Diócesis Juticalpa

La Inmaculada Concepción de María peregrina en Juticalpa

Texto y Fotos: Carlos Moreno
cmoreno@unicah.edu
Síguenos en http://www.fidesdiariodigital.com
Un despertar de fervor cristiano se vive en Juticalpa después de la visita de la Virgen de Suyapa patrona de todos los hondureños y es palpable en los católicos y el pueblo de Juticalpa en general la alegría que ha despertado la proximidad de la fiesta patronal  en honor a la Inmaculada Concepción de María, porque  las celebraciones han empezado desde antes  y se extenderán por varios días de diciembre.
La Inmaculada Concepción, madre y modelo de amor,  es la patrona de la Diócesis que abarca el departamento de Olancho y este año se ha convocado a todos al corazón de su hijo Jesús, con las mismas palabras: “Hagan lo que él diga”.
Ella nos prepara en la inauguración del Año de la Misericordia, porque nos impulsa a vivir al  Jesús lleno de misericordia que nos ha salvado y perdonado por amor. Esa es la experiencia que se vive  en cada uno de los barrios que han recibido la visita de la imagen.
La fiesta desarrollada en los barrios y colonias de la ciudad, marca la preparación de la gran celebración; y es cada barrio vive su fe profunda para recibir a la virgencita que llega y trae consigo la gracia del evangelio.
Es maravillo ver como el Santo Rosario se reserva para los niños, como una manera de preservar esta bella oración en las nuevas generaciones, los temas de reflexión que este año han sido expresados desde el compromiso misionero, a imagen de María, la primera gran misionera del padre, portadora de Jesús, anunciadora de la buena nueva.
El presbítero Raimundo Osorto,  párroco de la Catedral, junto a los sacerdotes y religiosas y el consejo parroquial son los grandes motores que dan luz a esta celebración que llega de diferentes maneras a toda la población.
En cada noche una predica que forma el espíritu de la cristiandad se desarrolla por parte de laicos de las dos parroquias quien van desarrollando un itinerario de temas que buscan impulsar el un estilo de vida cristiano conforme al corazón de Dios.
¡Quien causa tanta alegría!, la Concepción de María.  ¡Quien causa tanta emoción, la Virgen de Concepción!.

A %d blogueros les gusta esto: