economía informal ha crecido debido al desempleo y las calles de Comayagüela han sido invadidas por centenares de vendedores ambulantes.
La economía informal ha crecido debido al desempleo y las calles de Comayagüela han sido invadidas por centenares de vendedores ambulantes.

La historia menciona que para finales del siglo XVII, Comayagüela era un pueblo de poco
más de 40 casas de bahareque. Los techos eran de fibras naturales obtenidas en los alrededores. Hoy es una urbe moderna,  pero abandonada por las autoridades.
Delfina Janeth Lagos
dlagos@unicah.edu
Fotos: Eddy Romero/Archivo
Comayagüela, la ciudad gemela quien junto con Tegucigalpa forman la capital de Honduras y cabedera del departamento de Francisco Morazán,  cuenta con una trayectoria  histórica que se ha enriquecido con el devenir del tiempo, desde que fue poblada a mediados del siglo XVI por indígenas de origen Azteca, venidos de diferentes rumbos del territorio hondureño.
La ciudad fue poblada en su mayoría por migrantes indígenas que llegaron a trabajar en las minas de los lugares cercanos, como Santa Lucía y San Juancito, entre otras zonas mineras de este departamento.  Hoy su casco histórico revela  la historia de esos indios que poblaron la hoy ciudad y con su presencia trajeron sus tradiciones, dejaron tantas edificios, casas antiguas o diferentes estructuras. Una de esas estructuras es la famosa Calle Real.  En la actualidad por descuido y por el paso del tiempo se ha ido perdiendo.

LA GRAN CIUDAD
A criterio del historiador Daniel Medina, esta ciudad ha estado abstraída en un contexto de desigualdades, por parte de la elite que han acorralado y aislado. Comayagüela  nació y se constituyó como uno de los poblados más importantes y prueba de ellos es que en el año de 1898 se eleva al rango de ciudad.
Debido al paso del tiempo, la migración del campo a la ciudad, la carencia de un plan urbanístico de desarrollo que ha permitido un crecimiento desordenado de la localidad  y el olvido de las autoridades llamadas a cuidar de ella, el esplendor de Comayagüela se ha ido opacando. Por ejemplo, por la Calle Real pasaba toda la mercadería  del Real de Minas hacia la zona sur, a esa arteria de igual manera se le conoce como Calle de los Poetas, ya que  en casas situadas  en esta vía nacieron grandes trovadores del país.
La economía informal ha crecido debido al desempleo y las calles de Comayagüela han sido invadidas por centenares de vendedores ambulantes que se ubican en cualquier parte del casco histórico, dañando el patrimonio cultural, obstaculizando el tránsito, favoreciendo la delincuencia  y creando el caos en una urbe digna de mejor suerte.
El historiador agrega que son tantas las tradiciones e historias que rescatar como las Carreritas de San Juan, la gran feria patronal la cual quedó estipulada desde 1849, cuando el poblado solicitó al gobierno realizar su gran fiesta popular el 8 de diciembre, en conmemoración a la Virgen de la Concepción.

NOSTALGIA
Una de las familias que son nativas de esta ciudad es la familia Álvarez Zelaya, y uno de sus descendientes Javier Zelaya, quien con nostalgia recuerda y extraña laComayagüela de su infancia y juventud.El caminar por sus avenidas, el esperar con ansias su feria patronal, que se preparaba con mucha antelación.
“Mi sueño como indio de ese lugar es que algún día volvamos a tener nuestras propia autoridad, que seamos un municipio a lo cual tenemos derecho, donde se tenga oportunidades para los más pobres y donde vuelva a existir ese compadrazgo de antes. Donde se compartía con el vecino, el  amigo. Ahí éramos una gran familia todos, las fiestas patronales, o las diferentes actividades era un espectáculo, pero ahora toca esperar y luchar por construir y rescatar esa nueva ciudad y no quedarnos con sólo el recuerdo de la Comayagüela del ayer”
Testimonios de descendientes de esta ciudad se encontraron muchos, lo cuales narran  el compartir en las calles, en los mercados, lo apacible de la convivencia ciudadana en una ciudad hoy estigmatizada por la pobreza y la violencia. Pero entre ellos hay un solo objetivo: restaurar  la ciudad sus valores y las tradicionesque se pierden y convertirla nuevamente en un municipio.
Tesoros del ayer
• Templo Inmaculada Concepción de María 1796
• Escuela Nacional de Bellas Artes, antes funcionaba el ayuntamiento en el año 1917
• Calle Real de Comayagüela.
• El puente Mallol
• Los mercados, que datan de 1884

A %d blogueros les gusta esto: