Choluteca Diócesis

Choluteca también celebra a la Inmaculada concepción

 Parroquia Inmaculada Concepción Catedral de Choluteca, reconstruida en 1918.
Parroquia Inmaculada Concepción Catedral de Choluteca, reconstruida en 1918.

La fiesta patronal ha sido y sigue siendo un acto eminentemente religioso y eclesial en la Parroquia Inmaculada Concepción conocida como la Catedral de la Diócesis de Choluteca.
Texto: Ibrahán Rodríguez
Héctor Espinal
Fotos: Nora Espinal
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Haciendo referencia al artículo “Las fiestas patronales: auténticas celebraciones eclesiales” del Obispo Emérito Raúl Corriveau, se puede expresar que dichas fiestas han sido un elemento de integración socio- religiosa como ocurre en la ciudad de Choluteca en esta época.
Las fiestas patronales tuvieron su origen en la época de conquista y cristianización por parte de los españoles en territorio hondureño a principios del siglo XVI. De alguna manera la fiesta patronal en honor a la Inmaculada Concepción crea un sentido de pertenencia, una verdadera tradición cristiana que  se debe  continuar fomentando,  independientemente de cualquier acto cívico o comercial que pueda desviar el sentido religioso.
No se puede soslayar algunos malentendidos que influyen de manera negativa desviando la finalidad de la fiesta patronal. Algunas prácticas podrían contaminar el ambiente para una celebración religiosa que exige respeto, como ser: la venta de bebidas alcohólicas y los juegos de azar que conlleva a la promoción de vicios, violencia y la pérdida de valores morales y cívicos.
“Desde siglos, las fiestas patronales son parte del patrimonio cultural y religioso de todos los pueblos de Honduras, pero sólo lo seguirán siendo en la medida que conserven su profunda raíz y autonomía religiosa y eclesial; de lo contrario, corren el riesgo de desaparecer y con ellas parte de la identidad de nuestras comunidades hondureñas, rompiendo con tradiciones sanas y saludables del pasado”.
Choluteca está de fiesta, pero que esta celebración sea centrada en nuestra Madre la virgen María que fue concebida por sus padres, por gracia y privilegios únicos que Dios le concedió, fue preservada de toda mancha del pecado original y que nos lleva a su hijo, nuestro Señor Jesucristo.

A %d blogueros les gusta esto: