Sin categoría

“Sean pastores de la misericordia”

Monseñor Luis Junto a los concelebrantes.
Monseñor Luis Junto a los concelebrantes.

“Sean pastores de la misericordia” pide Monseñor Solé a Delegados
“Tenemos la misión de encarnarnos en la realidad, de no volar por encima de las nubes, sino hacer como Jesús;  que siendo Dios, se encarnó como uno de nosotros”.
Wilfredo Rivera
wilgabcris@yahoo.es
Corresponsal Semanario Fides
Con una peregrinación que salió desde la parroquia San Isidro Labrador de Tocoa, hasta el instituto Froilán Turcios de esa misma ciudad,  los Delegados y Delegadas de la Palabra de Dios de la Diócesis de Trujillo, celebraron el día a ellos dedicados que se enmarca en la   Solemnidad de Cristo Rey.
Centenares de Delegados y Delegadas más feligreses en general,  hicieron el recorrido plenos de fervor y alegría. Iniciaron su recorrido con una oración dirigida por el padre Emilio Munguía asesor de este ministerio. Durante la manifestación  se coreando algunas consignas, una de las que más sobresalió fue: “A cincuenta años de la celebración Delegados en acción”.
Al llegar la Instituto Froilán Turcios,  se desarrolló una programación especial con testimonios y cantos populares que nos recordaron el inicio de este ministerio en el año de 1966. Finalizó este encuentro con la Eucaristía presidida por Monseñor Luis Solé Fá,  Obispo de la Diócesis;  y concelebrada por los presbíteros  Zacarías Zelaya,  Vicario General,  Emilio Munguía Asesor Diocesano de los Delegados, Juan José Colato,  Párroco de  San Isidro en Tocoa y  Gregorio Vásquez Sj,  de la misma parroquia.

ALIMENTO DEL PUEBLO
Durante su homilía monseñor Luis Solé felicitó  a los delegados y delegadas  y señaló: “pedimos y seguimos pidiendo desde la Conferencia Episcopal de Honduras que este movimiento verdaderamente sea reconocido como un ministerio.  Los delegados y delegadas llevan prácticamente cincuenta años ofreciendo esa Palabra que es el alimento del pueblo de Dios en tantos lugares de nuestra Honduras”.
Luego al destacar el mensaje de las lecturas de ese domingo el obispo dijo:  “La palabra de Dios en este día y en esta solemnidad nos recuerda; “lo que ha hecho posible que el Reino esté aquí y sea de esta tierra  y sea nuestro y esté en nuestro corazón, es lo que Jesús le dice a Pilato:   Yo nací y vine al mundo y aquí la palabra mundo se refiere a esta tierra, para ser testigo de la verdad. Esas palabras de Jesús revelan el misterio de la encarnación”

ENCARNARNOS EN LA REALIDAD
El obispo pidió a los presentes  reflexionar profundamente sobre los misterios que centran  nuestra fe  y la fortalecen  y por los que damos razón de ella, “y uno de los misterios que a veces dejamos un poquito olvidados en nuestra predicación es el Misterio de la Encarnación”.
“Para eso nací dice Jesús, para eso vine a este mundo”.  La Encarnación como misterio nos deja un desafío  inmenso, porque tenemos la misión de encarnarnos en la realidad, de no volar por encima de las nubes, sino hacer como Jesús;  que siendo Dios,  se encarnó como uno de nosotros. Por lo tanto, con estos dos conceptos,  la Palabra de Dios nos deja más que  suficiente materia para meditar.
Nosotros creyentes, ustedes Delegados y Delegadas de la Palabra de Dios, ¿cómo vivimos el misterio de la Encarnación? Ya se  acerca la Navidad y es la celebración de que el Misterio de la Encarnación hace que Dios nazca entre nosotros.  “Yo nací y vine a este mundo para ser testigo de la verdad.” Muchas veces la Navidad no se celebra de verdad;   se celebra de mentiras, de apariencias dijo el obispo y agregó:  “hermanas y hermanos, desde el próximo domingo, que es primero de Adviento,  pídanle a las comunidades  que si creemos en el Misterio de la Encarnación de Jesucristo;  en María nuestra madre, si creemos en el misterio de su nacimiento, que preparemos la Navidad dignamente, cristianamente y que no caigamos en entender la Navidad como la entiende el mundo que ha convertido la Navidad no en una fiesta religiosa, sino en una vacación pagana.

TAREA PASTORAL
Monseñor Solé culminó su homilía incentivado a los Delegados a hacer de la misericordia una tarea pastoral en sus comunidades, insertándose así en el Año Jubilar de la Misericordia decretado por el Papa Francisco y que comienza el próximo 8 de diciembre
“Muchos de ustedes fueron instituidos por Monseñor Virgilio López Q.D.G. aquí tenemos un montón de hermanos veteranos llevando en sus espaldas una enorme carga de responsabilidad por el servicio que han realizado,  por el ejemplo que nos dan.  Démosle gracias al Señor por ellos, démosle gracias al Señor por todos ustedes”.
El Papa ha convocado a un Año Jubilar de la Misericordia, el Señor nos pide ser misericordiosos como el Padre, que este mandato de Jesús, que no es del Papa,  es de Jesús y el Papa lo quiere reavivar en todos nosotros sea para ustedes una tarea importante.
El mundo necesita misericordia, las comunidades donde ustedes viven sean más o menos tranquilas pero necesitan misericordia.  Muchas parejas que no viven el amor matrimonial necesitan la misericordia, necesitan ser misericordiosos el uno con el otro.
Por lo tanto. hagan por favor de la misericordia una tarea pastoral, hagan de la misericordia un anuncio de Jesús, hagan de la misericordia una tarea, una agenda para nuestro vivir de cada día.  Después de regresar del Sínodo de la Familia, alguna manera,  haremos llegar a ustedes y a todas las parroquias y a todas las comunidades,  invitaciones quizás más concretas sobre ¿Qué podemos hacer por la familia?
En el Sínodo se nos recordó y hablamos muchísimo de que la familia es la célula de la sociedad. Sin familia no existe la sociedad, la familia existe antes que el estado, por lo tanto hay que pedirle y exigirle al estado que respete los derechos de la familia.  Que proteja los derechos de la familia.
Que Dios los bendiga, que Dios sea que les pague con su amor y sus gracias todo el servicio que ustedes le ofrecen al mundo y a la Iglesia.

LOS TESTIMONIOS
Don Esteban Villanueva inició su labor de delegado en Arizona,  Atlántida,  el 29 de octubre de 1969.  Se siente muy orgulloso de ser delegado  ha ejercido su labor en medio de muchas dificultades, ha luchado mucho y a su edad sigue recibiendo preparación.
“A mí nadie me dijo vaya a un cursillo,  si no que yo quería participar, Dios fue quien me llamó. Dios me ha tenido fortalecido y mis hermanos siempre me han tenido consideración donde quiera que me ha tocado servir siempre he tenido el apoyo de mis hermanos, he tenido mucha preparación con muchos sacerdotes y a mi edad de 86 años siempre sigo empujando la carreta en la comunidad de Plan de Flores,  Limón, en la Parroquia Santos Mártires de Bonito Oriental.
Por su parte el Padre Juan José Colato dijo: “Ser testigo de la verdad, creo que un buen agente de pastoral cualquier tipo de agente de Pastoral que sea, un buen cristiano,  un buen sacerdote, un buen obispo, un buen Papa, tiene que ser testigo de la verdad y eso es el mandato del evangelio y eso fue lo que Jesús hizo”.
Quiero agradecerles el haber participado en este encuentro, creo que hay que seguir  fortaleciendo este ministerio, seguirse formando, siendo fermento, también allí en la familia, en la sociedad. Yo antes de ser sacerdote fui Delegado de la Palabra de Dios, allá en los años 80 al 82, en Bonito Oriental.
Aquí hay algunos Delegados que trabajamos juntos, después decidí hacerme sacerdote, pero siempre he guardado con mucho amor y mucho cariño este ministerio y ese testimonio, porque lo he aprendido también de un Delegado de la Palabra de Dios de la cual escucharon ustedes uno de sus mensajes, pero yo crecí en una familia y los valores y los principios los aprendemos y los vivimos en la familia. Los recibí de mi mamá, de mi papá, de mis hermanos; aprendí a ser servidor, a poder poner mi vida al servicio de los demás y como diría San pablo:  ”Esto lo llevamos en vasijas de barro” es tan frágil y tan delicado que hay que cuidarlo, hay que cuidarlo todos los días, es ofreciéndole al Señor todo lo que somos y tenemos alimentándolo con la comunidad y,  sobre todo,  en la familia.
Conozco aquí a tantos delegados que son muy apoyados por sus esposas, por su familia y también mujeres muy apoyadas por sus esposos y su familia y sobre todo por la comunidad.  Gracias hermanos y sigamos adelante”.

A %d blogueros les gusta esto: